Aula Virtual UNAB: soluciones en tiempos de pandemia

Aula Virtual UNAB: soluciones en tiempos de pandemia

Expertos desarrollaron plataforma que simula las aulas en donde se imparten las clases presenciales.

Estudiantes universitarios

A esta estrategia se le suman los más de 20 años que la Unab tiene de experiencia en la educación virtual, reconocida como pionera en Colombia.

Foto:

Jhon Jairo Bonilla / Archivo EL TIEMPO

Por: Bucaramanga
13 de mayo 2020 , 10:21 a.m.

Innovación y experiencia. Esos dos factores fueron, en esencia, los ingredientes que permitieron ‘cocinar’ una poderosa solución tecnológica que hoy está servida en el menú de opciones que la comunidad académica de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab) tiene a su disposición para garantizar la continuidad del semestre académico así como la calidad del proceso formativo.

“Podría decirse que, desde la conceptualización hasta la creación y puesta a punto de la herramienta, transcurrieron apenas cinco días. Sin duda, un tiempo récord”, ha dicho Javier Ricardo Vásquez Herrera, vicerrector Administrativo y Financiero, gestor de la iniciativa. “Consiste en la migración de las clases presenciales a escenarios de encuentro simulados por computador, organizados para facilitar su acceso exactamente como existen en la realidad tangible (salones de clase alojados en bloques y edificios) a los que los profesores con sus estudiantes se encuentran, respetando estrictamente los horarios de clase preestablecidos”, explica.

El resultado fueron 292 aulas virtuales recreadas en la estrategia de campus virtual “para darle soporte a las clases presenciales como ‘gemelos digitales’ del campus físico”, ha descrito Silvio Rafael Cuello de Ávila, director de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) de la Universidad. El ciento por ciento de las aulas tienen capacidad de grabación ilimitada, entre una de las principales ventajas del campus virtual, además de que quien ingresa no lo puede hacer como un anónimo, sino por medio de su correo institucional, lo que agrega condiciones de seguridad a la plataforma.

(Lea también: Universidades se adaptan a un modelo virtual)

La respuesta, tanto de estudiantes como profesores, además de la incertidumbre que puede generar el enfrentarse al uso de una herramienta tecnológica desconocida, ha sido positiva. Según cifras suministradas por el área de TIC, en la primera semana de actividades académicas en modo remoto, el porcentaje de participación pasó del 78 % al 90 %, en apenas cinco días, y la segunda semana este indicador se elevó hasta un 95 %, lo que refleja la acogida que ha tenido esta solución para toda la comunidad académica. Son, en cifras, alrededor de 12 mil interacciones diarias que se presentan entre las 6:00 a.m. y 9:00 p.m., lapso en el cual transcurren las clases programadas para seis facultades que congregan alrededor de 30 programas de pregrado y 70 de posgrado, los cuales se imparten habitualmente en modalidad presencial.

Los elementos diferenciadores

El uso de la suite de Google que, entre otras bondades, es intuitiva, elimina la gestión de las sesiones por parte del docente, lo que simplifica su trabajo, ingresar de forma similar a como se hace en la modalidad presencial, poder grabar las clases, que quedan alojadas en la nube, para facilitarlas posteriormente a quienes tuvieron dificultades técnicas a la hora de conectarse, además de su robustez, fueron los factores que el equipo tecnológico evaluó para inclinarse por esta solución.

“Las garantías que ofrece esta alternativa son orden, organización mental, naturalidad (facilidad de acceso) y disciplina. Esta última es de sustancial importancia por el eventual choque que genera el cambio mismo y que puede conducir a rutinas y hábitos improductivos e ineficaces”, explica el vicerrector Administrativo. Y a ello agrega, “otras universidades han implementado igualmente los espacios virtuales para sus clases pero han cometido el error de dejar la programación de la sesión al profesor o coordinador del programa quienes deben generar los denominados ‘links’ de acceso que en una buena variedad de casos no funcionan, se desactualizan, se duplican y hasta triplican, o en el peor de los casos, no es puesto en conocimiento oportuna y eficientemente a los estudiantes, dando por resultado la inasistencia y las consecuencias negativas derivadas de esta”.

