Secciones
Síguenos en:
UNAL le sigue respondiendo a Colombia en medio de la pandemia
1

1

Foto:

UNAL le sigue respondiendo a Colombia en medio de la pandemia

Inclusión e innovación, pilares fundamentales en su compromiso con el país.

Clases remotas, telemedicina, ayudas solidarias para estudiantes e investigaciones de punta, son algunas de las acciones que consolidan a la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) como la institución más incluyente del país y con un liderazgo avalado por rankings nacionales e internacionales.

La transformación digital de la UNAL se aceleró significativamente en 2021 para hacerle frente a la pandemia por Covid-19, realizando clases remotas para sus 55.124 estudiantes en todo el país, incluso en zonas apartadas de la Amazonia, del Pacífico y del Caribe, entre otros lugares a donde la Institución lleva educación de calidad a los colombianos de menores recursos.

Las estadísticas muestran que el 82 por ciento los estudiantes de la UNAL provienen de los 1.122 municipios del país, incluyendo corregimientos departamentales, lo que da una idea del carácter nacional de la universidad.

La coyuntura de salud también la llevó a demostrarle al país su liderazgo como proyecto de Nación, al atender por medio de telemedicina casos de pacientes de regiones alejadas de centros médicos especializados, y a producir en tiempo récord productos como gel antibacterial para la comunidad universitaria y el personal médico del Hospital Universitario Nacional (HUN) y de la Unidad de Salud (Unisalud), EPS de la UNAL.

En cuanto a infraestructura, la Institución puso al servicio de los colombianos 6 ultracongeladores de sus laboratorios para almacenar las vacunas Covid-19 que lo requerían, diseñó elementos para aislar a los pacientes de las UCI y garantizar la bioseguridad en estos espacios, y distribuyó objetos de protección como caretas, guantes y equipos desinfectantes, entre otros implementos tanto para pacientes como para personal de la salud.

Sin apartarse de las tareas urgentes para ayudar a enfrentar la pandemia, por medio del Comité de Crisis –creado desde las primeras voces de alerta por la presencia del SARS-CoV-2 en Colombia– la UNAL siguió trabajando por la paz de Colombia desde los territorios, por medio de la Red de Ética, Arte, Cultura, Ciencia, Tecnología e Innovación Social Para la Paz (Red Paz).

A través de este programa se sellaron alianzas con organizaciones como la Justicia Especial para la Paz (JEP), la Comisión de la Verdad, la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas, la Fundación Fescol, Coordinación Colombia - Europa - EE. UU., la Comisión Interétnica para la Verdad del Pacífico y el Instituto Capaz.

Así mismo, la Red Paz realizó el I Encuentro Nacional de Experiencias de Paz UNAL, que incluyó 6 conversatorios territoriales en la región del Catatumbo, Putumayo, Pacífico Norte, Pacífico Sur, Cesar y Orinoquia. Además, se realizaron cerca de 10 cursos sobre temas como mecanismos alternativos de trámite de conflicto, e innovación y creatividad en paz.

Igualmente, como respuesta a un país que reclama actores nuevos para asumir las riendas de la nación, se creó el Instituto de Liderazgo Público (ILP), por medio del cual se busca la formación integral de nuevas generaciones y de líderes éticos con conciencia social. En julio de 2020, como primera iniciativa, el Instituto organizó el Foro Convergencia Colombia, en el que se adelantaron seis diálogos nacionales y nueve regionales en temas como: Colombia productiva y sostenible, Colombia equitativa, y gestión de paz con propósito de país.

Con una visión de renovación generacional, la UNAL también impulsó el Centro de Liderazgo para el Emprendimiento, Política Pública y Democracia (CLEPPD) en la Sede Orinoquia, por medio del cual se forma a estudiantes de colegios con conocimiento y masa crítica en la región, para aportar a las transformaciones sociales que el país requiere.

Innovación social que deja huella

Otro de los pilares del quehacer universitario es la innovación social, y en este sentido la UNAL afianzó la estrategia de extensión solidaria enfocada en la innovación social, mediante proyectos que benefician directamente a las comunidades, como el Laboratorio de Soluciones Sistémicas de Desarrollo Territorial para la Igualdad –organizado conjuntamente con la Asociación Shipia Wayuu y el Instituto de Estudios Ambientales–, sobre acceso a agua potable, energías limpias y conectividad, y la promoción de iniciativas económicas con un enfoque comunitario, territorial y de género en La Guajira.

