Relaciones Internacionales, la clave para entender el mundo de hoy

Relaciones Internacionales, la clave para entender el mundo de hoy

Como nunca hasta ahora, la política internacional afecta la vida cotidiana de todas las personas.

1

   

Foto:
Por: CONTENIDO PATROCINADO
22 de febrero 2021 , 02:43 p. m.

El mundo se enfrenta a drásticos cambios que han alterado las relaciones de poder entre los Estados y también entre estos y un variado conjunto de actores no estatales. Hoy hay una nueva cartografía de la política internacional que es necesario entender a profundidad para anticipar el futuro y tomar las decisiones estratégicas acertadas.

Andrés Molano Rojas, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, explica que “desde hace un cuarto de siglo se ha venido produciendo no sólo el cambio climático y el calentamiento global, sino también un cambio internacional y un calentamiento geopolítico, cuyas expresiones son cada vez más agudas y evidentes”.

La primera manifestación de ese cambio internacional es la mutación del poder.

“Si bien el poder militar y económico sigue siendo importante, se están presentando nuevas fuentes, formas y manifestaciones de poder”, asegura Molano.

En segundo lugar, el mundo está presenciando, desde hace varios años, un proceso de transición.

“Venimos de una época de predominio noratlántico y occidental. En la actualidad, vemos que existe un desplazamiento del centro de gravedad del poder mundial hacia otras latitudes”, dice el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario.

En tercer lugar, la difusión y dispersión del poder a escala global, no solo entre Estados, en un escenario cada vez más competitivo, e incluyendo otros actores que ejercen distintos tipos de poder en diversos ámbitos: corporaciones y empresas, insurgencias transnacionales, redes de activismo global, e incluso, individuos “mega empoderados”.

“Valga recordar que existen corporaciones cuya actividad económica es mayor que el PIB de algunos Estados. La pandemia ha hecho evidente el papel crucial que juegan los actores privados en la financiación de la investigación, en la producción y la distribución de las vacunas, y la necesidad de que estos actores y los Estados y las organizaciones internacionales aúnen y sincronicen esfuerzos”, destaca Andrés Molano.

De ahí que el poder, que antes se consideraba casi un monopolio estatal, sea ahora una realidad cada vez más difusa. Incluso, las ciudades están ganando relevancia en temas internacionales, como, por ejemplo, la adaptación al cambio climático.

En equilibro muy delicado


A eso hay que sumar las “fallas tectónicas” o los puntos de choque que, en materia geopolítica, se han venido presentando en lugares como el sureste asiático, el norte de África o el Cáucaso, zonas en las que colisionan los intereses de diversos Estados, generándose nuevas tensiones y conflictos, o la reactivación de otros.

Los Estados miden sus fuerzas y trazan líneas rojas. En algunos casos, podría incluso hablarse de “aventurerismo”, como ocurre con Turquía, que ha incursionado en Siria y Libia, y ha enrarecido el clima en el Mediterráneo Oriental y con Grecia, a pesar de que es su aliado en la OTAN.

También se presentan realineamientos, la búsqueda de nuevos balances y reaseguramientos.

En Medio Oriente, el dato más significativo es la transformación de las relaciones de Israel con el mundo árabe, que condujo a la firma de los Acuerdos Abraham el año pasado. En la región indo-pacífica hay movimientos como la reactivación del Diálogo Estratégico Cuadrilateral (QUAD) entre Estados Unidos, Japón, Australia e India, justo en momentos en que China despliega una acción exterior cada vez más asertiva.

“Además, están apareciendo nuevas geopolíticas. Actualmente, podemos hablar de geopolítica económica (que no es lo mismo que geoeconomía). Ahí está, por ejemplo, el RCEP, el acuerdo comercial más grande del mundo, creado el año pasado. Pero también podemos hablar de geopolítica ambiental: la iniciativa colombiana del Pacto de Leticia. Y de geopolítica espacial y geopolítica del agua (como lo muestra lo que ha ocurrido en África, entre Egipto, Etiopía y Sudán a raíz de la construcción de la Gran Represa del Renacimiento)”, indica Molano.

Eso sin olvidar la geopolítica cibernética, o la sanitaria, que la pandemia ha puesto en primer plano. “Es indudable que las vacunas se están usando como recurso diplomático y de poder”, manifiesta el profesor de la Universidad del Rosario. “No es gratuito que, por ejemplo, Rusia haya acelerado la entrega de vacunas en las regiones de Ucrania en donde ha intervenido”.

Tiempos de riesgo y oportunidades

Todo eso tiene como telón de fondo los riesgos globales, que obligan a Estados, gobiernos, corporaciones y ciudadanos a pensar la seguridad y estabilidad internacional de una manera diferente, más allá de las guerras, aunque sin descontarlas.

Vivir en un mundo de riesgos globales obliga a concebir de otra manera la gobernanza global.

“Los riesgos globales son multidimensionales y están profundamente interconectados. No se puede separar lo geopolítico de lo económico, lo ambiental, lo tecnológico, y lo societal. Los riesgos globales no conocen fronteras y es engañoso pensar que, frente a ellos, se puede aplicar el ‘sálvese quien pueda’. Este tipo de riesgos exige respuestas congruentes con su naturaleza, es decir, globales, multidimensionales e interconectadas”, asegura el docente.

Lo anterior se convierte en uno de los principales desafíos que enfrentará el mundo en los próximos años, en medio de un escenario complejo, de competencia, rivalidad y cambio acelerado.

“La demanda de gobernanza global contrasta con la fuerza que han tomado algunos discursos nativistas en distintos lugares del mundo. La rivalidad y la competencia en el terreno de las distintas geopolíticas puede complicar la gobernanza de cuestiones cruciales, aunque en otros momentos de la historia, al tiempo que rivalidad y competencia, ha habido también cooperación”, señala Molano.

El profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario agrega: “La necesidad de contar con personas que sean capaces de analizar la realidad internacional está creciendo. Si antes se entendía que quienes estudiaban Relaciones Internacionales solo podían ser diplomáticos, profesores o comentaristas, hoy también las empresas, las ciudades, y las organizaciones cívicas necesitan de este tipo de profesionales”.

Microsoft tiene una vicepresidencia para asuntos relacionados con Naciones Unidas y muchas ciudades desarrollan una suerte de “diplomacia paralela”. En otras áreas, como en la lucha contra la corrupción, se involucran actores públicos y privados que operan transnacionalmente.

En un contexto semejante, entender la política internacional es algo más que una curiosidad académica o intelectual. La disciplina de las Relaciones Internacionales ofrece una caja de herramientas imprescindible para leer correctamente lo que pasa en el mundo, pensar estratégicamente y apoyar la toma de decisiones de un amplio abanico de actores en los más diversos sectores de la sociedad.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.