Trabajar en cantidad y calidad, un reto en educación para la capital

Trabajar en cantidad y calidad, un reto en educación para la capital

El nuevo alcalde de la ciudad tendrá que hacer frente a la reducción en el número de matrículas.

AUTOPLAY
11
1

Crédito: Universidad Libre

Por: ARTICULO PATROCINADO
16 de octubre 2019 , 12:03 p.m.

Uno de los problemas que alarma al sistema educativo colombiano tiene que ver con la caída en el número de estudiantes matriculados en las universidades públicas y privadas.

Esto se pudo apreciar de manera especial entre los años 2016 y 2017, ya que, según datos del Sistema Nacional de Información de la Educación Superior (SNIES), el número de estudiantes de nuevo ingreso en este periodo pasó de 952.988 a 912.468, esto es, un decrecimiento de 4,25 por ciento.

Dicha tendencia, que ha continuado en los siguientes años, plantea un reto especial para Bogotá, según afirma Fernando Dejanón, rector nacional de la Universidad Libre, pues la capital concentra el mayor número de universidades públicas y privadas del país.

“Los problemas de Bogotá son los problemas que se reflejan en otras regiones de Colombia, y mucho de esto tiene que ver con la disminución de la población en grandes ciudades. Además, es cada vez menor la cantidad de personas en edad de ingresar a la educación superior”, asegura Dejanón.

Lo anterior lo corrobora el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), pues, según las cifras oficiales, en 1977 la población entre los 15 y los 19 años representaba el 11,8 por ciento del total del país, mientras que el censo de 2018 demostró que esta solo representaba el 8,7 por ciento.

Esta tendencia también se refleja en el número de egresados del bachillerato, que pasó de 561.279 en el año 2016 a 559.211 en 2017, de acuerdo con datos del Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación (ICFES).

A todo ello se pueden sumar factores económicos, pues históricamente la educación universitaria se ha hecho más cara. Así lo señala el Observatorio de la Universidad Colombiana, entidad que destaca el hecho de que en 2007 una matrícula de primer semestre en las 30 universidades de mayor calidad costaba, en promedio, 13,1 salarios mínimos. En cambio, para el año 2014, este promedio se elevó a 14,44 salarios mínimos.

En este mismo sentido, las cifras de la firma consultora B.O.T indican que, en los últimos años, los precios de las matrículas han subido por encima de la inflación.

Asimismo, otros fenómenos, como el auge de la educación virtual, pueden estar acentuando esta situación, que se percibe en todas las universidades, pero que tiene contornos especiales en universidades como la Javeriana, Los Andes, Eafit,

entre otras, cuyos estudiantes provienen principalmente de los estratos 4, 5 y 6, los cuales presentan una disminución significativa en el número de hijos.

Ante este panorama, es preciso que los candidatos a la Alcaldía de Bogotá tracen planes de acción que tengan un impacto cuantitativo en el sistema educativo de la capital, según manifiesta el rector nacional de la Universidad Libre.

“Es necesario que se planifique teniendo en cuenta el aspecto poblacional, desde preescolar hasta el término de las carreras profesionales. Esto nos permitirá saber si las instituciones deben crecer y en qué sentido. ¿Se necesita mayor infraestructura, más laboratorios? ¿Necesita Bogotá construir megacolegios? A veces se hacen propuestas en estos sentidos sin tener en cuenta las cifras reales y las proyecciones, y esto es muy importante, pues se trata de inversiones fuertes”, expresa Fernando Dejanón.

Pero el experto también opina que el problema de la educación en la ciudad no radica únicamente en los números, sino también en la calidad: “En todos los niveles educativos es muy importante enfrentar el problema de la calidad. Y es que es verdad que el país ha hecho grandes esfuerzos cuantitativos en lo que respecta a la cobertura, especialmente en primaria y bachillerato. Sin embargo, hay que fortalecer la calidad, por ejemplo, del cuerpo docente”.

Para esto, el rector nacional de la Universidad Libre sugiere fortalecer y estimular la preparación de los docentes.

“En primer lugar, es ideal que los docentes tengan maestría en Educación, o que tengan un énfasis en enseñanza. Cada vez es más difícil encontrar licenciados en matemáticas, geometría, biología y demás campos del saber, pues la carrera docente resulta muy poco atractiva”, continúa Dejanón.

Una de las opciones que recomienda el experto para superar esta dificultad consiste en hacer más atractivos los salarios de los profesores. De esta manera, se podría también mejorar el aspecto cualitativo del sistema educativo en la ciudad.

“Del nuevo alcalde, se espera que realmente abandere el crecimiento en términos numéricos, pero también en la calidad. Sin esa perspectiva, difícilmente lograremos un cambio en el sistema educativo del Distrito”, puntualiza el rector.

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.