El Festival de Teatro de Manizales bajó el telón de sus 50 años

El Festival de Teatro de Manizales bajó el telón de sus 50 años

Tanto en las salas como en las calles hubo asistencia masiva al evento que dejó obras memorables.

Festival de Teatro de Manizales 2018

‘Las muñecas gigantes’, de la compañía francesa Transe Express, dejaron atónitos a los asistentes que colmaron la plaza de Bolívar, en Manizales.

Foto:

John Jairo Bonilla / EL TIEMPO

Por: Yhonatan Loaiza Grisales
14 de octubre 2018 , 10:00 p.m.

Miles de ojos persiguiendo en el cielo encapotado a un grupo de percusionistas. El rumor de asombro ante una revelación desgarradora en la obra ‘Incendios’. La celebración a todas las ocurrencias del dramaturgo uruguayo Gabriel Calderón. La complicidad con todas las genialidades de los españoles de La Zaranda. Estos fueron algunos de los destellos que dejaron los diez días de programación con los que el Festival de Teatro de Manizales celebró sus 50 años de existencia.

Para este año, el director artístico del evento, Octavio Arbeláez, diseño una programación que celebraba la relación del festival con grupos históricos de la región, como El Galpón de Uruguay, Malayerba de Ecuador, Yuyachkani de Perú y La Zaranda de España, así como otros autores y grupos consagrados de otras generaciones.

“Encuentra uno que realmente hay una sabiduría, un saber hacer, una construcción de conocimiento y un forjarse camino. Fue una programación equilibrada y muy entretenida, ver estos hitos a mí me deja muy tranquilo porque cumple con lo que teníamos pensado cuando hicimos la curaduría”, asegura Arbeláez.

Desde que se anunció la programación de esta edición 40 (el festival no se realizó durante 10 años), había expectativas muy altas con invitados como La Zaranda, que se presentó por primera vez en Manizales hace 30 años. En esta ocasión, con su obra ‘Ahora todo es noche’, el grupo logró una conexión profunda con los espectadores, que entraron al juego desolador de esos tres mendigos que matan sus noches en un aeropuerto. El texto de Eusebio Calonge y la dirección de Paco de la Zaranda lograron construir un monumento escénico que quedará en los picos más altos de la historia del festival.

“Esa conexión fue muy importante y estableció particularidad, es decir, el público realmente sintió que le estaban hablando a todos sus sentidos, no solo a su razón, entonces sí hace que el teatro se vuelva una fiesta compartida. Es pensar en que el teatro es algo más que la mera puesta en escena, que es memoria, que es historia, que es vida”, cuenta Arbeláez.

Otro capítulo destacado fue el doble programa de Arístides Vargas, con las obras ‘El corazón de la cebolla’, que montó con Malayerba, y ‘Jacinta en el umbral’, una producción del grupo argentino Celcit. Fueron piezas que reflejaron esa poética tan especial de Vargas, con escenas de gran belleza escénica como el final de ‘El corazón de la cebolla’ y su reflexión sobre el amor y los cuadros de Edward Hoper.

El público realmente sintió que le estaban hablando a todos sus sentidos, no solo a su razón, entonces sí hace que el teatro se vuelva una fiesta compartida

Festival de Teatro de Manizales 2018

Festival de Teatro de Manizales 2018, que celebró sus 50 años de existencia.

Foto:

John Jairo Bonilla. EL TIEMPO

Este año también significó el regreso del teatro del uruguayo Gabriel Calderón, un autor muy querido por el público de la capital de Caldas, de quien se presentó ‘If: festejan la mentira’. Demoledora, como es su sello, la pieza logró aunar el humor más negro con sus profundas reflexiones sobre el amor y el totalitarismo que está empezando a crecer en América Latina. Otro momento para la memoria: el monólogo de más de 15 minutos de Carla Moscatelli sobre la fuerza de la dignidad ante la promesa del amor vacío del dinero.

Y así, las salas del festival fueron mostrando las realidades de la escena latinoamericano e incluso de Portugal, que protagonizó otro potente momento con la versión de ‘Electra’ de Companhia do Chapitô. De México sobresalió una versión de otro clásico, ‘Antígona’, dirigida por David Gaitán, además de ‘Después del ensayo’, de Cornamusa. De Uruguay llegó otro montaje memorable, ‘Incendios’, la versión de El Galpón de Montevideo de esa gran tragedia contemporánea escrita por el libanés Wajdi Mouawad. Esa revelación de que 1+1 es 1, de que el padre es el hermano, también logró emocionar a las más de mil personas que asistieron al Teatro Los Fundadores

En La Plaza de Bolívar, ese centro neurálgico de la ciudad, el público recibió en masa a los franceses de Transe Express, que el viernes presentaron el montaje de percusión aérea ‘Móvil’ y el sábado con ‘Las muñecas gigantes’ (la descripción está implícita en el título), una combinación de espectáculo para espacios abiertos con interpretación de ópera.

Por Colombia, como siempre protagonista clave en la programación, estuvieron presentes grupos que han desarrollado una conexión histórica con el evento, como La Candelaria, el Libre, La Maldita Vanidad, Matacandelas y Teatro Petra y Fabio Rubiano, uno de esos visitantes mimados por el público manizaleño. También se presentaron otros creadores como Johan Velandia y el caleño Juan Carlos Agudelo, director de La Casa del Silencio.

Festival de Teatro de Manizales 2018

'Primer amor', obra que se presentó en el Festival de Teatro de Manizales.

Foto:

John Jairo Bonilla. EL TIEMPO

Más allá de los artistas, el protagonista principal fue el público, presente en todos los eventos a pesar de las fuertes lluvias que cayeron entre semana y de la variedad de eventos que Manizales acogió por la celebración de sus 169 años durante el fin de semana. “Yo vi un público más sabio, que no se entregó tan fácil. Usualmente el público teatral que tiene alguna actitud 'snob' quiere creer que todo es bueno, aquí el público fue contenido, fue cauto, respetuoso, y al final los aplausos premiaban o no su relación con el espectáculo”, dice el director artístico.

En la parte académica, el evento teórico tuvo una asistencia diaria de más de 200 personas, que escucharon los recuentos de esos creadores históricos como Eusebio Calonge, César Badillo, Patricia Ariza, Fabio Rubiano, Miguel Rubio, Misael Torres y Juan Carlos Moyano, entre muchos otros.

“Era la historia viva del teatro latinoamericano. La gente joven estaba emocionada escuchando a los hacederos de la historia, a los creadores de tradiciones, a los que generaron caminos en el teatro latinoamericano”, apunta Arbeláez.

Esta edición también fue una especie de carta de amor de los creadores del continente al Festival de Manizales. La voz general era de agradecimiento a un evento que no solo se mantiene como el más antiguo del continente, sino que se ha especializado en detectar las nuevas tendencias de la escena. Ese, asegura Arbeláez, seguirá siendo su norte.

“Nosotros planteamos para el futuro retomar la senda de las nuevas propuestas, creemos que el camino del festival es consolidar esos hallazgos escénicos, que siga manteniendo esa línea de que los históricos que vimos fueron los hallazgos anteriores, que aquellas joyas fueron convirtiéndose en hitos. Seguiremos teniendo la escena latinoamericana en la mira”, finaliza.

YHONATAN LOAIZA*
Manizales
En Twitter: @YhoLoaiza
* Por invitación del Festival de Teatro de Manizales

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.