Secciones
Síguenos en:
Versiones del caso de joven trans atropellada en Cartagena
Joven trans atropellada

Valentina hace parte del grupo de la comunidad transexual que se reúne en las noches frente al Parque espíritu del Manglar.

Foto:

archivo particular

Versiones del caso de joven trans atropellada en Cartagena

Víctima dice que conductor aceleró al verla, pero él asegura que fue un accidente.

Después de 17 días hospitalizada, fue dada de alta Valentina Hernández Urueta en Cartagena.

Ella es la joven transexual que fue atropellada la noche del 28 de mayo frente a la estación de Policía de Chambacú, en el Centro Histórico de la ciudad.

Luego de un tac de cráneo, el diagnóstico médico de la joven da cuenta de fractura del techo craneal en la órbita derecha, así como fractura del maxilar derecho, y hendidura en paredes del cráneo.Valentina Hernández Urueta fue atropellada por un hombre que conducía un Mazda color blanco de placas JHV-917.(Además: Erosión costera e inundaciones amenazan el Bajo Baudó chocoano)

Videos como prueba

Amigas de Valentina, pertenecientes a la comunidad LGBTI, que llegaron al lugar de los hechos, minutos después del accidente, captaron en video la escena posterior al atropellamiento.

En diálogo con EL TIEMPO, Hernández Urueta aseguró que el conductor del automóvil aceleró en cuanto la vio en medio de la vía.

“Esa noche venía llegando a mi sitio a trabajo. Iba a cruzar la avenida cuando vi que venía el carro. Intenté regresar, pero él aceleró y me atropelló”, señala la víctima, de 34 años, que será sometida a cirugía maxilofacial, y está programada para más estudios de neurocirugía, según los galenos del hospital Clínica Higea IPS S.A. donde estuvo recluida.

En uno de los videos difundidos por las redes sociales se observa el estado en el cual quedó el vidrio panorámico, resquebrajado, del Mazda color blanco, luego del accidente. También se ve el punto donde cayó la víctima, a varios metros.(Más noticias: Cartagena ha trasladado 24 pacientes covid a Barranquilla)

... ella cruzó por zona prohibida. 50 metros atrás hay un paso peatonal y unos 500 metros más adelante hay un semáforo con otro paso peatonal

Son personas que no gustan de nosotras, nos ven que somos así y por eso piensan que nos merecemos cualquier maldad”, añade Valentina, quien junto con su familia, y apoyados por la ONG, Caribe Afirmativo, que defiende a las minorías LBGTI, anuncian demandas penales contra el conductor del carro.

En los videos también aparece Juan Camilo Ruiz Baiz, quien conducía el automóvil, y otras personas.

El hecho se presentó en la Avenida Pedro de Heredia, frente a la estación de Policía de Chambacú.

EL TIEMPO habló con Ruiz Baiz, para conocer su versión de los hechos, ante las denuncias hechas por la familia de la víctima.(Además: Denuncian presunto abuso sexual contra un manifestante en Soledad)

'No pueden decir que fue un hecho doloso'

“Eran las 10:20 de la noche. No iba tan rápida. Conducía como a 40 kilómetros por hora. Si hubiera ido más rápido no hubiera frenado a tiempo, y hoy estaríamos ante un hecho más grave”, señala Ruiz Baiz, quien asegura que es empresario, y que esa noche venía de trabajar.

“De pronto salieron dos personas de la oscuridad: primero un hombre pasó corriendo; pero detrás, de entre unos árboles, salió esta persona corriendo y atravesó la calle con sentido norte- sur”, relata el joven, que desmiente los señalamientos de la familia de la víctima, quienes sostienen que el conductor estaría bajo efectos del alcohol.

“Venía conduciendo sólo desde la zona norte de la ciudad. Fue accidente que con la oscuridad del lugar a cualquier persona le puedo haber ocurrido”, señala el joven quien asegura que nunca había atropellado a nadie, ni había sufrido un accidente de esta naturaleza.

(También: Nueva fase de vacunación contra covid, para personas de 45 a 49 años)

El accidente se presentó frente a la estación de Policía de Chambacú, y al lugar acudieron de inmediato agentes de la Policía y varias mujeres transexuales que merodean el lugar.

“No pueden decir que fue un hecho doloso. Reconozco el accidente en el que me vi involucrado, y la Fiscalía y la justicia tienen la última palabra, pero sino me interesara responder hubiera escapado”, agrega Ruiz Baiz, quien insiste que se trató de una mala jugada del destino.(Le puede interesar: Las actividades de protesta para este 31 de mayo en Medellín)

Esa noche venía llegando a mi sitio a trabajo. Iba a cruzar la avenida cuando vi que venía el carro. Intenté regresar, pero él aceleró y me atropelló

Este medio visitó el lugar del accidente en horas de la noche y evidenció que hay iluminación óptima y árboles talados que facilitan la visibilidad.

