Pandemia desnudó la pobreza oculta en ‘barrios ricos’ de Bucaramanga

Pandemia desnudó la pobreza oculta en ‘barrios ricos’ de Bucaramanga

Cerca de 300 familias de estratos 4, 5 y 6 reciben mercados y ayudas ante pérdida de empleos.

Ricos reciben ayudas

Cerca de 300 familias de estratos 4, 5 y 6 reciben ayudas.

Foto:

Suministrada

Por: Félix Leonardo Quintero
09 de junio 2020 , 12:04 a. m.

La crisis económica que ha generado en el país y el mundo la pandemia del coronavirus afecta a todos los estratos.

Aunque la frase puede ser de un economista especializado o, incluso, de un sociólogo, corresponde a los empleados del Instituto Municipal de Empleo y Fomento Empresarial de Bucaramanga (Imebu) que se llevaron la sorpresa de sus vidas cuando descubrieron la crítica situación que viven cerca de 300 familias en una de las comunas más reconocidas de la ciudad.

Cuando a los funcionarios les indicaron en la Alcaldía que a ellos les correspondía caracterizar la comuna 12, conformada por 12 barrios de estratos 4, 5 y 6, todos pensaron que allí iban a conseguir apoyo económico y mercados para familias afectadas en otros sectores de la ciudad.

(Le recomendamos nuestro Mídase a ver: ¿Sabe cómo está su oído para el inglés? Pruébese con este test)

"En la Alcaldía nos distribuyeron a todas las dependencias las comunas, nos tocó la 12 y cuando llegamos allá íbamos con la intención de que ayudaran a otros barrios(…) Empezamos el ejercicio con los ediles y comunales que nos empezaron a contar que había familias que no tenían qué comer", dijo la directora del Imebu, Isabel Cristina Rincón, quien ha coordinado en tres oportunidades la entrega de mercados en la zona.

En los barrios Cabecera del Llano, Sotomayor, Antiguo Campestre, Bolarquí, Mercedes, puerta del Sol, Conucos, El Jardín, Pan de Azúcar, Los Cedros, Terrazas y La Floresta, que conforman la comuna 12, se encuentran lujosos apartamentos y grandes casas donde, para muchos, abunda la prosperidad pero la situación es diferente.

A pesar de que Bucaramanga es la tercera ciudad con menos desempleo en el país (11,8 %) según el Dane, decenas de familias de estos sectores han perdido sus empleos, cerrado sus negocios y despedido a sus colaboradores.

Ricos reciben ayudas

En estos barrios de la comuna 12 hay 12 barrios estrato 4, 5 y 6 con casas lujosas.

Foto:

Suministrada

"A las personas con mayores afectaciones les da pena hacer pública su situación y por eso en la mayoría de los casos ni sus vecinos saben por la que están pasando", dijo un dirigente comunal de la zona, en un hecho que confirmó esta redacción pues varias de las personas con mayores afectaciones, abordadas por este medio, se abstuvieron de narrar su situación.

Blanca Ramírez*, madre de un estudiante universitario de 20 años, trabajaba con un vehículo haciendo carreras a través del aplicativo Uber y ahora no sabe cómo hará para pagar los dos meses de arriendo que debe y la factura del internet que requiere su hijo para estudiar.

"Uno trata de sobrevivir con lo que le regalan, pero estoy muy preocupada porque no estoy produciendo nada. Conozco a dueños de casas y apartamentos en una situación que, como yo, han recibido las ayuda del Imebu. Se que la Asociación San Vicente de Paul también está ayudando pero no los he buscado porque varios de sus integrantes me conocen y me da pena", agregó la mujer.

(Le puede interesar: Temor a medirse la ropa espanta a compradores de tiendas)

A las personas con mayores afectaciones les da pena hacer pública su situación y, por eso, en la mayoría de los casos, ni sus vecinos saben por la que están pasando

Arriendan habitaciones

Yolanda Cala, integrante de la Asociación San Vicente de Paul y de la Comunidad del Espíritu Santo, y quien vive en la zona, indicó que en los recorridos que ha realizado con el Imebu constató el mal momento que viven algunas familias. "Para mi fue una gran sorpresa y no tenía ni idea que algunas familias han arrendado habitaciones en sus casas. Tenemos adultos mayores que viven solos y necesitan ayuda”, añadió.

En una de esas viviendas está María García*, quien hasta marzo trabajaba en una próspera fábrica de zapatos que cerraron por la crisis. Su esposo también está desempleado y, por ahora, vive de lo que sus vecinos y grupos parroquiales le obsequian. "He tenido días muy difíciles, de mucho llanto, pero me fortalecen las ayudas", señaló la mujer.

Josefina Torres, presidente de la Junta de Acción Comunal de Pan de Azúcar, también se declaró sorprendida con lo que está sucediendo en su comunidad. Mencionó que son diversas las historias de familias que tenían locales comerciales de ropa, calzado, artesanías y comida que debieron despedir a sus empleados y cerrar sus negocios, coincidiendo con la primera medición del Dane, en tiempo de la pandemia, en el que la entidad afirma que los sectores que más impulsaron el desempleo fueron entretenimiento, manufactura y comercio.

"Quedamos aterrados porque no sabíamos cómo era la situación. En los recorridos muchos nos dicen que les daba pena aceptar que necesitaban un mercado. Para nosotros si fue muy duro e impactante ver lo que está pasando. Es difícil de creer", dijo Torres.

(Lea también: México, cuarto país de Latinoamérica en superar los 100.000 contagios)

Para paliar el drama que viven en la zona y otros sectores de la ciudad, la Alcaldía ha conseguido con Balcoldex y microfinancieras recursos con bajas tasas de interés y ofrece programas para reactivación en temas estratégicos. También, crearon la campaña ‘Ponte la 12’, en la cual empresas y empleados del Imebu han aportado recursos para ayudar a los afectados.

"Vamos a tener que convivir con el virus por largo tiempo, nuestra función está hacia la reactivación económica”, indicó Isabel Rincón, del Imebu.

Sobre las personas que prefieren no exteriorizar su situación, conocida como pobreza oculta o 'familias vergonzantes', Gonzalo Ordoñez, psicólogo, sociólogo, profesor de la UIS y analista del programa 'Bucaramanga Cómo Vamos', concluyó que algunos prefieren no hacer públicas sus crisis "por una identidad frágil que no es construida por si mismos. Eso se arreglaría con un debate sobre dónde estás las fuerzas para resistir a las tragedias y sobrepasar las crisis. Si eso se hace visible la gente deja de ser tan frágil"

Mientras algunas familias han cambiado a sus hijos de colegios para reducir el pago de pensiones, otras deben entre uno y dos meses de seguridad social sin tener acceder al servicio subsidiado porque por vivir en la comuna 12 no los registran en el Sisben.

FÉLIX LEONARDO QUINTERO
EL TIEMPO/ADN
BUCARAMANGA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.