Las fotografías de los años 40 saltan al mundo virtual

Las fotografías de los años 40 saltan al mundo virtual

Adelaida Ávila creó sitio en internet para preservar memoria de una costumbre que marcó una época.

Adelaida Ávila

Ávila coordina el contenido visual de la revista virtual ‘La silla vacía’.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda/EL TIEMPO

05 de octubre 2018 , 09:40 p.m.

En más de una casa bogotana aún deben andar refundidas en los cajones y en álbumes las fotos de abuelos y tíos caminando durante el famoso ‘septimazo’. Una costumbre que luego se extendió a otras ciudades del país en la década de los cuarenta del siglo pasado.

La diseñadora bogotana Adelaida Ávila creó hace poco el espacio virtual ‘Pasos modernos’, sobre una plataforma de contenido compartido, para preservar la memoria de estas fotos y de esa costumbre que marcó una época.

“Los caminantes anónimos eran registrados a su paso por el centro de la ciudad por fotógrafos anónimos que los retrataban sin interrumpir su paso. A través de ese intercambio, fueron dejando un testimonio de la cotidianidad en la ciudad y sus cambios hacia la modernidad”, explica.

La idea le surgió a Ávila cuando hacía el doble programa de Historia y Diseño en la Universidad de los Andes y comenzó a pensar de qué manera podía establecer un diálogo entre las dos carreras. Entonces, para su tesis de grado de Diseño decidió hacer énfasis en la fotografía, desde una mirada antropológica.

“Las fotografías, cuando son vistas como fuentes históricas, cuentan algo más allá de lo que se ve, como son los valores de una sociedad”, dice.

Al hacer zoom en la tradición fotográfica del país, Ávila cuenta que esa costumbre de las imágenes con gente caminando no solo se convirtió en una moda sino que obedecieron al mismo avance tecnológico.

Las cámaras ya permitían una gran fidelidad de la gente en movimiento. “Por ejemplo, el fotógrafo se demoraba menos para poder pasar el rollo de una foto a otra. Se empezaron a usar unas cámaras de moda, que se llamaban las Olympus Pen, de rollos de 35 mm, que además permitía hacer dos fotos en una, lo que hacía más rentable el negocio. Se tomaban el doble de fotos con el mismo rollo”, anota.

La gente iba caminando y cuando el fotógrafo la congelaba en su lente, se les acercaba y les entregaba un papel con los datos del establecimiento en donde podían compara la fotografía.

La idea de este proyecto es que le sirva a otros para sus investigaciones y que refleje que todos hacemos parte de la producción de la historia.

Para Ávila, uno de los aportes de la investigación es el análisis social la época. Eran fotografías espontáneas sin producción, a diferencia del trabajo en estudio.

“Lo más interesante de esta fotografía es que nos habla de la cotidianidad de la vida de la ciudad en una época. El sociólogo francés Pierre Bordieu comenta que la fotografía no retrata individuos sino roles y valores sociales”, explica.

En ese sentido, la reunión de estas imágenes en la plataforma virtual refleja una clara modernización de la ciudad hacia un estilo de vida más urbano.

“Algunas fotos privilegian la ciudad como telón de fondo, con los grandes edificios, los medios de transporte, como el tranvía, las grandes avenidas, que van en contraposición de la ciudad colonial”, anota Ávila.

Y con esta modernización, las fotos reflejan el surgimiento de una clase media en la cual se aprecian oficios urbanos, como las secretarias, los empleados de las oficinas de teléfonos y otras dependencias públicas. A ellos se une un entorno social circundante como el de los mendigos, los emboladores y demás seres, muchos de ellos anónimos, pero que son parte esencial de la ciudad.

Otra característica que se aprecia en este trabajo hace referencia a la manera de vestir. “Yo creo que había una percepción más grande de que al salir a la calle otra gente lo iba a mirar a uno”, dice.

Agrega que el modelo de negocio funcionaba a través de estudios fotográficos, que proveían al fotógrafo callejero de cámara y rollos. “Al final del día, al fotógrafo le pagaban por rollo revelado. En las investigaciones que encontré, el negocio estaba en la ampliación de las fotos que mandaba a hacer la gente”.

Para la investigación, la autora se entrevistó con personas que en ese entonces eran niños y hoy, de avanzada edad, enriquecieron el trabajo con sus vivencias y anécdotas.

“La idea de este proyecto es generar una memoria colectiva. Por eso, estas no son mis fotos, sino que es una plataforma en la que gente pueda acceder a un banco de imágenes que le sirva a otros para sus investigaciones y que refleje que todos hacemos parte de la producción de la historia”, concluye la autora.

Envíe su foto o información: pasosmoderno@gmail.com

CARLOS RESTREPO
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO
@Restrebooks

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.