Atención sanitaria no debe depender de la nacionalidad o de migración

Atención sanitaria no debe depender de la nacionalidad o de migración

La academia analiza la situación de los venezolanos en Colombia en medio de la pandemia.

1
Foto:
Por: CONTENIDO PATROCINADO
29 de julio 2020 , 07:48 a.m.

Un porcentaje significativo de ciudadanos venezolanos que vive en el país se enfrenta a complejas situaciones que los convierte en una de las poblaciones más vulnerables frente a la coyuntura generada por la COVID-19 y a las medidas de aislamiento decretadas para mitigar su impacto.

De acuerdo con Angélica Rodríguez Rodríguez, profesora del departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales y directora de la Maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad del Norte, esto deriva, por ejemplo, en que su subsistencia dependa del trabajo informal, que su situación de alojamiento sea precaria, además de que muchos de ellos no tienen un estatus migratorio regular y/o no están registrados en el sistema de salud.

“Por lo anterior, los obstáculos que se pueden presentar para el acceso a la atención sanitaria, la imposibilidad de aislarse y guardar cuarentena porque de lo que se consigue día a día depende su sustento, el aumento del hacinamiento en las viviendas e incluso la pérdida de lugar del alojamiento, incrementan los factores de riesgo de contagio”, resalta Rodríguez.

Sumado a esto, y según la Encuesta Invamer Gallup-Poll, en el marco de la pandemia la percepción de los colombianos sobre los migrantes venezolanos ha desmejorado, al tiempo que se ha incrementado la xenofobia, “porque se afianza el imaginario incorrecto de que son competidores en el mercado laboral, en acceso a la salud y a cupos educativos, entre otros”, asegura la docente.

Así mismo, agrega, las medidas para este grupo poblacional particular todavía no son completamente claras y distan de ser suficientes. “Hay un esfuerzo por reflexionar sobre los canales de atención pero todavía la tarea está pendiente. Merece la pena señalar que todas las personas, sin distinción de su nacionalidad o situación migratoria, cuando presentan síntomas asociados a la COVID-19 deben recibir atención sanitaria”, recalca Rodríguez.

Por otra parte, entidades nacionales y de cooperación internacional están debatiendo sobre la manera más idónea de prestar asistencia humanitaria, en un marco donde no se pueden permitir aglomeraciones en sitios como albergues y comedores.

“Hay algunas iniciativas de ONG´s que incluyen transferencias monetarias, pero esto todavía está en una etapa inicial y presenta grandes dificultades a la hora de la materialización porque muchas veces los migrantes no cuentan con un sitio fijo de alojamiento que permita ubicarlos, y porque el proceso es individual y se estudia caso por caso, lo que genera demoras y limita el alcance”, indica la docente.

2
Foto:

Tareas pendientes

Si bien en Colombia se adelantan acciones de ayuda humanitaria para los venezolanos residentes en el país, aún hay asuntos por atender. A corto plazo, señala la directora de la Maestría en Relaciones Internacionales de Uninorte, se puede destacar el acondicionamiento de albergues para el aislamiento preventivo y la permanencia de contagiados que no requieran hospitalización, para los migrantes que no tengan vivienda o estén en situación de irregularidad.

“Igualmente, por el alto número de migrantes que trabajan en la informalidad, se deben pensar estrategias que les permitan suplir las necesidades básicas”, dice Rodríguez y adiciona que frente a la xenofobia, “resulta urgente comenzar a trabajar seriamente en la sensibilización de la sociedad sobre el drama que viven los migrantes venezolanos y desmontar los falsos mitos que los acompañan como: “es una invasión”, “vinieron a robar”, “nos quitan el trabajo”.

De otro lado, estrategias de largo plazo incluyen peticiones de la ONG’s venezolanas sobre la simplificación de trámites de convalidación de títulos profesionales, lo que facilitaría la inserción laboral; identificación a largo plazo, puesto que elementos como el PEP están pensados para un escenario migratorio transitorio, y está demostrado que es un fenómeno de larga perdurabilidad; y descentralización y flexibilización de atención, para que desde los municipios se preste una atención más precisa en salud, educación y empleo.

Recomendaciones

Este fenómeno se está investigando con rigurosidad desde la academia; fruto de ese análisis hay conclusiones que pueden resultar valiosas como insumo para la generación de iniciativas de atención y de política pública. Las sugerencias que hace la profesora Rodríguez giran sobre cinco ejes:

Primero, aunque en medio de la pandemia al menos 80.000 migrantes han regresado a Venezuela, el flujo migratorio hacia Colombia seguirá aumentando y presenta una tendencia de larga duración. Esto implica un arduo trabajo para ampliar las opciones de acceso laboral y a servicios básicos, priorizando la atención en salud.
De igual manera, se requiere una comprensión de los migrantes como grupo heterogéneo con diferentes grados de vulnerabilidad, pero también potencialidades y capacidades diferenciadas. Por lo que la atención en la coyuntura actual también debe ser diferenciada.

Segundo, debe señalarse que las condiciones de los migrantes cambian rápidamente, por ejemplo, en términos de empleo, salud, bienestar. Sin duda, avanzar en la regularización aunque no es garantía, resulta fundamental para facilitar los procesos de atención e integración, más en el escenario actual.

Tercero, llamar la atención sobre la situación de la frontera. Exceptuando a Bogotá, la mayoría de los migrantes venezolanos en Colombia se ubican en territorios fronterizos, al menos inicialmente, y son justo estas zonas las que históricamente han adolecido de servicios, medidas de atención y caracterizado por altos niveles de precariedad institucional. La Organización Panamericana de la Salud pide poner atención especial aquí porque es preocupante el aumento de los casos de contagio.
Cuarto, se destaca el reto de la articulación entre las iniciativas de atención local, nacional e internacional con el fin de maximizar los recursos, que son bastante escasos, y así, aumentar el impacto positivo sobre el mayor número posible de beneficiarios.

Finalmente, resulta importante reiterar la necesidad de avanzar en propuestas de sensibilización de la población con miras a evitar cualquier tipo de discriminación o expresión de xenofobia, aún más teniendo en cuenta el reciente aumento en la percepción negativa de los migrantes venezolanos en el marco de la pandemia.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.