De igual manera, desde las Sedes Bogotá y Tumaco se trabajó en el proyecto “Fortalecimiento de la actividad pesquera artesanal en el Pacífico nariñense colombiano: hacia un aprovechamiento sostenible del recurso. Tumaco”.
Otra muestra de la misión de la Universidad en la construcción de país fue la celebración en noviembre de 2020 del 3er. Congreso Internacional de Innovación Social: “Construyendo caminos para trabajar en comunidad”, que contó con amplia participación de las comunidades académicas y sociales del país.

A tono con los ODS

La UNAL viene trabajando desde distintos frentes en el esfuerzo permanente por contribuir al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), entre los cuales figuran educación de calidad; ciudades sostenibles; hambre cero; agua limpia y saneamiento; equidad de género; vida submarina y de ecosistemas terrestres.

En el primer sentido, la Sede Manizales se constituyó en la primera universidad pública que asumió la coordinación del Sistema Universitario de Manizales (SUMA), por medio del cual se busca reunir beneficios académicos para los estudiantes universitarios, promoviendo la educación superior de calidad.

Por su parte, la Sede Tumaco realizó con éxito las Vacaciones Científicas: “Construyendo juntos los sueños de Tumaco”, con las cuales logró generar una nueva experiencia de aprendizaje y desarrollo de habilidades en 180 niños y jóvenes de barrios vulnerables del Distrito Especial de Tumaco, en electrónica, programación y sistemas, en el marco de la Revolución 4.0.

En cuanto a la igualdad de género y reducción de desigualdades, la UNAL avanzó en la caracterización de la población docente y administrativa de la Universidad desde una perspectiva de género e interseccional, se trazaron rutas preliminares de acompañamiento pedagógico para apoyar la actividad docente y para estudiantes con discapacidad, para lo cual se desarrollaron programas piloto en las Sedes Manizales y Orinoquia.

Igualmente, se pusieron en práctica estrategias de comunicación para sensibilizar en equidad de género y perspectivas de diversidad, discapacidad e inclusión; se adelantaron acciones de prevención y atención de violencias basadas en género, y se realizaron alianzas con organizaciones como el Instituto Nacional para Ciegos (INCI), para generar libros hablados dirigidos a la población invidente.

Entre tanto, en la Sede Caribe se diseñó la Cátedra de Creole, para visibilizar entre la comunidad de las Islas la importancia de preservar este idioma raizal y su valoración social.

En relación con el ODS “comunidades y ciudades sostenibles”, la UNAL avanza en un piloto para conformar un esquema asociativo territorial en la ecorregión de la ciénaga de la Zapatosa, el cual se proyecta como un escenario modelo para la formación, investigación y extensión de la Sede de La Paz en el marco del aula laboratorio de inteligencia artificial en la periferia.

Frente a la acción por el clima y la vida submarina, la Sede Caribe instauró la Cátedra Pensamiento Crítico Caribe, para un conocimiento holístico e integrado de los ambientes marino-costeros.

Así mismo, a través de la “Cátedra nacional Colombia bioazul: dos mares un país, territorios por explorar” se fortalece el conocimiento del sistema océano-tierra, la importancia biológica y ecológica, ambiental, sociocultural y económica del océano, y particularmente de los sistemas marino-costeros de Colombia. La Cátedra es liderada por el Instituto de Estudios en Ciencias del Mar (Cecimar), con el apoyo del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras José Benito Vives de Andréis (Invemar) y la Corporación Centro de Excelencia en Ciencias Marinas (CEMarin).

En esa misma dirección, la Sede Tumaco adelanta un proyecto que desarrolla conocimientos e información de nuevas zonas pesqueras, mejora la gestión organizacional de los pescadores artesanales y el aprovechamiento de los residuos de esta actividad.

En cuanto al ODS relacionada con vida de los ecosistemas terrestres, la Sede Caribe está implementando herramientas tecnológicas, museográficas, museológicas, investigativas e interactivas para renovar el Jardín Botánico del Caribe Insular Colombiano.

Por su parte, la Sede Orinoquia realizó el VII Congreso Internacional en Desarrollo Humano y Rural Sustentable “In Memoriam Manfred Max Neef - Economía descalza, desarrollo a escala humana: Conceptos, aplicaciones y reflexiones”, mientras que la Sede Amazonia adelantó diferentes cursos de extensión en torno a los ecosistemas propios de la región.

Respecto al ODS “industria, innovación e infraestructura”, y gracias al Programa Mentor de la Sede Bogotá –de transferencia de conocimiento para brindar soluciones a problemas reales de la sociedad– se han registrado seis iniciativas conectadas con mentores de la industria (Universidad - Empresa), 12 procesos de acompañamiento en las seis etapas de desarrollo de iniciativas de emprendimiento y dos iniciativas de emprendimiento o fortalecimiento postuladas para un programa de aceleración en la región.

