¡Por favor, sexo honesto!

¡Por favor, sexo honesto!

Esa idea de ‘fingir’ para no hacer sentir mal al otro es cavernícola.

Las dudas de siempre

Las dudas de siempre.

Foto:

Depositphotos

Por: Mr. Darcy
30 de mayo 2019 , 11:44 a.m.

Poner a hombres y mujeres en la misma línea sexual no es tan sencillo como meterlos en la misma cama. Para empezar, por mero proceso evolutivo, la naturaleza quiso que la libido femenina fuera más intensa por la noche y la masculina en la mañana, para así darle mayor oportunidad a la raza humana de sobrevivir.

De esta manera, si cada uno tiene interés a distintas horas del día, se duplican las posibilidades de procrear. El tiempo de llegada a la meta del orgasmo tampoco es el mismo; los hombres estamos en humor instantáneo mientras que las mujeres necesitan preliminares absolutos.

Una de las razones es que sus zonas erógenas, en parte, son interiores y las nuestras, exteriores. ¡Simple anatomía! Toda esta carrera de obstáculos… y apenas vamos empezando.

Si la construcción de nuestros cuerpos ya complica el hecho de vivir un encuentro fuera de este mundo, no podemos dejar de lado un elemento importantísimo a favor de nuestro placer, y que la evolución misma nos ha dado en el último milenio: la capacidad de comunicarnos.

Partamos de la idea de que ellos y ellas tienen anatomías diferentes, que todos manifestamos preferencias distintas (innatas o desarrolladas) y que no podemos suponer que el compañero sabrá tus gustos específicos por arte de magia, sin que importe cuánto amor o atracción haya de por medio.

Si esas son las bases del juego para ganar, la única regla es hablar. Hay que decir lo que te gusta y lo que no, tal como harías en un restaurante. Quiero la ensalada, pero… ¿puedes quitar las nueces? Prefiero ponerle cubitos de queso. Más claro, imposible, porque, si hay algo que un hombre disfruta es poder complacer a su pareja.

Esa idea de ‘fingir’ para no hacer sentir mal al otro, o no decir lo que te gusta por pena, solo se vive en relaciones poco saludables. Hablar de tu pasado sexual (en su debido momento, claro, no cuando estás en medio del acto) es admisible; desinhibirte de la manera como más te guste también. Si encuentras a un compañero que acepte tus gustos y los satisfaga, ¡bingo! Vas a querer pedir el menú entero.

No se trata de ‘Marte’ vs. ‘Venus’ hablando. Nuestros gustos pueden encontrarse a medio camino, aun a planetas de distancia.

El objetivo de esta columna es, justamente, terminar con la idea de que a los hombres nos gustan x y z, porque no siempre será verdad; cada cabeza es un universo sexual, y no hay ‘10 reglas para complacer a un hombre’ ni ‘5 cosas que quieren oír’. Nuestra sexualidad no es una producción en serie, sino un planeta por descubrir, al que llegas cual aventurera en misión, dispuesta a explorar, a vencer a los monstruos y a disfrutar del camino desde el principio hasta el final feliz. ¡Prepárate para el viaje!

Podría decirte que a los hombres no nos gusta que le pongan nombre a nuestro pene, que nos encanta el lenguaje sucio o que preferimos cierto color de lencería, pero ¿y si tu otra mitad amara lo contrario? No quiero cargar con relaciones rotas encima.

Mi consejo para conquistar en la cama de un hombre, pero que aplica también a todas las personas en general, es: pide lo que quieres y, si estás cómoda, da lo que te pidan. Punto. No hay más misterios por resolver. Hablando se entiende la gente. No quiere decir que no habrá sorpresas o que no se puede dar placer siguiendo tu intuición. Pasa, pero el azar no es infalible.

A fin de cuentas, aunque ellos sean de Marte y ellas, de Venus, ¡hablamos la misma lengua! Con razón somos tantos millones sobre la Tierra.


MR. DARCY

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.