La obra de Carlos Salas explora la falta de empatía con China

La obra de Carlos Salas explora la falta de empatía con China

En 'Bogotá- Pekín', el artista propone una línea directa con Oriente en un mundo enrarecido.

Obra del artista plástico Carlos Salas

Obra 'Bogotá-Pekín', de Carlos Salas

Foto:

Mambo

Por: Fernando Gómez Echeverri
16 de agosto 2020 , 01:20 p. m.

“Oriente –dice Carlos Salas– ha permanecido oculto para los colombianos. China se encuentra en las antípodas. Cuando estamos de día ellos pasan la noche. Con abrir un pozo de 12.742 kilómetros llegaríamos directo de Bogotá a Pekín aunque patas arriba”. Y ahora todos pensamos en los chinos y en la China. La crisis del coronavirus convirtió a Wuhan en una ciudad tan mencionada y tan citada como París o Nueva York, pero no precisamente por su belleza.

“Nuestras culturas podrían tener un encuentro maravilloso pero esto del coronavirus ha venido distorsionando todo”, dice Salas. “La solidaridad con el pueblo chino nunca existió. Y desgraciadamente ha venido creciendo la sinofobia en Occidente”

(También lea: El testimonio visual de una noticia atroz durante la pandemia)

Mentalmente Salas lleva en la China desde hace un buen tiempo; hace cuatro años, en una exposición en WhiteBox, en Nueva York, conoció al maestro Li, un artista que, entre otras cosas, tiene el museo privado más gran de la China, en la ciudad de Songzahuang, en el distrito Tongshou de Pekín, y hace exposiciones con artistas del todo el mundo. En Nueva York vio la exposición de Salas. Le lanzó un elogio mayor: “tienes el trazo de los maestros chinos antiguos”, y lo invitó a exponer a su país. Se hicieron amigos y el maestro Li también estuvo en Colombia. La exposición parecía tener luz verde este año, pero la pandemia frenó todo.

(Lea además: ¿Las alteraciones del medio ambiente fueron el origen de la pandemia?)

Salas es arquitecto, pero su obra mayor, la que reconocen críticos y artistas, es pictórica; sus obras abstractas ya forman parte de lo mejor del arte colombiano. En 1999 hizo una retrospectiva memorable en el Mambo, pero su gran virtud no era únicamente la suma de obras de pequeño y gran formato, sino la forma en la que dominó el Museo. Salas atravesó ventanas y paredes y creó un diálogo intenso y absoluto con la arquitectura de Rogelio Salmona. Y ese diálogo entre arquitectura y pintura tomó una forma todavía más concreta con su casa en la Calera: Salas cree que incluso el bosque que lo rodea es parte de una obra que palpita.

Y de toda esa combinación de elementos nació su obra sobre la pandemia para EL TIEMPO y para el Mambo. “Atravesar un viejo globo terráqueo con un pedazo de varilla, tomada de los restos de la construcción de mi casa taller en la montaña, surgió de la visita del maestro Li y su esposa Shena. Une dos puntos que señalan dos ciudades: Bogotá y Pekín”.

La primera imagen era de un globo terráqueo relativamente nuevo, “era de un azul precioso”, pero Salas, luego de ver la foto, decidió acabar con su belleza, porque el mundo no está en su mejor momento; lo pintó de un color triste y oscuro. Los vidrios rotos sobre los helechos también le añaden dramatismo y también son un guiño a su pintura y a la filosofía oriental: “ellos no ven la fractura como un error; para los japoneses, por ejemplo, un plato roto es un objeto precioso que se une con soldadura de oro”.

(Le sugerimos: María Isabel Rueda mezcla dos visiones utópicas en su obra)

“Salas evoca el simbolismo de las míticas Antípodas, y como un arqueólogo de la materia, recrea una obra-palimpsesto que juega con la ambigüedad perceptiva, suspendida entre la segunda y la tercera dimensión, cuestionando —como siempre lo ha hecho en su trabajo— los códigos de la pintura que determinan su grado expresivo: el signo, la presencia espacial y la densidad cromática, recordándonos que ‘la pintura es cosa mental’, como decía Leonardo da Vinci”, dice Eugenio Viola, curador jefe del Mambo.

FERNANDO GÓMEZ ECHEVERRI
Editor de Cultura
En Twitter: @LaFeriaDelArte

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.