Los cabos sueltos que hicieron ‘caer’ a Juan Valderrama

Los cabos sueltos que hicieron ‘caer’ a Juan Valderrama

Tras ser capturado, Valderrama aceptó su culpabilidad en el feminicidio de Ilse Amory Ojeda.

Juan Valderrama en prisión

Juan Valderrama en prisión

Foto:

Policía

Por: María Alejandra Rodríguez
09 de mayo 2020 , 10:30 p.m.

El 26 de abril del 2019, la Policía Metropolitana de Bucaramanga llegó hasta la vereda Portachuelo, del municipio de Rionegro (Santander), donde encontraron 45 restos óseos calcinados de la exsargento chilena Ilse Amory Ojeda, quien llevaba casi un mes desaparecida, tras llegar a Colombia el 5 de marzo de ese mismo año.

Ese viernes, los uniformados comenzaron a esclarecer un crimen que parecía que iba a quedar impune, pues el culpable de este feminicidio, Juan Guillermo Valderrama, se mostraba como el exnovio que buscaba a Ilse Ojeda.

Valderrama declaró ante la Fiscalía que la última vez que la vio fue el 29 de marzo en una tienda del sector de la Puerta del Sol de Bucaramanga, donde discutieron porque Ilse le habría descubierto una infidelidad.

A las autoridades les dio versiones diferentes de este día, y esto les daba más motivos a los investigadores para creer que él sabía más de lo que estaba contando.

Aunque no escatimaron esfuerzos para buscar a Ilse Ojeda, las autoridades no tenían ninguna pista concreta sobre el posible paradero de la ciudadana chilena.

juan valderrama

Juan Valderrama durante la audiencia de este miércoles 6 de mayo.

Foto:

Suministrada

Sin embargo, una llamada de un hombre que aseguró que Valderrama lo contrató el 31 de marzo para quemar una supuesta vaca, le dio ‘luz’ a la investigación.

Este hombre estaba sentado en la salida que conduce de Bucaramanga a Rionegro ese domingo, cuando Valderrama, quien conducía un carro marca Mazda de color gris, le ofreció 200 mil pesos por ayudarle a quemar una vaca que se había rodado en la finca.

Le puede interesar: Con una sonrisa en su rostro, Valderrama aceptó condena por crimen

Esto no fue extraño para este hombre, quien motivado por el dinero efectuó el trabajo, pero tres semanas después, al ver a Juan Valderrama en los diferentes medios de comunicación anunciando que buscaba a su exnovia desaparecida, sospechó que no se trataba de una vaca y dio anuncio a las autoridades.

Este testigo fue el cabo suelto que ‘tumbó’ la coartada de Juan Valderrama.

Una vez los investigadores encontraron el cuerpo, en tiempo récord revisaron las cámaras de seguridad del peaje que está a la entrada del municipio de Rionegro y efectivamente, estas imágenes ubicaban a Valderrama en este lugar el 31 de marzo.

A las 11:36 a. m. Valderrama quedó grabado en las cámaras sentido Bucaramanga- Rionegro, casi una hora después, a las 12:40 de la tarde, Juan regresó hacía Bucaramanga.

Ese mismo día, a las a las 14:10 volvió a Rionegro desde Bucaramanga y a las 15:08 se devolvió desde Rionegro a Bucaramanga.

Estos fotogramas de las cámaras de seguridad fue lo que hizo que la versión del testigo clave tomara fuerza y credibilidad.

(Le recomendamos leer: Repudio porque abogada de Valderrama tachó crimen como pelea de pareja)

Juan Valderrama

Juan Valderrame durante una videollamada con su abogada, Flor Alba Cely.

Foto:

Cortesía: Flor Alba Cely

Una fotografía que alcanzó a tomar Ilse en el carro de Juan Valderrama hacía las 12:01 de este 31 de marzo, es la pieza clave que llevó a las autoridades a determinar que Ilse Amory Ojeda estaba con vida y en el vehículo con Juan cuando pasaron la primera vez por ese peaje.

En esta foto, aparece el zapato marca Cardinale que usaba Ilse con frecuencia y que fue encontrado junto a los restos óseos y se puede evidenciar que estaba en la parte trasera del vehículo de Juan Guillermo Valderrama.

Pero no solo estos ‘cabos sueltos’ hicieron caer a Valderrama. Desde el comienzo de la historia, la actitud de Valderrama mientras Ilse estaba desaparecida hizo que los investigadores le pusieran el ‘ojo encima’.

Ese 31 de marzo del 2019, este hombre se fue de rumba y días después alquiló una vivienda en un barrio estrato alto de Bucaramanga, al parecer con dinero de la pensión que Ilse había traído desde Chile.

Además, Valderrama reportó la desaparición 12 días después del día que dijo que la había visto por última vez.

(Amplíe la información aquí: Confeso asesino de chilena Ilse Ojeda estaría preso hasta los 65 años)

Un año después de este hallazgo, Juan Valderrama aceptó su culpabilidad por los delitos de feminicidio y desaparición forzada de Ilse Amory Ojeda. 

El próximo 2 de julio será sentenciado a 36 años, seis meses y 20 días de prisión.


MARÍA ALEJANDRA RODRÍGUEZ
Corresponsal EL TIEMPO
BUCARAMANGA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.