La Agenda 4.0, desde la cual se realizan eventos de divulgación en temáticas relacionadas con la inmersión en la Cuarta Revolución Industrial, forma parte de las estrategias de articulación para la inmersión en esta área tecnológica.

Liderazgo nacional

Con sus 102 programas de pregrado (92 de ellos acreditados) y 367 de posgrado (72 de ellos acreditados), la comunidad académica ejerce liderazgo nacional. En los niveles más altos de formación académica se destaca que el 23 por ciento de los programas doctorales del país son de la UNAL, el 15 por ciento de los matriculados en doctorados en el país están en la Institución, y el 28 por ciento de los doctores graduados en el país son sus egresados.

En relación con el equipo docente, vale recordar que el 94 por ciento de los 3.112 profesores de la UNAL tienen formación doctoral o de maestría, y que el 11 por ciento de los docentes universitarios con doctorado y el siete por ciento de los docentes investigadores del país son de la UNAL.

Su calidad académica la llevó a recibir el “Reconocimiento Saber Pro Institucional” por ocupar el puesto tres entre 141 instituciones del país galardonadas con los mejores resultados en el ECAES 2019, y se constituyó en la segunda universidad con el mayor número de estudiantes reconocidos con los puntajes más altos.

En cuanto a los rankings, la UNAL volvió a figurar en los primeros lugares nacionales de reputación académica y corporativa, siendo galardonada con cinco estrellas –el máximo reconocimiento otorgado por el sistema de calificación de calidad QS Stars Rating– y como la primera institución educativa con mejor reputación entre las 10 empresas más atractivas para trabajar; entre las 13 de mejor reputación corporativa y entre las 11 de mejor reputación en responsabilidad y gobierno corporativo en el país según, el Monitor Empresarial de Reputación Corporativa (Merco).

A estos rankings se suma el de GreenMetric, en el cual ascendió un lugar a nivel internacional, ocupando el puesto 52 y el cuarto lugar a nivel nacional, lo que la cataloga como una de las universidades de mejor desempeño en cuanto a espacios y tecnologías ambientalmente sostenibles.

Así mismo, según el reporte “Impacto del Covid-19 en el consumidor colombiano”, la UNAL se posicionó como una de las cinco empresas de mejor manejo de la comunicación en medio de la coyuntura, y se destaca que la marca ganó el 60 por ciento de aprecio durante la contingencia y se mostró como una empresa cercana y colaboradora con la comunidad en momentos de crisis.

De marca nacional

La Institución también obtuvo el registro de su marca nominativa UNAL para 45 clases de productos y servicios de la Clasificación Niza.

UN Radio, la emisora de la UNAL, también fue reconocida en 2020 como uno de los medios de comunicación más importantes del país, consultado por los líderes de opinión nacionales. El equipo de comunicación estratégica de Unimedios fue galardonado con los premios en comunicación digital #LatamDigital, al obtener el primero y dos segundos puestos con la campaña #SomosUNAL, y el tercer puesto con la campaña Donaciones UNAL.

La Agencia de Noticias de la UNAL y UN Periódico, por su parte, registraron 2.706 impactos de en medios externos en el año. Se trata del mayor número de réplicas de información de una institución de educación superior en medios externos del país, a lo que se suman los 53.000 suscriptores del canal institucional de YouTube de UN Televisión, que se constituye como el primer canal universitario del país.

La Editorial UN también se destacó al obtener los 50 primeros registros de obras literarias editadas ante la Dirección Nacional de Derechos de Autor (DNDA) y registrar ventas de 10.353 productos académicos, gracias a su participación en diferentes ferias del libro universitarias.

Innovando en lo académico

A partir de la evaluación de la Reforma Académica de 2007 –repensar los principios y los fines de la UNAL– se generaron varios espacios de reflexión colectiva sobre los planes de estudio producto de esta reforma, el impacto financiero de su implementación y la evolución en la pedagogía de la UNAL.

También se dinamizaron los Grupos de Estudio Autónomo (GEA) y la Escuela Nacional de Pares-Tutores (ENPT), los cuales buscan promover la autonomía de los estudiantes en su proceso de aprendizaje y fortalecer los conocimientos y las habilidades relacionadas con el aprendizaje significativo de los tutores que brindan acompañamiento en estos procesos.

El 2020 marca un hito en cuanto a mejoramiento de capacidades digitales institucionales para fortalecer la dimensión académica, con la ampliación de la capacidad y de las funcionalidades de la plataforma de aulas virtuales Moodle, de los servicios de videoconferencia y con la puesta en marcha del repositorio de recursos educativos digitales (RED) abiertos.

