Educar para cambiar vidas

Educar para cambiar vidas

Enel-Codensa junto con el Sena, buscan capacitar a personas en el mantenimiento de redes eléctricas.

ENEL

.

Foto:
Por: CONTENIDO PATROCINADO 
29 de octubre 2019 , 06:33 p.m.

El sector eléctrico ha sido considerado como un entorno laboral masculinizado debido a las arduas labores, los riesgos y los desafíos en terreno que se afrontan día a día. Para muchos, es un sector en el que la mujer no tiene cabida y, para otros, la educación no es necesaria, bajo la convicción de que el conocimiento se adquiere empíricamente.

El sector ha evolucionado y con él se han ampliado las exigencias de formación, preparación y apertura a otro tipo de personal. El interés de contar con operarios calificados dentro de la operación y la transformación del papel de la mujer en la sociedad, han exigido que compañías como Enel-Codensa sientan que es hora de cambiar los estigmas sobre el género y la educación.

Hace cinco años, se despertó en la Compañía el interés por empezar a sembrar una semilla para cambiar las condiciones del personal técnico. En una alianza con el Sena, se creó una iniciativa social con el objetivo de capacitar y preparar, sin costo, a personas en un programa técnico de mantenimiento de redes eléctricas llamado 'Plan Semilla', con el cual, quienes se gradúan de él, pueden continuar aplicando su aprendizaje en las empresas del sector eléctrico, principalmente en Enel-Codensa.

Hoy, el programa sigue vigente y cada vez son más aquellos que se benefician. Año tras año, la cifra de graduados aumenta y, a hoy, ya se tienen 366 técnicos, de los cuales un 98 por ciento han hecho sus prácticas como técnicos en empresas contratistas de la Compañía, y el 62 por ciento sigue trabajando en ellas.

Cifras como las del Sistema Nacional de Información de la Educación Superior, Snies, brindan un panorama respecto al tema educativo, pues tan solo el 34% de los jóvenes de Colombia logran acceder a una institución de educación superior y los programas técnicos representan el 6% del total de estas matrículas, siendo las principales barreras de acceso el tema económico y la necesidad de trabajar para generar ingresos familiares.

“Estamos convencidos de que la educación es una herramienta que abre oportunidades y transforma vidas, familias y sociedades. Al apostarle a la educación técnica con el 'Plan Semilla', queremos ser facilitadores de progreso, empoderamiento y desarrollo de hombres y mujeres, de diferentes edades, en el sector eléctrico”, afirma Lucio Rubio, director general de Enel Colombia.

Sembrando la transformación
Al igual que el sector, el programa se ha ido transformando. Así se han desarrollado actividades de formación complementaria, realizada por los mismos empleados de Enel-Codensa, en temas como seguridad y salud en el trabajo, operaciones comerciales, arbolado, alumbrado público, redes subterráneas y habilidades blandas.
“Es muy gratificante ver cómo nuestros mismos trabajadores se animan a seguir educando a personas que hacen parte del 'Plan Semilla'. No solo se convierten en replicadores, también

alimentan el contenido del programa, a través de sus propias experiencias y se convierten, sin duda, en factores de inspiración y modelos a seguir”, indica Rubio.
'Plan Semilla' se ha convertido en una red, y podría decirse que es una comunidad. Los beneficiados son seleccionados a través de la Fundación Enel, pero hay casos en los que empleados de Enel refieren a personas que se quieren sumar al programa, e incluso quienes están estudiando, empiezan a atraer otros talentos e inspirarlos a través de su experiencia. Así mismo, quienes han finalizado el nivel tecnólogo en temas afines al sector eléctrico, tienen la oportunidad de seguir preparándose como técnicos e incluso como profesionales.

“Estoy convencido de que la educación cambia vidas, por eso hace cuatro años decidí hacer parte de 'Plan Semilla'. Soy un hombre de 56 años con cuatro hijos profesionales, quienes me han apoyado desde el primer momento. Para mí, lo más importante no es la edad o la falta de oportunidades, es la actitud, la determinación y la disciplina con la que se afronten los proyectos”, recalca Ricardo Ruíz, quien contaba con conocimiento empírico y actualmente es técnico eléctrico en una de las compañías contratistas de Enel-Codensa.
Para fortalecer el programa, se han construido tres centros de entrenamiento, que han permitido enseñar- a través de la práctica y bajo las normas de seguridad-maniobras y actividades que se desarrollan en un ambiente real de trabajo, como apertura de transformadores, cambio de crucetas, ascensos y descensos de postes, red de media tensión y operación de equipo, entre otras. A la fecha, más de 15 grupos de formación técnica en construcción y mantenimiento de redes áreas se han abierto en Chía, Sibaté, Villeta y Bogotá.

Primera cuadrilla de mujeres del país
“Supe del 'Plan Semilla' de Enel-Codensa porque un amigo ingeniero que trabaja en la compañía me comentó de su existencia y me motivó a estudiar para que pudiera tener un trabajo formal, con todas las prestaciones sociales y que mejorara mi calidad de vida. Cuando empecé a estudiar, pensaba que cuando comenzara a trabajar me iban a poner en labores de oficina por ser mujer, pero realmente me gustaba el trabajo en terreno: subirme a postes, manejar redes y realizar el trabajo técnico. Enel-Codensa me ha permitido ser parte de la primera cuadrilla de mujeres de alumbrado público de Bogotá”, dice Verónica Corredor, beneficiaria del programa.
Aunque en inicio, el 'Plan Semilla' buscaba ser una oportunidad para que las personas interesadas tuvieran educación formal en el mantenimiento de redes eléctricas, también se ha convertido en una herramienta disruptiva en cuanto a las barreras de género.

En sus inicios solo el 1% de los participantes que se inscribían eran mujeres y actualmente lo hace un 38%. Sin duda, el programa se ha transformado con la llegada de ellas, permitiendo que tengan visibilidad en un sector masculinizado; que sean agentes de transformación social, al convertirse en referentes e inspiración para otras mujeres, así como multiplicadoras del programa. A la fecha, 70 hacen parte de la operación de Enel-Codensa.
“Me encanta este trabajo porque me permite mostrarme como una mujer diferente, que se arriesga y es capaz de hacer los mismos trabajos que un hombre en el sector eléctrico. Esta labor me ha permitido motivar a otras mujeres que rompan los esquemas y hagan lo que les gusta, así

socialmente no sea común. Me gusta ser parte del cambio”, afirma Jacqueline Vaquero, técnico eléctrico en líneas desenergizadas.
Así pues, el 'Plan Semilla' es una pequeña muestra de que la educación es un factor que abre oportunidades, transforma vidas, desarrolla habilidades técnicas y blandas y, sin lugar a dudas, despierta el pensamiento crítico y la creatividad. Esta apuesta educativa de Enel-Codensa ha permitido, y permitirá formar nuevos talentos, atrayéndolos a un sector que cada vez se vuelve más incluyente y competitivo.

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.