Corazones de coral para la bahía

Corazones de coral para la bahía

El proyecto ha permitido que más de 150 especies alimenten la biodiversidad submarina de Santa Marta

.

Los arrecifes artificiales se han implementado en al menos 83 países con positivos resultados en la restauración ecológica, la pesca artesanal y la productividad marina.

Foto:

Oscar Delgadillo-G; MoAm S.A.S.

Por: ARTICULO PATROCINADO
24 de octubre 2018 , 12:12 p.m.

Doce arrecifes artificiales, hechos con tubería en desuso de Ecopetrol, sembrados hace cinco años por la petrolera en la bahía Pozos Colorados de Santa Marta, le dieron vida a un área afectada por procesos acelerados de deterioro socio ambiental.

Los primeros visitantes fueron los cangrejos reales. Airosos surcaron las profundas aguas de la bahía en busca del mejor lugar para esconderse y cazar pequeños peces y plancton. Luego llegaron los emblemáticos mero guasa, que también querían algo más que un refugio momentáneo. Dos cosas los hacía únicos en la zona, ser especies en vía de extinción y ser los preferidos de los pescadores, que saben lo que representa en dinero, su tamaño y el sabor de su carne.

Con el paso de los días, sin embargo, a estas dos especies se les unieron 151 más, de las cuales 53 eran invertebrados móviles (camarones, pulpos, langostas, cangrejos, caracoles, erizos) y alrededor de 110 invertebrados sésiles (esponjas, corales, briozoos, ascidias) y epifauna también (organismos de menos de un centímetro como gusanos, camarones, hidroides, ostras, foraminíferos, entre otros). Pero, ¿cuál era la razón de este afloramiento repentino de la biodiversidad submarina en Los Pozos Colorados en Santa Marta? La respuesta estaba en los arrecifes. Pero no en aquellas estructuras subacuáticas hechas de carbonato de calcio secretado por corales que muchos conocen, o por lo menos han oído mentar o visto en fotos, sino en 12 arrecifes artificiales hechos con tubos obsoletos de transporte de crudo que Ecopetrol sumergió en la bahía, para que con el tiempo se convirtieran en el hogar de cientos de especies marinas.

Sí. 800 metros de tubos de acero en desuso, de 45 centímetros de diámetro que habrían podido terminar como chatarra en algún rincón de la tierra, pasaron por un proceso de limpieza y se convirtieron, de la noche a la mañana, en diseños cúbicos con dimensiones de 4.5 x 4.5m, que fueron arrojados a la bahía en el 2010, en el área marina concesionada al proyecto, avalados por Invemar, Monitoreos Ambientales, las autoridades de la zona, con el apoyo logístico de Drummond Ltda.

Lo raro, novedoso, extraño y llamativo a la vez, es que, en poco tiempo, estos tubos negreados por el petróleo, tuvieron el extraordinario poder de seducir y albergar a un centenar de especies, 10 de ellas en amenaza de extinción como el caso dela langosta espinosa, el róbalo o el pargo palmero, todos ellos con peculiaridades distintas, con lo que se puso en evidencia que estas estructuras no solo hacían parte de una tecnología novedosa que permitía recuperar la vida marina de la bahía, sino que además, traía consigo el fomento de la pesca legal, alternativas laborales sostenibles y por ahí derecho, el fortalecimiento del ecoturismo en un área con un alto impacto negativo por procesos acelerados de deterioro socioambiental.

.
Foto:

Oscar Delgadillo-G; MoAm S.A.S.

Tubos vivos

El proyecto de los arrecifes artificiales comenzó en Santa Marta en el año 2010 y, sin duda, se convirtió en una apuesta a largo plazo que ha pasado por tres etapas y que al final le habrá entregado a los ecosistemas del caribe colombiano 112 arrecifes (12 en Santa Marta y 100 en el Golfo de Morrosquillo, donde van sembrados 57). Lo mejor, incluso, es que se trata de una patente abierta, lo que hace que cualquier persona, entidad o institución en el planeta, que quiera aportarle a esta innovación, lo puede hacer.