De igual forma, durante la pasada vigencia la UNAL adelantó su proceso de renovación de la Acreditación Institucional, que contó con la participación de 11.522 miembros de la comunidad universitaria, y se constituyó como el primer ejercicio de esta magnitud en el país: una visita de evaluación externa, en modalidad no presencial, con un equipo conformado por 24 pares evaluadores, 20 nacionales y cuatro internacionales.

En la actualidad la Universidad cuenta con 953 grupos de investigación, 618 de los cuales se encuentran categorizados y reconocidos por el Ministerio de Ciencia y Tecnología (Minciencias). Gracias a este quehacer, a 2020 la Universidad contaba con 99 títulos de propiedad intelectual vigentes: 87 patentes de invención, siete de diseño industrial, tres de modelo de utilidad, un registro de obtentor y un esquema de trazados de circuitos integrados.

Además, por medio de alianzas interdisciplinarias para atender problemas nacionales de carácter estratégico, en la Sede Caribe se impulsó el Parque de Ciencia, Tecnología e Innovación en Ciencias del Mar; en la Sede Palmira el Centro de Innovación en Gestión del Agua, Territorio y Paz; y entre la UNAL y el Instituto Geológico Colombiano, el Centro de Excelencia de Geociencias.

Desde la estrategia UNAL-Innova, para la innovación social y tecnológica, se reglamentó el proceso para la creación de emprendimientos spin-off dentro de la modalidad de extensión, se generaron los lineamientos institucionales para la “construcción de una cultura en propiedad intelectual”, y se avanzó en la implementación de la política de innovación, transferencia y emprendimiento en la UNAL.

A estas acciones se suman las convocatorias internas adelantadas en los últimos dos años, que ascienden a los $2.939 millones, y convocatorias conjuntas con actores externos como Agrosavia, el G8+1 de Medellín, la Universidad de Caldas en Manizales y la Universidad de Cundinamarca en Bogotá, por un monto de $2.450 millones, para atender problemas estratégicos de la nación a partir de alianzas interdisciplinarias que articulen investigación, creación, extensión e innovación.

Frente al debate público, la Escuela Permanente de Pensamiento Universitario ha dado lugar a 20 centros de pensamiento y 12 cátedras nacionales, con los cuales se aporta en la formulación de políticas públicas nacionales.

Gestionando recursos financieros

Para superar el déficit universitario, cerrar brechas institucionales, incrementar paulatinamente la planta docente y el funcionamiento acorde con la realidad y las proyecciones de las universidades estatales, la UNAL, de la mano del Sistema Universitario Estatal (SUE), le ha propuesto al país un nuevo modelo de financiación con el que se espera alcanzar la sostenibilidad urgente de este sistema.

Gestionando recursos a través del Sistema General de Regalías (SGR), la Universidad desarrolló proyectos con componente de infraestructura y equipamiento en ocho de sus nueve sedes que incorporan $59.842 millones del SGR. Así mismo, se postularon 214 propuestas en las convocatorias del Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación (FCTeI), de las cuales 114 quedaron en lista de elegibles y 25 fueron aprobadas por el Órgano Colegiado de Administración y Decisión (OCAD) (21 como ejecutor y cuatro como aliado). Por último, la UNAL mejoró en sus capacidades como entidad ejecutora de los proyectos aprobados con estos recursos, al pasar de ocupar el puesto 23 entre 24 entidades en la medición 2018-II del Índice de Gestión de Proyectos de Regalías (IGPR), al puesto cinco de 40 entidades en la medición 2020-II.

Transformación digital

En desarrollo de la estrategia de transformación digital que ha impulsado la rectora de la UNAL, profesora Dolly Montoya Castaño, se avanzó en la conformación de una estructura organizacional que contempla la Dirección Nacional de Estrategia Digital, el Comité de Estrategia Digital y la estrategia UNALab, además de la implementación de un modelo de gestión de portafolio de proyectos con componentes TI.

Desde dicha estructura se cuentan avances como la notificación de diplomas y actas de grado con tecnología blockchain, firmas digitales, unificación y estandarización del Catálogo de Servicios de TI, conmutadores virtuales y líneas IP, y maratones virtuales de co-creación.

Fruto de la permanente gestión académica y administrativa, la Institución volvió a obtener la Certificación del Sistema de Gestión de Calidad bajo la Norma ISO:9001:2015, otorgada por la prestigiosa firma internacional Bureau Veritas.

