Vitrales, un arte en vía de extinción, con un guardián en Manizales

Vitrales, un arte en vía de extinción, con un guardián en Manizales

Raúl Gómez lleva 30 años dedicado al arte de los vitrales. Su mayor deseo es perdure este oficio.

Raúl Gómez

El maestro de vitrales Raúl Gómez Sarmiento le da los últimos toques a uno de sus trabajos.

Foto:

John Jairo Bonilla

Por: MANIZALES
31 de marzo 2019 , 07:05 a.m.

En Colombia quedan solo cuatro personas que se dedican a construir vitrales a gran escala, una de ellas es Raúl Gómez Sarmiento, un valluno criado en Bogotá, pero con su vida en Manizales.

Desde que tiene uso de razón, Gómez ha sido un apasionado por el arte. Pintar, como dice él, “le viene de fábrica”, es por eso que su vida ha estado siempre ligada a lienzos, oleos y pinturas.

No es del todo empírico, se formó en artes plásticas en el Instituto Superior de Arte de Bogotá y es publicista de la Universidad Central. Pero desde su primera experiencia laboral se dio cuenta que no quería trabajar para otros.

“Recién graduado me presenté a un vacante en una multinacional, fueron 5 meses de procesos y finalmente quedé. Días después me rechazaron porque era soltero y, para ellos, irresponsable. Desde ese momento le pedí a Dios que nunca tuviera que volver a emplearme para otros”, recordó.

Poco tiempo después, para él - como respuesta divina- llegó a su puerta una propuesta que definió a lo que se dedicaría por el resto de su vida. “Un día un sacerdote muy amigo entró a mi taller, vio lo que estaba haciendo sobre un vidrio y dijo: Oíste ¿vos sos capaz de hacerme los vitrales de la iglesia? y yo de arriesgado le dije que sí. Quedaron muy bien para ser mi primer intento y es increíble, todavía están intactos”.

Sus primeras obras son los que están en el templo de San Antonio María Claret, en Manizales. Por ese trabajo “me pagó la, para la época, astronómica suma de 165 mil pesos”, narró el artista. Tras ese primer trabajo tocaron a su puerta otros sacerdotes y familias adineradas que querían tener enormes vitrales en las parroquias, capillas privadas o salas de ostentosas casas.

Desde ese momento y hasta hoy, 30 años después, Gómez dedicó su vida a los vitrales. “En aquel entonces me vincularon con un maestro de Cartago, con él aprendí una técnica. De ahí en adelante aprendí solo y hasta el sol de hoy lo sigo haciendo, cuando hago los míos o reparo los de otros artistas”.

Hacer un dibujo en tamaño real, reproducirlo en el vidrio, cortar cada pieza del color más propicio, dibujar pliegues, y matices, pasar cada corte por un horno a 360 grados y esperar 24 horas mientras se seca se volvió la rutina para Gómez. Una que jamás le ha causado cansancio.

“Amo mi trabajo, ni siquiera siento cansancio. No tengo sábados, domingos o festivos, mi prioridad es mi trabajo y por eso a veces peco por egoísta con la gente que me acompaña”.

Gómez nunca se casó, no tuvo hijos, pero tiene una familia particular. La conforman Diana Arias y su hija Angie Duque, quienes años atrás llegaron para cuidar de la salud de la mejor amiga, compañera y admiradora número uno del artista, su madre. Tras su fallecimiento, ambas se quedaron acompañando a quien ha sido como su padre.

Es un hombre apasionado por su trabajo, en eso coinciden los tres y aunque sabe que este oficio no lo hará millonario, se conforma con los halagos de quienes aprecian este arte. Sobre todo con los de Mario de Ayala, el vitralista que más ha admirado.

“Hace siete años el maestro estuvo en Manizales y lo llevaron a visitar vitrales suyos que están en la parroquia de Cristo Rey. Cuando los vio soltó una lágrima y me abrazó porque era yo quien una y otra vez los había restaurado”.

Gómez aseguró que fueron muchos los momentos emotivos que vivió junto al hombre que lo inspiraba, sin embargo uno quedará para siempre en su memoria.

“Jamás voy a olvidar la frase que pronunció en su visita, antes de fallecer. Le consultaron si restauraría los vitrales de la Catedral de Manizales y dijo que sí, pero solo si era acompañado por mí. Ese es el mejor cumplido que yo pude haber recibido en mi vida”, dijo conmovido.

Que el arte no muera

Gómez tiene vitrales en casi todos los municipios de Caldas, también en varias ciudades de Colombia, Estados Unidos y Europa. Por eso ya no lo desvela la fama y el renombre, pues considera que ya lo ha ganado a pulso con sus años de trabajo.

Ahora su mayor preocupación es lo que suceda con el arte de los vitrales en Colombia cuando él y los tres artistas más que lo dominan, desaparezcan. “Yo tengo más de 60 años y no veo quien pueda o esté interesado en reemplazarme”, comentó el artista.

Por esta razón, su proyecto ahora es consolidar una escuela para jóvenes en los que, al menos por curiosidad, vayan a ver el proceso y -por qué no- se enamoren de él.

“Ya estamos en conversaciones con sacerdotes de la Arquidiócesis para que con estudiantes de colegio podamos consolidar una escuela en la que aprendan las técnicas y así se apropien de esta disciplina”.

La idea de hacer un taller dentro de la Catedral, en el que se vea en tiempo real la reparación de los vitrales del templo, nació de él. Por eso espera que -por el bien de este oficio- se consolide y logre reunir adeptos.

Mientras Gómez encuentra a quien transmitirle su conocimiento y pasión por los vitrales, pide muchos más años de salud y destreza en sus manos para seguir haciendo lo que ama, pintar y ver sus obras de arte adornando la ciudad.

LAURA USMA CARDONA
PARA EL TIEMPO
MANIZALES

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.