“Fue algo fortuito. Como se puede ver en el croquis del accidente ella cruzó por zona prohibida. 50 metros atrás hay un paso peatonal y unos 500 metros más adelante hay un semáforo con otro paso peatonal”, dice Ruiz quien espera que la justicia haga su trabajo.

"El vidrio frontal se rompió y el capó también tiene señales de lo que fue la agresión. Cuando mi hija cae al piso bota sangre por nariz y oídos. Le van a realizar otros exámenes más profundos para determinar su estado y diagnosticar con mayor seguridad secuelas", señaló Rafael Hernández, el padre de víctima.

(Además: Habrá colaboración de expertos de EE. UU. en investigación de atentado)

Son personas que no gustan de nosotras, nos ven que somos así y por eso piensan que nos merecemos cualquier maldad

Desmiente ataque de transfobia

Amigas y familiares de la víctima han dicho que se trataría de un hecho de transfobia, pero el conductor desmiente tales afirmaciones.

“Nadie quiere hacerle daño a otra persona por su condición sexual u orientación… a mi esas cosas me tienen sin cuidado y respeto las opciones de vida que toman las personas”, dice.

Al lugar del hecho también arribaron amigos del conductor para acompañarlo en los trámites de rigor.

“Las amigas de ella (grupo de travestis) llegaron molestas, incluso los policías me pidieron que me quedara al lado de ellos porque me podrían agredir”, señala el conductor.

(Vale la pena leer: Protestas seguirían en algunas zonas, pese a anuncio del Comité)

Nadie quiere hacerle daño a otra persona por su condición sexual u orientación… a mi esas cosas me tienen sin cuidado y respeto las opciones de vida que toman las personas

Posible uso de drogas

Pero el joven investigado va más allá y sostiene que la víctima, una vez estaba herida sobre el asfalto luego de la colisión, sostenía en una de sus manos lo que parecía ser droga.

“Cuando me acerqué, ella tenía un pitillo y lo que parecía ser una bolsa con droga en la mano, pero no podría asegurar que se trataba de droga… en esa zona hay una invasión y todo el mundo sabe que en ese sector hay expendios de droga. De hecho, algunas personas del sector se acercaron, y los policías las retiraron porque al parecer se querían llevar la droga”, añade Ruiz.

El joven sostiene que esperó la llegada de los agentes del Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte, DATT y presentó toda su documentación.

“Esperé a que llegara la ambulancia. Llamé a mi esposa, fuimos al hospital a la una de la mañana. Ningún integrante de la familia de esta chica llegó, solo nosotros. Subí hasta su cuarto, no entré porque no me gusta ver sangre… hablé con la médico que la atendió y me entregó su diagnóstico”, señala el joven que se alista para enfrentar un proceso penal por parte de la familia de la víctima.

(Lo invitamos a leer:  Desbordamiento de dos ríos inundó varios pueblos en sur de Bolívar)

Llamé a mi esposa, fuimos al hospital a la una de la mañana. Ningún integrante de la familia de esta chica llegó, solo nosotros. Subí hasta su cuarto, no entré porque no me gusta ver sangre...

Prueba de alcoholemia no se hizo en el lugar del accidente

Una irregularidad en la que coinciden tanto el conductor como la familia de la víctima fue en el espacio y lugar en qué fue tomada la prueba de alcoholemia a Juan Camilo Ruiz Baiz.

“El personal del DATT me explicó que para hacer la prueba de alcoholemia tenía que ir hasta la sede del barrio Manga, porque ellos solo tienen una máquina para el procedimiento, por ese motivo la prueba se hizo un poco más de una hora después en Manga”, dice el conductor.

El croquis de la escena da cuenta que la joven fue lanzada por el carro varios metro. Sin embargo, la prueba de alcoholemia registrada fue negativa.

"No entendemos por qué no se hizo la prueba de alcoholemia en el lugar de los hechos, si fue evidente que los tipos iban borrachos", dice el padre de la víctima.

(Además: Turismo en el Golfo de Morrosquillo espera reactivación total)

Personal del DATT me explicó que para hacer la prueba de alcoholemia tenía que ir hasta Manga porque ellos solo tienen una máquina para el procedimiento. La prueba se hizo más de una hora después

CARTAGENA

Más noticias en Colombia 

Las razones por las que se mantiene paro de profesores en el Atlántico

Denuncian que a perra le dieron vidrio molido en Riohacha

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.