Infraestructura física para la formación integral

En la Sede Bogotá se inició la construcción del nuevo Edificio para las Artes; se entregó el nuevo Edificio de Aulas de la Facultad de Ciencias, con 5.507 m2 distribuidos en tres pisos de altura y un sótano; se avanza en las obras de los Espacios de Bienestar y Cultura en el área contigua a la Torre Central, y se trabajó en la recuperación integral de cubiertas (40.332 m2), de espacio público y malla Vial (14.100 m2).

En la Sede Medellín se adelanta la construcción de una moderna planta porcícola en el Centro Agrario Paysandú; en la Sede Manizales se entregaron los edificios S1 y S2, componentes del proyecto Bloque S para los departamentos de Eléctrica, Electrónica y Computación; en Palmira se cuenta con el nuevo Edificio de Apoyo y Servicios para el Bienestar Universitario, se avanza en la construcción del segundo edificio de Bienestar, se hacen mejoras de la Biblioteca y el Auditorio Hernando Patiño Cruz, y también se adelantan obras en el Centro de Producción de Alimentos, para atender hasta 1.200 estudiantes por servicio.

De otro lado, en la Sede Tumaco se trabaja en la Fase I del proyecto Tumaco Pacífico Campus, con capacidad para 160 estudiantes en una jornada, y se proyecta la fase II, que contempla dos edificios con capacidad para 466 personas. El proyecto tiene un valor total de $39.020.833.794, de los cuales $34.439.115.371 son aportes del Fondo de Desarrollo Regional-SGR y $4.581.718.423 aportes del Reino de los Países Bajos.

La Sede Amazonia también avanza en la modernización y proyección de la infraestructura física de su campus, que está ejecutando proyectos de inversión que ascienden a los $4.721 millones.

UNAL viva, activa, solidaria y sostenible en la pandemia

Como consecuencia del aislamiento por Covid-19, la UNAL desplegó un programa de actividades que van desde un estricto protocolo de bioseguridad y atención a la comunidad universitaria –en particular los estudiantes que requerían apoyos alimentarios, de hospedaje y de equipos tecnológicos para poder continuar con sus estudios remotos– hasta novedosas investigaciones para aportar al manejo de las situaciones de emergencia originadas por la pandemia.

La creación de un fondo de emergencia permitió atender no solo a la población afectada por la pandemia, sino también a la comunidad de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, que perdió sus viviendas por el embate del huracán Iota.

Para dar continuidad a las funciones misionales de la Universidad durante la crisis, se aprobaron medidas académicas especiales como la política de flexibilización y descuentos en el pago de matrículas; el ajuste en el proceso de admisiones; la suspensión de pérdida de asignaturas por fallas; la exclusión de la historia académica y no descuento de los créditos de asignaturas con nota menor a 3.0 o No aprobado; la autorización para no contabilizar estos dos periodos académicos (para reserva de cupo o para tiempo de permanencia) y aplazar el uso del derecho de matrícula inicial hasta por dos periodos; se logró el segundo registro de “avance satisfactorio” como evaluación de posgrados; se desarrolló una plataforma para apoyar la docencia remota; se creó un aplicativo para el acceso seguro a los campus; y se entregaron tabletas y otros equipos a estudiantes que lo requerían.

En el campo de la ciencia se han adelantado investigaciones tendientes a enfrentar la emergencia sanitaria. Se destacan cuatro proyectos financiados por Minciencias, cuatro laboratorios de la UNAL que procesaron más de 10.000 pruebas y la reactivación de 305 laboratorios de la Universidad (47 por ciento) durante la pandemia.

Visión de futuro

Así, la rectora de la UNAL, profesora Dolly Montoya Castaño, destacó que la implementación de su Plan Global de Desarrollo 2019-2021 no solo entregó la hoja de ruta para el crecimiento de la Institución en estos tres años, sino que también facilitó hacer frente a las crisis y se constituyó en el primer paso fundamental para formular el Plan Estratégico Institucional - PLEI, un esfuerzo de planeación institucional a mediano plazo, construido de abajo hacia arriba con participación de todos los actores de la Universidad y de expertos externos, que sentará las bases y dará continuidad a las grandes transformaciones que la comunidad universitaria sueña hacia el 2034.

“Gracias a nuestra comunidad universitaria –organizada en sus diversos estamentos– y a los cuerpos colegiados de la Institución por todo el trabajo, consejo y reflexión que han permitido que la UNAL siga creciendo y aportando con liderazgo y gestión del conocimiento en la transformación social para alcanzar un país con paz, equidad, progreso y bienestar”, destaca la Rectora.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.