La instalación de las seis primeras estructuras, entre el 2010 y 2013, hacen parte de la primera fase del proyecto de Ecopetrol. Se ejecutó en convenio con la Universidad del Magdalena y la asesoría científica y técnica de Monitoreos Ambientales MoAm, compañía también comprometida con el Medio Ambiente.

Lo interesante de esta etapa es que mientras se tramitaban los permisos y licencias para la instalación de las primeras seis estructuras, así como la evaluación ecológica y pesquera previa de las condiciones ambientales de los sitios propuestos para el fondeo, se llevaron a cabo una serie de capacitaciones a las comunidades por parte del Sena, la Universidad del Magdalena, el MoAm y el Incoder. Se aprovechó para aprovisionar a los pescadores de dos botes con motores fuera de borda e insumos para mejorar la actividad pesquera de estos habitantes.
Entre el 2012 y el 2015 se instalaron seis estructuras más de diseño piramidal en convenio con la Fundación Sociedad Portuaria de Santa Marta y el MoAm, luego de actualizarse los permisos para tal fin. En estos años se continuó con la educación ambiental.

La tercera etapa del año 2015 sirvió para hacer una evaluación que evidenció el éxito de los arrecifes artificiales. También se instalaron las boyas de señalización del área destinada a los arrecifes, se reforzó la capacitación y se aprovechó el momento para hacer partícipe a la comunidad de las actividades de evaluación de las estructuras.

La cuarta etapa trae consigo un nuevo proceso de fortalecimiento de cuatro comunidades de pescadores artesanales con la entrega de equipos e insumos para su actividad económica, y procesos formativos en medio ambiente, servicio al cliente, y manejo de residuos, con el propósito de lograr la explotación turística de las estructuras para el beneficio económico de estos grupos asociados al proyecto.

Sin duda, este es un proceso exitoso que tiene componentes interesantes en lo social, en la conservación marina y la educación ambiental. No en balde, esta apuesta le ha valido a Ecopetrol y a sus asociados reconocimiento en Concimar Perú 2010; Regional Network for Applied Research Fulbright NEXUS 2013, Monoboyas Chile 2013 y El Meridiano 2013.

.

.

Foto:

Pescando sueños

Hace 20 años, cuando a Lith Aurora Elis Paternina, los pescadores de los comités de Pozos Colorados le dijeron que las mujeres no estaban para comités, ni para tirar atarraya o halar chinchorro, ella alcanzó a pensar que era cierto. No conocía el mar, no sabía pescar ni preparar un pargo. Había llegado a la bahía desplazada de su Montería del alma con sus padres y sus cinco hermanos. Poco tiempo después, sin embargo, terminó dándoles a los pescadores algo más que un ejemplo: trabajo. Lith aprendió el oficio, se casó con un pescador y echó a andar Adimujer, la Asociación para el Desarrollo Integral de la Mujer. Hoy con 53 años, tres hijos y cinco nietos, sigue al frente de la organización.

Cuando Ecopetrol llegó en el 2009 con los arrecifes artificiales, ella esperó con sus 21 compañeras y cuatro hombres de la Asociación, el momento de unirse al proyecto. Lo hicieron en el 2012 cuando se necesitaron mujeres que pegaran tubos, hicieran colectores, canastas, jaulas artesanales, cuando se necesitó organizar el criadero de langostas y otras especies. “Nosotras aprovechamos cuanta capacitación de riesgo, liderazgo, emprendimiento y transformación de alimentos dio Ecopetrol para crecer y empoderarnos del tema” dice. Y asegura que lo mejor que le pudo pasar a la Bahía fueron los arrecifes, porque no solo volvieron los cojinovas, jureles, picúas, ojos gordos, sierras, medregales y pargos, sino la esperanza de dejarles una herencia vital a las nuevas generaciones de pescadores.

Hoy además, con su unidad productiva, innova en la producción de chorizos, butifarras, hamburguesas y antipasto de carne de pescado, generan empleo y cuidan el ‘hospedaje de lujo’ (así llama a los arrecifes artificiales) de las especies en vía de extinción.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.