Vivir de la cultura sí es posible: casos de éxito

Vivir de la cultura sí es posible: casos de éxito

Fabián Villarreal y Diana Leguízamo hablan de cómo lograron hacer de su pasión una fuente de ingreso

Vivir de la cultura sí es posible: casos de éxito 2

Fabián Villarreal y Diana Leguízamo, emprendedores destacados de la Universidad Ean, hablan de cómo lograron hacer de su pasión una fuente de ingreso rentable.

Foto:

Cortesía Ean

Por: Artículo patrocinado 
20 de agosto 2019 , 09:37 a.m.

Sumergirse en el maravilloso e interminable mundo de la cultura y las artes ya no es tan complejo como antes. De hecho, en la actualidad, estas manifestaciones han cobrado protagonismo y se han consolidado como motores de desarrollo económico en los territorios. Tan así es que cientos de artistas afirman que hoy su sustento proviene de estas industrias y que sí es posible vivir de ello.

Así lo creen Fabián Villarreal y Diana Leguízamo, quienes a través de sus emprendimientos en la línea de la gestión de industrias culturales y creativas han comprobado que el rescate de los saberes populares y la difusión y promoción de la identidad cultural pueden generar rentabilidad.

Fabián, egresado de la Universidad Ean, es fundador y director de Muysk Cymbals, una empresa dedicada al diseño, la producción y la comercialización de platillos artesanales para batería, banda y orquesta, inspirados en la metalurgia prehispánica. Recientemente, recibió de manos del presidente Iván Duque la llave de la tercera fase del programa Aldea, de Innpulsa, que representa un apoyo económico para emprendimientos de alto impacto.

1. ¿Cómo hacer de la cultura un producto rentable?

Fabián Villarreal (FV): No se trata de hacer de la cultura un producto, sino de transmitir la cultura a través de un producto. Se trata, además, de entender que la rentabilidad será el resultado del impacto y del proceso innovador que se genere con este producto o servicio cultural, sin perder la herencia de saberes ni la identidad cultural que representa.

Diana Leguízamo (DL): Lo primero es sentir pasión por este mundo. En mi caso, desde niña sentía una gran conexión con el arte, pero sabía que no tenía habilidades para ser una gran artista. Poco a poco fui descubriendo que había otras maneras de relacionarme con la cultura sin tener que pintar, cantar o bailar.

Aunque inicialmente estudié microbiología industrial, la pasión le ganó a la razón y hoy no me arrepiento. Mientras debía dedicarme a la tesis, conseguí mi primer trabajo asesorando y vendiendo obras de arte, y fue ahí cuando descubrí que podía explotar mis habilidades en el ámbito comercial y juntar los dos mundos. Si bien al inicio fue más difícil, hoy día hay más acceso a la información y con el boom de la economía naranja existe una gran cantidad de convocatorias para obtener recursos.

2. ¿Cómo transformar una idea del sector de la cultura en una idea de negocio?

(FV): Para empezar, es importante fortalecer la idea de propuesta de valor, pues debe estar encaminada a generar una diferenciación en el mercado. Asimismo, se debe tener clara la necesidad del usuario, para suplirla a través de la idea cultural.

Lo segundo es que deben tener diversas fuentes de financiamiento para permanecer mientras la idea toma fuerza, y luego validar que el proyecto tenga acogida. Por último, podemos hablar del escalamiento a través de diversos canales de distribución, proyectándose a ese punto de quiebre con el que se llegue más rápido y a bajo costo a los clientes potenciales.

(DL): Lo más importante, por un lado, es reconocer las posibilidades dentro de la oferta cultural y creativa y, por el otro, entender que hoy la demanda es bastante alta, pues las empresas requieren cada vez más de la cultura y del arte para trasmitir sus mensajes de forma asertiva. Es en ese momento cuando se debe descifrar la mejor manera de transformar sus procesos convencionales en procesos innovadores y sostenibles, capaces de ofrecerles las soluciones y las alternativas para llegar de forma más efectiva a sus clientes, al tiempo que se genera una propuesta de valor y una identidad en el mercado.

El negocio detrás de la cultura - Video¿Se puede vivir a través de las economías naranjas? Liam Puche, gerente de Interoceánica Studio, nos cuenta su caso de éxito
El negocio detrás de la cultura - Foto

¿Es posible vivir a través de las economías naranjas? Liam Puche, gerente de Interoceánica Studio, nos cuenta su experiencia.

3. ¿Qué se requiere para que un negocio desarrollado en el campo de las industrias culturales y creativas trascienda?

(FV):
Tener en cuenta que es necesario escalar la idea en diferentes dimensiones y no quedarse únicamente con el desarrollo del producto o servicio. Se debe fortalecer la propuesta de valor y apoyarse en los mecanismos que el sistema emprendedor ofrece, teniendo siempre una visión de escalamiento en términos de responsabilidad social, impacto ambiental, calidad, tecnificación e internacionalización. Asimismo, es importante prepararse para el cambio constante de los mercados y para las elevadas exigencias de los actuales consumidores.

