Revolución en la enseñanza

Revolución en la enseñanza

Las nuevas tecnologías han obligado a que maestros usen herramientas para transmitir los conceptos.

Tablet2

Las técnicas de estudio y de enseñanza han ido sufriendo modificaciones con el pasar de los años.

Foto:

iStock

Por: REDACCIÓN + CONTENIDO
26 de febrero 2019 , 11:10 a.m.

Al igual que todas las áreas de la vida moderna, la educación también ha tenido que adaptarse a las nuevas tecnologías para seguir siendo útil y práctica.

Esta adaptación ha llevado a los maestros a buscar en la tecnología diversas herramientas útiles que les permitan transmitir de una mejor manera los conceptos
básicos que intentan enseñar.

Por ello, a diferencia de las metodologías que eran utilizadas anteriormente, los maestros no intentan ser quienes lleven a la clase una única verdad, sino que buscan compartir con sus estudiantes los lineamientos de una asignatura para, entre
todos, construir un relato que les resulte accesible y ameno a los alumnos.

El doctor en Sociología y docente de Comunicación Social de la Universidad Externado, Daniel Aguilar, asegura que “un maestro lo que hace hoy en día no es llevar la información a la clase, porque con el acceso que tienen los estudiantes a internet, ellos tienen muchas más fuentes de información; lo que se hace hoy es recurrir a esas fuentes de información para comenzar a construir conceptos
a partir de ellas”.

Esto lo que demuestra es que las técnicas de estudio y de enseñanza han ido sufriendo modificaciones con el pasar de los años y, por tanto, la manera como los niños aprendían ya no es igual ni en Colombia ni en el resto del mundo. Sin embargo,
poco ha cambiado en términos de los desafíos del sistema educativo: según datos de la Unesco, 263 millones de niños y jóvenes no van a la escuela y cientos de millones de jóvenes son analfabetos. En América Latina, uno de cada cinco jóvenes de entre 15 y 24 años no está en el sistema educativo, y el 60 por ciento de ellos proviene de
los sectores más pobres.

Educación de calidad

Tal como lo revela el Informe de Desarrollo Mundial del Banco Mundial, con cada año adicional de escolarización, los ingresos de una persona aumentan entre un 8 y un 10 por ciento, especialmente en el caso de las mujeres. Pero no basta con solo ir a la escuela, se necesita una educación de calidad que les dé a los jóvenes las herramientas necesarias para afrontar un mercado laboral cada vez más competitivo.
Sobre el rol que pueden jugar los medios en el desarrollo educativo de los alumnos, el profesor del Externado resalta que es inmenso, aunque es algo que hasta el momento no se ha hecho más allá que con ejercicios de clase.

“Para mí, como docente, sería muy útil que un medio de comunicación pudiera dedicar una separata, para buscar acercar a los estudiantes a los temas que puedan encontrar relevantes en los diferentes frentes”, dice Aguilar.

Por su parte, Pedro Cerdán, economista senior en educación del Banco Mundial, afirma que “los medios juegan un papel fundamental en explicar las complejidades del sistema a la población. Educación es uno de los sectores públicos y más
complejos de manejar, no solo en Colombia sino en el mundo. En el país, el sistema incluye más de 9.000 escuelas oficiales, 95 entidades territoriales, 1.120 municipios y 320.000 maestros, repartidos por todo el territorio colombiano. Piensen en lo que sería manejar una empresa de ese tamaño, póngale encima los procedimientos normales de la gestión pública, y el resultado es un sistema extremadamente difícil de manejar.  Todo esto hace de las reformas en educación uno de los hitos más difíciles para cualquier gobierno, pero esta complejidad rara vez está presente para el conocimiento de la población”.

César López, jefe de Planeación de la Secretaría de Educación de Bogotá, explica que la innovación en las aulas de los colegios del Distrito se ha dado de la mano con el Sena. “Trabajamos con el Sena y universidades acreditadas o con programas
acreditados. En la mañana los estudiantes están en su jornada habitual, y al mediodía llega el Sena y hacen ejercicios técnicos y tecnológicos, o a veces e
hace lo mismo con personal de la U. Nacional o de la UniMinuto, entre otras”.

