La Galería Santa Fe resurgió bajo una plaza de mercado

La Galería Santa Fe resurgió bajo una plaza de mercado

La sala pública de artes plásticas más grande del país abrirá el 26 de junio, en La Concordia.

Galería Santa Fe

La galería tiene dos salas y cerca de 1.200 metros cuadrados.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Por: Laura Guzmán Díaz
23 de junio 2019 , 10:00 p.m.

Cuando la Galería Santa Fe perdió en 2010 su tradicional espacio en el segundo piso del Planetario de Bogotá, lugar en el que estuvo desde 1981, se empezó a gestar la idea de construir una sede propia en la que se pudiera mostrar la producción artística de los creadores locales. El Palacio de San Francisco y el Monumento a los Héroes fueron algunos de los candidatos para alojar este espacio emblemático.

Un año antes, la Administración Distrital barajó la posibilidad de combinar usos del suelo en los equipamientos culturales, como las plazas de mercado: así fue como la de La Concordia, declarada patrimonio arquitectónico de Bogotá, se volvió la ubicación más atractiva.

“En esa época, los estudiantes de arte la reconocían como un espacio al que todos podíamos acceder, llegar y decir ‘quiero hacer esta exposición’, y como fuera, el proyecto se llevaba a cabo, aunque no se tuvieran todos los recursos económicos”, cuenta Catalina Rodríguez, gerente de Artes Plásticas de Idartes.

Ese reconocimiento en el sector hizo que fuera clave preservar su existencia. Entonces, mientras se desarrollaba el proyecto de construcción de la nueva sede, se abrió el Instituto Distrital de las Artes (Idartes), entidad que en 2011 creó una nueva sede temporal en Teusaquillo.

Este cambió puso a prueba la estabilidad de proyectos como el Premio Luis Caballero, creado en 1996, como un experimento para que los artistas habitaran la sala semicircular del Planetario, cuya arquitectura era particular.

“Cuando salimos de allá no acabamos el premio, sino que en 2013 ampliamos la idea de intervención de sitio específico a espacios de la ciudad con carga simbólica histórica y cultural, como el Monumento a los Héroes, entre otros”, explica Rodríguez.

Sin pensarlo, esta fue la forma de descentralizar el funcionamiento de la galería en Teusaquillo y convertirla en una nave nodriza desde la que pasaba todo. Luego, tras su auge, se creó una beca para realizar exposiciones, hechas en alianza con facultades de arte, museos de arte moderno de otras ciudades y establecimientos internacionales.

Galería Santa Fe

‘Claustros, liceos y gimnasios’, de Juan David Laserna.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Se pensó como un espacio que permitiera la concepción de proyectos de gran escala, así que el diseño deja que el lugar se modifique (literalmente) a las necesidades de los proyectos y no al revés

Justo cuando la galería estaba alzando sus alas nuevamente, a finales de 2013 tuvo que mudarse a otra casa en La Candelaria, en donde funcionó hasta 2014, lugar que también debió abandonar por el alza en los precios de alquiler.

“Convertimos los recursos en bolsas de trabajo para fomentar la programación de los espacios independientes”, recuerda Rodríguez. Entonces, se creó la beca Red Galería Santa Fe, que en su primera edición entregó 280 millones de pesos.

Ahora, la nueva sede –de cerca de 1.200 metros cuadrados– abrirá el 26 de junio con una muestra de Juan David Laserna, ganador del IX Luis Caballero, y otra de la Bienal Internacional de Performance, ganadora de la beca Red Galería Santa Fe 2018.

“Se pensó como un espacio que permitiera la concepción de proyectos de gran escala, así que el diseño deja que el lugar se modifique (literalmente) a las necesidades de los proyectos y no al revés”, explica Rodríguez.

Su construcción bajo la Plaza La Concordia, cuyo costo fue de 6’317.314.563, supuso todo un reto, pero el mayor desafío fue demostrar que no era necesario un lugar físico para que la galería existiera.

“Creíamos que estábamos perdiéndolo todo, pero con la beca Red Galería Santa Fe y el Luis Caballero logramos darle una salida a la desesperanza de ese momento”, dice Rodríguez con emoción.

Ahora, con su apertura, espera seguir siendo ese emblema de la ciudad por el que cualquier bogotano puede pasar. “Tiene la ventaja de que estamos a una cuadra del Chorro de Quevedo y a cuatro de la nueva Cinemateca de Bogotá, rodeados por instituciones educativas y cerca a otros espacios para las artes como el Museo de Arte Miguel Urrutia del Banco de la República, Fragmentos, Espacio de Arte y Memoria”, dice Jaime Cerón, subdirector de artes de Idartes.

LAURA GUZMÁN DÍAZ
Cultura y Entretenimiento

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.