(DL): Lo principal siempre será la disciplina, pero también es muy importante que la creatividad nunca se pierda y que las ideas evolucionen y aterricen en proyectos sostenibles. Las metas deben ser cada vez más ambiciosas, pues solo así podremos generar propuestas de valor capaces de entregar productos con los más altos estándares de calidad y servicio.

4. ¿El auge de la economía naranja ha servido para impulsar esta industria?

(FV): Por supuesto. Es importante reconocer el apoyo público y privado en el fomento de las industrias culturales en este momento. Existen entidades como la Universidad Ean, que se están especializando en la formación de gestores culturales que le apuestan al emprendimiento sostenible y a la innovación.

Paralelo a esto, hay bastantes recursos debido a la aprobación de políticas públicas que buscan fomentar los emprendimientos en estos sectores y muchas entidades que están a cargo del asesoramiento y acompañamiento en el desarrollo de estos negocios.

(DL): Sí, con la economía naranja las oportunidades se hacen más evidentes para los gestores y los artistas. Se trata de una oferta que antes no era tan clara y tan asequible como hoy lo es y que genera un universo infinito de posibilidades para quienes nos movemos en el ámbito cultural.

Para no ir más allá, el pregrado en Estudios y Gestión Cultural, del cual formo parte en la Universidad Ean, antes era un imaginario para los que amamos el arte; se desconocía que existía una forma de involucrarse en la creación artística sin ser el artista.

5. ¿Cuáles son los principales logros que ha obtenido a partir de su emprendimiento?

(FV): En Muysk Cymbals hemos desarrollado un proceso de fabricación que nunca se había hecho en Colombia, conectándolo con los saberes de la metalurgia prehispánica que se ha venido perdiendo. Rescatar este saber, en conjunto con aspectos de la cultura muisca, ha sido de gran valor.

Asimismo, ha sido muy importante ser pionero en la fabricación de un instrumento musical en serie con altos estándares de calidad, un aspecto que nos ha permitido competir con las grandes marcas del mercado y nos ha convertido en el único fabricante nacional. A esto se suma el reconocimiento internacional, tras haber sido contactados por varios países latinoamericanos que, al igual que Colombia, tienen una oferta limitada de las marcas importadas y con altos costos en su mercado.

(DL): Durante tres años fui la representante de una galería internacional con sede en Bogotá, he realizado varias ferias internacionales de arte, asesoro artistas y acompaño organizaciones en el diseño y elaboración de proyectos con componentes artísticos y de sostenibilidad. Fui la creadora del primer cerramiento artístico y sonoro de Bogotá, así como la gestora detrás del primer mural realista elaborado en tapas plásticas recicladas en la capital.

6. ¿Quiénes han sido sus principales inspiradores y gestores para hacer posible su idea de negocio?

(FV): Hemos recibido diferentes apoyos: del Fondo Emprender, del Sena; de Innpulsa; del Ministerio de Cultura; de la Cámara de Comercio de Bogotá; y de la Universidad Ean, a través de su programa Ean Impacta, con el que logré incubar e impulsar mi idea y acceder a nuevos recursos. De igual forma, hicimos parte de la segunda temporada del reality de negocios Shark Tank Colombia, en donde recibí $150 millones para invertir en la mejora de calidad del proceso de fabricación y estoy recibiendo el apoyo de uno de los inversionistas de este programa, Frank Kanayet, a quien admiro como empresario y emprendedor.

(DL): La Universidad Ean ha sido un impulso muy grande para mi carrera profesional. No solo me estoy formando allí, sino que ha creído en los proyectos que he realizado y en las ideas de transformación que propongo desde el arte.

7. ¿Qué les diría a aquellas personas que quieren vivir del arte, pero aún no se arriesgan a hacerlo?

(FV): Que deben prepararse, combinar saberes y tener claro que no solo se vive de una idea y de buenas intenciones, sino que hay que desarrollar conocimientos en gestión, negocios, comercialización, políticas públicas y hasta derecho. Lo más importante es estar consciente de los sacrificios que conlleva emprender, del tiempo que se debe dedicar y del riesgo económico latente y permanente. Además, se debe buscar la mayor ayuda posible y dejar de lado el intentar hacer todo solos.

(DL): Les diría que la mejor manera de ser feliz es trabajar en lo que nos apasiona, y si lo que les apasiona es el arte, se puede vivir de eso. Que no crean el mito urbano de que los ingresos solo llegan estudiando carreras tradicionales.

La clave está en buscar los caminos, en reinventarse constantemente y en hallar las salidas que hagan de su idea un negocio sostenible desde todos los puntos de vista. Si se trabaja desde la constancia, el amor y la creatividad, los resultados se darán.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.