(Lea también: Universidades preparan el regreso a clases con dudas financieras)

A esta estrategia se le suman los más de 20 años que la UNAB tiene de experiencia en la educación virtual, siendo una de las IES del país reconocida por el MEN como pionera en Colombia en trabajar esta modalidad. “Nuestra Universidad ha podido enfrentar de manera satisfactoria esta transición tan rápida a la que nos vimos obligados a reaccionar, en cuestión de muy pocos días, migrar hacia las clases remotas que venimos desarrollando, y el panorama general de asistencia ha sido bastante bueno”, ha dicho el rector de la UNAB, Juan Camilo Montoya Bozzi, en un mensaje grabado en video para toda la comunidad académica y que circula por redes sociales.

“La estrategia la construimos entre todos, hablando un mismo lenguaje y aprovechando los 20 años de experiencia en virtualidad que tiene la Universidad. Cada facultad ha aportado su grano de arena, usando herramientas TIC, apoyándose en los docentes que son más fuertes tecnológicamente para soportar a los demás, varios profesores de otras facultades nos han estado ayudando mucho”, ha reconocido Jimmy Alexander Najar Parra, director de UNAB Virtual. “En UNAB Virtual sabíamos que estábamos ante un gran reto: garantizar la continuidad del servicio a la población educativa matriculados en modalidad virtual, aproximadamente 3.500 usuarios, y garantizar que alrededor de 9.000 estudiantes, más los profesores, pudieran seguir teniendo clase de manera remota, procurando brindarles una buena experiencia, que fuera fácil y sin tantas complicaciones técnicas, pero que garantizara la calidad académica”, agregó.

Las voces de los usuarios

“Acabo de terminar la clase de Régimen Laboral del Sector Público que tenía de 4:00 a 6:00 p.m., utilicé el micrositio, me fue muy bien, no tuve interrupciones, y se conectaron 21 de los 22 estudiantes, es un sistema muy amigable”, ha compartido Marha Eugenia Duarte Hernández, docente asistente del programa de Derecho, sobre su experiencia en la transición de las clases presenciales a remotas.

Para José Luis Garcés Bautista, profesor del área de finanzas en el programa de Administración de Empresas, su experiencia ha sido gratificante en las clases remotas, “he podido utilizar herramientas tecnológicas que propenden el aprendizaje colaborativo, el aprendizaje basado en problemas y he tenido la asistencia del ciento por ciento de mis estudiantes”, ha manifestado. ¿Por mejorar?, el maestro responde que “el manejo del tiempo, puesto que muchas veces he llegado a clases, algunos profesores no han terminado y da pena interrumpirlos”, ha dicho.

(Lea también: Llamado de alerta por la educación superior en medio de la pandemia)

Entre tanto los estudiantes del programa de Licenciatura en Educación Infantil hicieron pública una carta en la cual, entre otros puntos, reconocen como acertada la decisión de garantizar la continuidad del semestre académico bajo este nuevo esquema. “La Universidad creó una nueva plataforma a la cual se puede acceder con mayor facilidad, resaltando que ya existían varias plataformas virtuales a disposición de los alumnos entre ellas: TEMA, Canvas, MiPortalU, Cosmos, por la cual se puede acceder virtualmente en la continuidad de las clases”. En la misiva reconocen también su deber de estar a tono con la tecnología: “Los estudiantes de la UNAB, debemos ajustarnos a las TIC. En pleno siglo XXI nos exige la apropiación de las plataformas virtuales tanto en el ámbito estudiantil como en el laboral, para estar en concordancia con la sociedad en la cual estamos inmersos, en este caso, la sociedad de la tecnología”, han compartido.

Respuestas a las dificultades

Si bien la solución tecnológica ha sido bien recibida la UNAB no es ajena a dos situaciones que, en una menor proporción, dificultan el proceso formativo de manera remota. Una es la conectividad en sitios en donde los proveedores de servicios de internet no garantizan su estabilidad, y la segunda tiene que ver con la disponibilidad de computadores en casa.

Ante estos problemas el Rector es claro en advertir que “hemos ido resolviendo diferentes dificultades que se le han presentado a algunos estudiantes, a nivel de conectividad o a nivel de computadores. La Universidad ha prestado más de 140 computadores a estudiantes, docentes y empleados administrativos, para poder desarrollar la actividad del día a día en la mejor forma”.

