Que la ansiedad y el estrés no afecten sus defensas en la cuarentena
Más CONTENIDO
blanco

Que la ansiedad y el estrés no afecten sus defensas en la cuarentena

El confinamiento nos obliga a tomar medidas para cuidar nuestra salud física y emocional.

AUTOPLAY
11
1

Crédito: Heel 

Por: ARTICULO PATROCINADO
03 de abril 2020 , 03:11 p.m.

Por estos días, la Casa Editorial El Tiempo está llevando a cabo una serie de transmisiones en Facebook Live en las que expertos del área de la salud explican a la audiencia qué tipos de medidas pueden tomar para no resultar afectados por la cuarentena.

En la primera de estas entregas, transmitida el 2 de abril, el periodista de la Sección Salud de El Tiempo, Rony Suárez, conversó con el doctor Jeffrey González, médico psiquiatra de la Universidad del Rosario, sobre el impacto que tienen el estrés y la ansiedad en nuestras defensas.

Las siguientes transmisiones también las podrá seguir a través del Facebook Live de la ‘fanpage’ de El Tiempo. Esta es la programación:


- “¿Cómo subir las defensas?”, con la doctora Edda Medina. 3 de abril a las 2 p.m.

- “Cuarentena y salud mental”, con el doctor Francisco Soto. 8 de abril a las 2 p.m.

- “Prevención e importancia de los cuidados y el aislamiento”, con el doctor Rafael Lobelo. 13 de abril a las 2 p.m.


La necesidad de cuidar las emociones


El estrés crónico, la ansiedad y otros males derivados de los estados afectivos han ganado relevancia en el siglo XXI, y mucho más ahora, cuando la necesidad de permanecer confinados en casa trastoca altamente los hábitos y el ritmo de vida de muchas personas en todo el mundo.

De acuerdo con el doctor Jeffrey González, médico psiquiatra de la Universidad del Rosario, es muy importante saber afrontar esta situación. Para ello, es necesario precisar los conceptos, pues el estrés no es, en sí mismo, negativo. “Se trata de una especie de estado previo que cumple una función adaptativa. Por ejemplo, el estrés nos motiva a sentir mariposas en el estómago cuando conocemos a alguien que nos gusta o a sentir algo de temor cuando vamos a entrar a un nuevo trabajo”, señala González.

En dichos casos, el estrés desempeña una función importante; sin embargo, pueden aparecer problemas cuando este se cronifica y propicia enfermedades o trastornos mentales como la ansiedad y la depresión.

¿Pero cómo reconocer que el estrés se ha convertido en un factor de riesgo? Hay dos maneras de saberlo: “La primera pista es cuando se compromete la funcionalidad, es decir,

cuando no podemos dormir, cumplir ciertos horarios o desempeñarnos con normalidad en nuestra vida sexual. La otra pista es notar síntomas somáticos, como el colon irritable, la gastritis, el dolor de cabeza crónico o enfermedades inmunitarias como el lupus”, apunta el médico psiquiatra.

De hecho, tanto la ansiedad como el estrés presentan diferentes tipos de síntomas. Estos pueden ser emocionales, como la irritabilidad, la inquietud o el insomnio; cognitivos, como la fallas de atención, de concentración o de memoria; comportamentales, como la impulsividad desmedida o el abuso de drogas; y somáticos, como ataques de pánico o sudoración en las manos, entre otros.

Todo esto demuestra que, como ha venido explicando la ciencia en las últimas dos décadas, hay una correlación entre los estados emocionales y el funcionamiento tanto de los órganos como del sistema inmunitario.

Esto es relevante en el contexto actual, pues nuestro sistema inmunitario tiene una dimensión innata y otra adquirida. La primera enfrenta virus y bacterias que, como el SARS-CoV-2, son desconocidas para nuestro cuerpo, y es precisamente esta dimensión innata la que más se ve afectada por el estrés y por estados crónicos de ansiedad o depresión.

¿Qué hacer?

Una de las grandes enseñanzas que nos está dejando el coronavirus es la prevención. “No hay cura y, por tanto, es necesario prevenir con acciones tan básicas como el lavado de manos. No obstante, esto se debe complementar con una buena nutrición, con medicamentos naturales como Neurexan, con actividad física y con técnicas de relajación como la meditación, que fortalecen nuestros estados emocionales y, en consecuencia, evitan que se debilite nuestro sistema inmunitario”, expresa el doctor Jeffrey González.

El primer paso consiste, entonces, en saber que esta es la situación que vivimos y que es normal experimentar estrés o ansiedad, pero lo fundamental es tomar cartas en el asunto. Sobre esa base, es preciso hacer cambios en la alimentación, como evitar las bebidas negras, que pueden dar energía en situaciones normales, pero que en un estado de confinamiento pueden ser contraproducentes y generar estrés.

El doctor González también recomienda consumir alimentos ricos en triptófano, como pescado, pollo, frutas y verduras. Además, aconseja realizar entre 20 y 30 minutos diarios de actividad física en casa, y cuidar nuestra mente evitando las famosas ‘fake news’. “Es fundamental seleccionar nuestras fuentes de información para evitar el pánico, porque el gran mensaje de este confinamiento es tener la capacidad de fijarnos en nosotros mismos y de adaptarnos con resiliencia a esta situación”, concluye el médico psiquiatra.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.