Tecnología y formación

El impacto de las tecnologías en la educación no es una excusa para olvidar la importancia de la formación humana. Bajo esa premisa, liderar procesos
de innovación y desarrollo no es incompatible con un aprendizaje enfocado a adquirir las competencias que permitan afrontar los nuevos desafíos del
mercado laboral. La prueba de que ello es viable se palpa en la Universidad Simón Bolívar y los resultados que viene cosechando, después de que decidiera hace cinco años situar a la innovación y el emprendimiento al mismo nivel misional de la
investigación y la extensión.

“Se trata de una movida estratégica para entender que la innovación no es el resultado de un proceso de investigación, ni que el emprendimiento es una
feria con productos de estudiantes: es realmente un motor que está transformando el mundo”, asegura Paola Amar Sepúlveda, vicerrectora de Investigación e Innovación.

Otra ventaja de la simbiosis tecnología-educación es que los estudiantes se
empapan de cómo es el proceso de elaboración de un producto de última generación que puede ser la primera piedra en la creación de una empresa.

El ingenio trae mejores resultados

Desde hace ya varios años, independientemente del gobierno de turno, el sector de la educación en Colombia ha sido el de mayor participación en el Presupuesto
General de la Nación.

Los gobiernos que han tenido a su cargo la asignación de estos recursos han resaltado con insistencia, año tras año, que el de la educación nunca antes había recibido una asignación presupuestal de tales dimensiones; para 2019, el presidente
Iván Duque anunció un presupuesto de $ 41,4 billones para el sector.

A pesar de que una vez más es el más alto de la historia para la educación, las calles han estado inundadas de estudiantes que exigen que se les dé mayor relevancia,
mejor calidad y mayor cobertura.

El doctor en sociología Daniel Aguilar, profesor de Comunicación Social en la Universidad Externado, sostiene que “en ocasiones, el problema no radica en cuánto se les está asignando, sino en el para qué los estamos preparando. A los estudiantes,
en las Pruebas Saber les evalúan competencias, y llegan a la universidad y ven que se les va a medir por objetivos”.

Según las cifras del Ministerio de Educación, en Colombia existen 4.471 instituciones oficiales, las de Bogotá son las únicas que reciben recursos tanto de la Nación
como del Distrito. Sin embargo, en otras regiones los maestros han ideado los mecanismos para suplir algunas necesidades económicas con ingenio.

Este es el caso del Juan Pablo II, en Villavicencio, entidad educativa que se caracterizado año tras año por sus excelentes resultados en las pruebas Saber 11, y que durante el 2018 ocupó el segundo lugar en las pruebas Pisa for School, un proyecto de evaluación educativa impulsado por la Ocde (Organización para
la Cooperación y el Desarrollo Económicos), mediante el cual evalúa las
competencias de los alumnos en lectura, matemáticas y ciencias, y obtiene
datos sobre el clima escolar y la motivación de los estudiantes.

Sandra Inés Bernal Roldán, rectora de la institución educativa Juan Pablo II, sostiene que “el modelo que se implementa para la enseñanza se vuelve crucial a la hora
de pensar en los resultados que se desean. Las metodologías de clase y la preparación de los profesores también son decisivas, pues muchas veces no es que un estudiante no aprenda o no logre cumplir con los objetivos, sino que no se le han
transmitido esos conceptos de la forma adecuada. Por eso, nosotros en el colegio no solamente nos preocupamos por mantener innovando en métodos de enseñanza,
sino que nos preocupamos por la capacitación de nuestros maestros”.

La rectora de la institución educativa sostiene que la formación debe ser no únicamente para los alumnos, sino que también hay que aprovechar las opciones que desde el Estado se ofrecen, como lo son los programas de bilingüismo.

“El manejo de un segundo idioma es cada vez más esencial, y aunque los recursos son limitados, hay que buscar los mecanismos para optimizarlos. Muchas veces se
tiende a pensar que los profesores de inglés no hablan bien el idioma, y eso no es real, lo que puede llegar a suceder es que en algunas oportunidades no saben cómo deben
transmitir esos conceptos que tienen, y en eso es muy importante poder estar actualizándose”, concluye Bernal.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.