Secciones
Síguenos en:
Mantener la calma: un reto posible
AUTOPLAY
11
1

Crédito: Heel

Mantener la calma: un reto posible

Es fundamental reducir los niveles de estrés y adoptar buenos hábitos en medio de la pandemia.

Durante la cuarentena, la Casa Editorial El Tiempo continúa presentando transmisiones en Facebook Live en las que expertos de la salud ayudan a aclarar el panorama del coronavirus y hacen recomendaciones para evitar o reducir el impacto que la pandemia está teniendo en nuestras vidas.

En la entrega más reciente, transmitida el 5 de mayo, Adriana Garzón, editora de la Sección Salud de El Tiempo, dialogó con las doctoras Mónica Avendaño y Edda Medina acerca de los cuidados de la salud mental durante el confinamiento.

La importancia de este tema se refleja en una reciente encuesta de Profamilia que indica que el 75% de los colombianos está teniendo algún problema de salud mental por cuenta de la situación actual.

Según la doctora Avendaño, terapeuta psiquiatra, esto se debe a dos factores con gran influencia en esta pandemia: por un lado, el cambio abrupto de la vida cotidiana; y, por el otro, el temor a contagiarse de un virus que se propaga con facilidad y que pone en riesgo la vida. Eso explica que las personas transiten por diversas emociones. “Se ha perdido la calma, la posibilidad de pensar tranquilamente, y después se instaló una ansiedad que persiste, y empieza a haber una desesperanza, una depresión, una tristeza, una pérdida de la seguridad, se empieza a afectar el sueño, incluso se empiezan a afectar las relaciones dentro de las familias. Estamos con una sensación de desamparo”, señaló Avendaño en la conversación.

Según la terapeuta, esto, en buena medida, obedece a la sensación de que la muerte está acechando en un sentido literal y en otro metafórico: literal, por los efectos que el virus está teniendo en la salud de las personas; y metafórico, por las pérdidas que muchos experimentan o temen experimentar en ámbitos como el laboral, el económico, el social, el familiar o el amoroso.

Algo que llama la atención en este sentido es que los jóvenes sean de los más afectados en la pandemia. “Ellos son los más llenos de vida y de pronto esa vida tan social a la que estaban acostumbrados ya no está. Están siempre sentados frente a una pantalla recibiendo la clase o viéndose con sus compañeros, pero no es lo mismo. Cuando estaban en la universidad o en el colegio, tenían la posibilidad de hacer una dispersión, de relajarse, de conversar, de contarse cosas. Ahora están obligados y sometidos a un horario, y nada fastidia más a un adolescente que lo sometan a algo. Hay una sensación de soledad y no tienen la intimidad que antes tenían”, complementó Avendaño.

Por su parte, la doctora Edda Medina, pediatra intensivista, advirtió también sobre el impacto que la situación está teniendo en los adultos mayores: “Tienen un confinamiento más estricto y se sienten abandonados, rechazados, están apartados de sus familias. Además, son los que más comorbilidades tienen”, puntualizó Medina.

De estas situaciones de estrés y ansiedad preocupa también su impacto sobre la salud física de personas de cualquier edad. “Es un círculo vicioso: lo que ocurre a nivel orgánico repercute en el sistema nervioso central, y viceversa. El estrés, por ejemplo, genera altos niveles de cortisol, una hormona que puede crear diferentes trastornos, como adicciones al cigarrillo, al alcohol e incluso al azúcar y a los carbohidratos, pues el cortisol causa importantes cambios digestivos”, manifestó la pediatra intensivista.

Recomendaciones

¿Cómo revertir el panorama, que parece tan oscuro a veces? En opinión de la doctora Edda Medina, lo primero es saber que lo mental y lo físico no se pueden combatir de manera separada. De ahí, la importancia de comer bien para evitar los trastornos generados por los altos niveles de cortisol.

“Se puede sentir mucho apetito, pero si uno conoce la causa, puede controlarse y optar por alimentos más sanos que no tengan efectos inflamatorios. Es recomendable, en este sentido, evitar la carne de cerdo y preferir el pavo o el pollo, así como los frutos secos o los panes de almendras y de quinua”, sugirió Medina.

A este tipo de acciones físicas hay que sumar otras de carácter mental. Para la doctora Mónica Avendaño, en el caso de las ‘muertes metafóricas’ es muy importante revisar cómo se está percibiendo la situación: si desde la carencia o desde la posibilidad. “Situarse en el lugar de la posibilidad permite que nos fijemos en lo que ya tenemos, no en lo que nos hace falta, lo que nos permitirá usar nuestra creatividad para resolver los problemas que nos aquejan”, recomendó la terapeuta psiquiatra.

Para edades específicas, también hay recomendaciones específicas. A los adultos mayores se les recomienda mantenerse activos, hacer ejercicio y evitar que los niveles de cortisol aumenten. “Hay un medicamento de origen natural que yo utilizo mucho en mi consulta porque nos ayuda a bajar los niveles de cortisol. Es el Neurexan, que no produce somnolencia, no está contraindicado en los adultos mayores y se puede usar a cualquier edad. Es importante porque baja los niveles de cortisol y entonces evitamos consecuencias como la hipertensión o la exacerbación de la diabetes. Además, mejora el tránsito intestinal y permite la posibilidad de producir endorfina, que nos da alegría y tranquilidad”, anotó Medina.

Avendaño también resaltó los beneficios de este medicamento: “Neurexan es un medicamento con unos efectos que logran que el paciente empiece a pensar con más calma, que no vea las cosas con tanta negatividad y que empiece a verlas desde la posibilidad, porque el Neurexan tiene una acción importante sobre una estructura que son las amígdalas cerebrales, las cuales reciben la emoción en el cerebro de lo que estamos viendo, percibiendo, sintiendo, viviendo. El Neurexan actúa ahí, y lo que hace es atenuar el impacto para no ver ni sentir las cosas desde lo negativo. No es que nos mienta, sino que nos ayuda a no exagerar, a escanear con mayor objetividad. El Neurexan es muy interesante en ese sentido porque, en mi experiencia, he visto que es para modular el estrés, y tiene una ganancia secundaria: no es para mejorar el ánimo, pero lo mejora, y aunque no es para el sueño, también lo mejora. Si me baja el estrés y si mi estado de ánimo mejora, voy a dormir bien. Y eso es muy importante, porque en el sueño es cuando el sistema inmune se encarga de reparar los tejidos y de limpiar y desintoxicar el cerebro de toda esa ‘pensadera’ negativa del día”, apuntó la terapeuta psiquiatra.

Finalmente, ambas profesionales coincidieron en la importancia que tendrán los niños más pequeños para superar esta crisis. “A ellos les podemos ayudar creando ambientes de confianza, conversando y riendo, pero la verdad es que los niños más pequeños serán los grandes maestros porque muchos de ellos nunca han experimentado lo que las personas mayores extrañamos, y fijarnos en cómo ellos se adaptan a las nuevas circunstancias constituirá un gran aprendizaje para todos nosotros”, concluyó la doctora Edda Medina.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.