El colegio más innovador de Colombia

El colegio más innovador de Colombia

La autonomía de los estudiantes ha sido clave para alcanzar la excelencia

AD

   

Foto:

 Colegio Fontán Capital

Por: CONTENIDO PATROCINADO
30 de mayo 2019 , 03:55 p.m.

Con 26 años de existencia, más de 800 graduados y cerca de 300 estudiantes activos, el Colegio Fontán Capital desarrolla una metodología que rompe paradigmas y marca la diferencia.

El mismo año de su fundación, en 1993, la Misión de Ciencia, Educación y Desarrollo, conformada por importantes intelectuales del país, entre ellos Rodolfo Llinás y Manuel Elkin Patarroyo, recomendaron su proyecto educativo. Y en 2005, doce años más tarde, la ex Ministra de Educación, Cecilia María Vélez, extendió su innovadora metodología a otras instituciones públicas, iniciando con el Santa María del Río, conocido como el mejor colegio de Chía, Cundinamarca.

Hoy, se calcula que cerca de 25 mil estudiantes de 21 colegios se forman con su método, basado en la autonomía y educación personalizada que tiene como fin la calidad de vida de los estudiantes. También ha cruzado las fronteras, transformando instituciones educativas en España, Estados Unidos, México, Costa Rica, Ecuador y Chile.

Pero, ¿qué caracteriza al Colegio Fontán Capital para que haya alcanzado este prestigió en menos de tres décadas?

La clave y el secreto para Julio Fontán, director y fundador del colegio, ha sido la innovación. “Venimos trabajando como un centro de investigación y desarrollo para fortalecer un proyecto educativo que es exitoso y sólido”, dijo.

Colegio Fontán
Foto:

Colegio Fontán Capital

Fontán, quien también se desempeña como presidente de Learning One to One y director pedagógico de la Educación Relacional Fontán, considerada como una de las propuestas de innovación educativa más importantes del mundo, reconoce otros factores que hoy diferencian a su colegio de la educación tradicional.

“La autonomía, que les permite a los estudiantes avanzar a su ritmo, según sus particularidades y la opción que les facilita entrar o terminar en cualquier época del año, no como sucede en los calendarios tradicionales”, destacó.

Colegio Fontán
Foto:

Colegio Fontán Capital

Precisamente, la autonomía es el eje principal y transversal que cimienta su proyecto académico. “Nuestro objetivo es que los niños, niñas y adolescentes, a través de su proceso, cuenten con la capacidad de ponerse metas, planear, cumplir con lo que se comprometen, ser ordenados y aprender de sus errores”, explicó.

Los estudiantes de la institución tampoco se organizan por cursos, se ubican por niveles de autonomía y dependiendo de estos se determina el acompañamiento que tendrán durante su proceso.

Según Fontán, unos se demoran más que otros, pero “lo importante es que todos aprendan y desarrollen las habilidades que les facilitará enfrentar con éxito los problemas que se les presenten en su vida personal, profesional y laboral”, aseguró.

El directivo advierte que el sistema educativo tradicional impone que los estudiantes vayan al mismo ritmo y lo único que cambia es la calidad e intensidad con los que trabajan los temas. “En el Colegio Fontán Capital, al contrario, lo fundamental es que todos los estudiantes alcancen la excelencia a su ritmo y se impongan ellos mismos su propia exigencia”, indicó.

Colegio Fontán

Colegio Fontán Capital

Foto:

Con esta metodología se ha impactado a cerca de 800 graduados de esta institución, quienes, de manera particular, según sus capacidades y ritmos, han superado el currículo nacional, pero a través de un proceso completamente personalizado en el que adquieren competencias duras y blandas, como liderazgo, comunicación, socialización, ética e inteligencia emocional, no solo matemáticas, geografía o español.

¿Cómo definen el nivel de autonomía de los estudiantes?

Esta competencia responde a cuatro habilidades principales, en las que ellos demuestran su capacidad para planear un día, una semana o un mes.

Otras características para medir esta habilidad, es la facilidad que tienen los niños para construir estrategias con el fin de alcanzar sus metas, la cantidad de ayuda que necesitan parar cumplir los logros y las decisiones que toman durante este proceso.

Dependiendo del rango de desarrollo de estas habilidades, se estructuran los talleres por niveles de autonomía.

En la evaluación las notas son lo que menos importa.

El seguimiento a los estudiantes se hace por medio de analistas que los acompañan durante el proceso de aprendizaje hasta que alcancen la excelencia en cada uno de los temas. Dependiendo del nivel de autonomía, estos les ayudan a hacer su diagnóstico y plan personalizado en la materia, pero en otros casos solo lo revisan.

Igualmente están los tutores, quienes trabajan con el estudiante para desarrollar sus habilidades blandas, permitiéndole ser una mejor persona.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.