El inesperado final de los ‘niños Disney’

El inesperado final de los ‘niños Disney’

La confesión de Bella Thorne -“soy pansexual”-, se suma a otros escándalos de jóvenes actores.

Miley Cyrus

Miley Cyrus en la alfombra de los MTV Video Music Awards de 2015. 

Foto:

MTV

Por: Entretenimiento
25 de julio 2019 , 11:55 a.m.

¿En qué momento se extravió la inocencia? Se preguntan alarmados, atrapados en el desencanto, en los multimillonarios estudios  Disney, un poderoso complejo de entretenimiento en donde se produce largometrajes, cortometrajes y especiales de televisión para The Walt Disney Company, la ya casi centenaria compañía que alimenta las ilusiones de niños en todo el planeta.

El interrogante gravita en el ambiente y causa escozor cada vez que uno de sus íconos deja de provocar inocentes risas y empieza a copar las páginas de sucesos de los diarios o de programas sensacionalistas. El último nombre es el de la actriz y cantante Bella Thorne quien afirmó que “en realidad es pansexual, y no lo sabía”. Así, se sumó a otras estrellas del espectáculo que ponen sobre la agenda su orientación sexual.

En una entrevista con el programa Good Morning America, de la cadena de televisión ABC, la otrora estrella infantil de Disney Channel explicó que a alguien que es pansexual “le gusta lo que le gusta”. “No tiene por qué ser una chica, o un chico o... tú sabes, un él, una ella, esto o eso”, dijo Thorne, de 21 años.

Bella Thorne

Bella Throne aseguró ser pansexual. 

Foto:

Instagram: @bellathorne

Ya Bella Thorne había agitado el panorama informativo cuando en 2016 anunció en Twitter que era bisexual. El escándalo fue sonoro. Pero, ahora la joven cantante corrigió: “Recientemente me dí cuenta de que, en realidad, soy pansexual, y no lo sabía”, dijo. La pansexualidad se presenta como la capacidad para sentir y expresar atracción hacia otra persona sea cual sea su sexo, género, o identidad sexual.

En línea con otra jovencita, que también fuera niña prodigio de la factoría Disney, Miley Cyrus, Thorne empieza a tener eco por confesiones que alarman a los estudios en donde las vieron crecer en un halo de inocencia y pudor que no daba pie para imaginar lo que vendría.

Miley Cyrus, por ejemplo, ha aparecido lamiendo una bola de demolición en uno de sus videos con traje transparente o sube a su Instagram una foto con la mano metida en sus shorts y el lema: “Una masturbación al día mantiene a los enemigos lejos”.

En su caso, el escándalo la acompaña cuando aún era solo Hannah Montana y se filtraron unas fotografías que teóricamente iban dirigidas a su novio de aquel momento, el cantante Nick Jonas. La estrella infantil había roto con esa prohibición, que reza en sus exigentes contratos, de cualquier alusión al sexo.

Luego Cyrus, aún menor de edad (tenía 17), salió al escenario embutida en un body negro y entonó en primer lugar su canción Can't be tamed (No puedo ser domesticada) y, cuando acababa de cumplir la mayoría de edad se filtró un vídeo de cómo había sido su celebración. La cantante aparecía fumando de una pipa algo que el común de los mortales interpretó como marihuana.

Pero como dice la revista Esquire, en reportaje sobre el tema, no son los únicos casos porque tristemente las ganas de ser estrella de la televisión es “el sueño de muchos pequeños, pero el precio a pagar por esta fama es demasiado elevado. Sus historias no son precisamente un cuento de hadas”.

Este medio recuerda que la factoría de fantasía lleva vigente desde la década de los 50 en la pequeña pantalla, y por sus diversos programas han pasado decenas de estrellas, algunas de las cuales han parecido ser tocadas por la desgracia.

Un caso extremo fue el del joven Matthew Garber, Michael Banks en Mary Poppins, que empezaba a despegar en la industria tras su aparición en el clásico, pero que a la edad de 21 años falleció a causa de una hepatitis en la India.

Bobby Driscoll, el pequeño que puso voz y cuerpo a Peter Pan en los 50 o apareció en el filme La Isla del Tesoro nunca superó que los productores lo ignoran una vez que su físico maduró, por lo que cayó en una fatídica depresión que lo llevó a atracos, prisión y una muerte prematura en un descampado de Nueva York, su cuerpo fue enterrado sin que nadie lo reclamase.

Bobby Driscoll

Bobby Driscoll murió a los 31 años el 30 de marzo de 1968 a causa de un infarto. Dos personas encontraron el cadáver en una casa deshabitada de East Village.

Foto:

Twitter: @Andr6wMale

La situación de finales no deseados se ha dado por ciclos. Así, por ejemplo, famoso fue el Club Disney de la década de los 90 que catapultó a celebridades como Christina Aguilera, Britney Spears, Justin Timberlake o Ryan Gosling. En este grupo, recuerda Esquire, surgió Marque ‘Tate’ Lynche, el cual cayó en el olvido a diferencia de sus compañeros: acabó como participante en una edición de American Idol y formó parte del elenco de El Rey León en Broadway, pero su adicción al alcohol desembocó en una muerte a finales de 2015 a los 31 años.

Otro fue el destino de Britney Spears, quizás la cantante más famosa de dicho formato televisivo infantil, que tras unos años en el ojo público resultó padecer un trastorno psicológico que la llevó a su conocido rapado de cabeza en 2007 y a pasearse por los más caros centros de rehabilitación de EE. UU.

Britney Spears

La princesa del pop se rapó en 2007.

Foto:

TMZ

Tristemente, en este panorama de desencanto para la inocencia que alguna vez inspiraron, está la actriz Lindsay Lohan que en 2008 estuvo en boca de todo el mundo por sus imágenes inconsciente después de una intensa noche de fiesta. Fue la ocasión cuando se dio a conocer públicamente su problema con el alcohol.

Después sorprendería con cambio extremo con el que le dijo adiós para siempre a su angelical rostro. Fue en su debut como diseñadora en una colaboración con la firma Emanuel Ungaro en 2010, la actriz sorprendió a todos al aparecer en el cierre del desfile con la cara transformada. Lohan optó por inyectarse colágeno en los labios e injertos de pómulos, lo que desequilibró sus facciones.

Sylvester Stallone y otros famosos que han 'matado' en redes sociales

El aspecto de Lindsay Lohan ha cambiado radicalmente con los años debido a sus excesos y adicciones. 

Foto:

Saul Loeb / AFP

Además de estar en bancarrota, sus ingresos a la cárcel se han hecho frecuentes en un declive doloroso para ella y naturalmente para sus miles de seguidores.

Y otro más dramático fue el de Lee Thomson Young, intérprete de la serie The Famous Jett Jackson que concluyó en 2001 se suicidaba dos años más tarde de un disparo en la cabeza.

Ante estos casos, más leve fueron las historias de anorexia de Hillary Duff o de posesión de drogas de su compañera en ‘Lizzie McGuire’, Lalaine, quien fue arrestada en 2007.

Hillary Duff

La ex chica Disney y protagonista de Lizzie Mcguire probó el rosado a comienzos del 2016.

Foto:

Instagram: @hillaryduff

Son historias que invitan a la reflexión. No siempre crecer entre las luces de neón, los aplausos de millones y una escenografía de ensueño, garantiza un final feliz.

Entretenimiento

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.