(Lea también: ULibro Bucaramanga se realizará de forma digital)

Sobre este particular el vicerrector Administrativo y Financiero agrega que “la verdad, las debilidades no provienen de la plataforma misma sino más bien de la problemática que representa para algunas personas la conectividad o acceso a internet como poblaciones apartadas de los centros urbanos, costo del servicio, entre otros. El poseer o no un computador no es necesariamente una limitante pues la UNAB dispuso el préstamo de computadores a estudiantes. Además, el acceso a los espacios virtuales se puede efectuar perfectamente desde un smartphone cuya posesión sabemos es superior, incluso, a la de los computadores”.

Hay un tema pendiente por resolver y es el de las clases prácticas, necesarias dentro de la formación académica, y sobre el cual profesores y estudiantes han manifestado, repetidamente, su inquietud. El Rector de la UNAB ha adelantado que su equipo de trabajo, conformado por las vicerrectorías y decanos de facultades, viene preparando planes de compensación de trabajo práctico, que serán anunciados a la mayor brevedad desde los diferentes programas académicos, y estudian posibles excepciones al reglamento estudiantil para el sistema de evaluación, sin que esto último sea un condicionante.

Innovación con TIC

Nada de lo anterior hubiera sido posible, sin el apoyo desde lo pedagógico, para permitir la rápida adaptación de estudiantes y profesores a la modalidad de clases de forma remota con apoyo de herramientas tecnológicas. A la par de que el grupo de TIC trabajaba en implementar una solución expedita, materializada en el campus virtual, otro equipo de expertos hacía lo propio para permitir la transición sin que fuera tan traumático para toda la comunidad académica.

“El trabajo en equipo con las demás direcciones: Docencia, TIC, Comunicaciones, Creatividad, Biblioteca, Gestión Humana, decanos con sus equipos, desde luego con el apoyo y las orientaciones de las vicerrectorías y la rectoría, fue determinante “, ha reslatado el director de UNAB Virtual. “Durante el Plan de Contingencia por el covid-19 se capacitaron 754 profesores de la UNAB, en los pasados 15 días, en cursos de herramientas digitales como MEET, ZOOM, Microsoft Teams, Plataforma TEMA, videos interactivos H5p y pedagogía para clases remotas con la metodología de Aula Invertida”, agregó.

En otro sitio, https://unab.edu.co/aulavirtual#botonvirtual, se agruparon la información y herramientas necesarias para acceder a las clases de forma remota y continuar con el proceso académico. “La UNAB ha desplegado todos sus saberes y toda su experiencia para consolidar este proyecto de formación e innovación con TIC”, ha indicado la directora de Docencia, Adriana María Martínez Arias. Incluso, servicios como el de biblioteca y Bienestar Universitario habilitaron soluciones virtuales para orientación específica, en el caso de búsuqeda de textos, y apoyo psicológico para cuando cualquier miembro de la comunidad lo requiera.

(Lea también: Así se será el Festival de Música Andina de la UIS)

Han sido semanas de intenso trabajo en medio de una situación inusual e inesperada. Al final la Universidad, así como el sector de la educación a nivel general, no volverá a ser el mismo. “La ganancia de todo lo que nos está pasando es que la transformación digital por la que veníamos trabajando en el marco del Plan de Desarrollo 2019-2024 se va a acelerar y eso es muy positivo para la Universidad. Nos estamos acercando a un universo que cada vez se expande más en medio de la humanidad y que va a mejorar la experiencia académica gracias a las TIC”, ha reclacado el director de UNAB Virtual sobre la actual experiencia.

En ese mismo orden de ideas, para el vicerrector Vásquez Herrera, “cuando la emergencia sanitaria sea superada y volvamos a la presencialidad, nada volverá a ser igual. Muchos profesores y estudiantes, nunca antes enfrentados a la virtualidad, muy seguramente empezarán a sacarle provecho, profundizando y complementando con nuevas herramientas los procesos de aprendizaje. Se innovará en las prácticas pedagógicas y se pondrá en juego la recursividad de los protagonistas. La crisis está llevando tanto a profesores como alumnos a reflexionar sobre su rol en este proceso (enseñanza-aprendizaje) pero, en últimas, se elevará la calidad de la educación que se imparte”, ha concluido.

BUCARAMANGA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.