Secciones
Síguenos en:
Los cíborgs Neil Harbisson y Moon Ribas estarán en el Gfacct
AUTOPLAY
Gfacct: Ciencia no-ficción: el arte, la identidad y la lucha CíborgForo
1

Introduzca el texto aquí

Los cíborgs Neil Harbisson y Moon Ribas estarán en el Gfacct

Los dos crearon la Transpecies Society, que da voz a las personas con identidades no-humanas.

El Gran Foro Mundial de Artes, Cultura, Creatividad & Tecnología (Gfacct), evento que organizan el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Cultura, la Alcaldía de Medellín y la corporación CoCrea, y que se proyecta como el ‘Davos de la cultura’, trae dentro de su programación la charla ‘Ciencia no-ficción: el arte, la identidad y la lucha Cíborg’, con Neil Harbisson y Moon Ribas, que tendrá lugar este 12 de noviembre, a las 5 de la tarde.

Además de destacarse en su calidad de artista y activista, el británico Neil Harbisson es el primer cíborg de la historia reconocido oficialmente por un gobierno. Este británico se implantó una antena en su cráneo, que le permite percibir los colores visibles e invisibles, incluyendo infrarrojos y ultravioletas, a través de vibraciones audibles. También puede recibir colores del espacio, imágenes, videos, música o llamadas telefónicas directamente en su cabeza, a través de conexión a Internet.

Harbisson se identifica como transespecie y no se considera cien por ciento humano.
“Acostumbrarme al nuevo órgano también significó hacerlo a la nueva altura. A la hora de dormir tuve que quitar la cabecera de mi cama, porque lo que me molestaba no era la antena sino la cabecera. Aparte de esto acostumbrarme a la reacción social, que resulta siendo la consecuencia más grande al tener que salir a la calle con un nuevo órgano. A veces tengo dolor de antena, pero con una pastilla para el dolor de cabeza normalmente también se me pasa”, asegura Harbisson.

Acerca de los implantes, estos activistas afirman que si se trata de uno subcutáneo no se necesita de un cirujano, sino que normalmente puede hacerlo un médico o un enfermero, pero cuando es un implante óseo-integral (como es el caso de él y que implicó la perforación del cráneo) sí es indispensable un muy buen especialista.
“Hay implantes que pueden ser inyectados y otros cocidos. No siempre se trata de un procedimiento complejo, depende del implante. Puede tratarse de algo muy simple y en 20 minutos lo tienes dentro”, añade Harbisson.

Su obra artística investiga la identidad, la percepción humana, la conexión entre la vista y el sonido, y el uso de la expresión artística a través de nuevos ‘inputs’ sensoriales. En el 2010 cofundó la Fundación Cyborg con Moon Ribas, una organización internacional que tiene como objetivo ayudar a los seres humanos a convertirse en cíborgs, defender sus derechos y promover su arte. Y en 2017 cofundó la Transpecies Society, una asociación que da voz a las personas con identidades no-humanas.

Por su parte, la catalana Moon Ribas también se considera una cíborg, es decir, un ser que ha vinculado dispositivos tecnológicos tanto a sus funciones corporales como a su identidad. Juntos trabajan colaborativamente en una zona donde conviven con el arte y la tecnología, el presente y el futuro, un lugar único que compartirán con los asistentes durante su intervención especial para el Gfacct 2020.

Ribas es una artista vanguardista y activista cíborg, más conocida por haber desarrollado el ‘sentido sísmico’, un sensor que le da la posibilidad de percibir terremotos en cualquier parte del planeta, por medio de vibraciones y en tiempo real.
De acuerdo con los organizadores del Gfacct, con el fin de compartir su experiencia, Ribas traslada su nuevo sentido al escenario, donde transpone los terremotos a sonido en su pieza ‘Percusión sísmica’ o a danza, en su pieza ‘Waiting For Earthquakes’. Así, en sus actuaciones, la tierra es la compositora o coreógrafa y Ribas es la intérprete.

El sentido sísmico de Moon también le posibilita percibir lunamotos, la actividad sísmica de la luna. Ella cree que extendiendo nuestros sentidos para percibir el espacio exterior podemos convertirnos en ‘senstronautas’. Este nuevo sentido le permite estar físicamente en la tierra mientras sus pies están en la luna por lo que, en cierta forma, se encuentra en la tierra y en el espacio al mismo tiempo.

Desde el 2007, Ribas ha estado trabajando en la unión entre la tecnología y su cuerpo para explorar los límites de la percepción y experimentar con el movimiento de una forma más profunda. Algunas de sus investigaciones anteriores incluyen el Sistema de Comunicación Transdental, la Percepción 360º y el Speedborg.

“En principio no pensamos en ser cíborgs ni en implantarnos nada, sino en percibir el color y el movimiento de otras maneras que no fuera bailando, y que fuera práctico. Es mucho más práctico ser tecnología que usarla, porque cuando usas la tecnología eres muy consciente de ella, ya que esta siempre está entre la realidad y tú, pero si te conviertes en la tecnología ya no la ves”, puntualizan.

Harbisson y Ribas hacen parte de los 290 conferencistas de 22 países, que estarán participando en la segunda edición del Gran Foro Mundial de Artes, Cultura, Creatividad & Tecnología (Gfacct). Este gran certamen reúne a los más grandes exponentes de la Economía Naranja del mundo.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.