Vecinos en Cartagena buscan salvar a moribundo cuerpo de agua

Vecinos en Cartagena buscan salvar a moribundo cuerpo de agua

Video: historia de El Laguito, que fuera una gran ensenada pero que el país olvidó.

vecinos de El Laguito a pala abren un boquete todos los días, como si le dieran respiración boca a boca a un moribundo. Van más allá y proponen la creación de un parque ambiental y de la memoria de este emblemático cuerpo de agua.

Vecinos de El Laguito a pala abren un boquete todos los días, como si le dieran respiración boca a boca a un moribundo. Van más allá y proponen la creación de un parque ambiental.

Foto:

archivo particular

Por: John Montaño 
22 de julio 2020 , 08:36 a.m.

El alcalde Cartagena, William Dau, declaró la calamidad pública y la emergencia ambiental en el cuerpo de agua llamado El Laguito, ubicado en la zona turística de la ciudad, al lado del emblemático Hotel Hilton.

Con esta declaratoria, El Distrito pretende buscar solución a corto y mediano plazo para el cuerpo de agua que lentamente se seca y sucumbe ante la contaminación y el olvido.

Pero mientras las autoridades distritales y ambientales asumen la responsabilidad de intervenir el lago; con un veintena de palas, un grupo de vecinos del cuerpo de agua se propone salvarlo.

Los vecinos de El laguito están cansados de los olores nauseabundos y de ser testigos de cómo el cuerpo de agua frente al cual pasaron felices sus años de infancia y juventud muere lentamente, entre muchos factores, por la construcción ilegal de dos espolones que aceleró la sedimentación y le arrebató la conexión con el mar.

“Después de la última mortandad de peces en agosto pasado, y de levantarme todos los días y ver el lago a donde siempre yo jugaba de niño en cuidados intensivos, sin vida y a punto de secarse, me dije: ‘Cardique, ni la alcaldía, ni el ministerio van a hacer algo… salvar a nuestro lago es tarea de la comunidad’”, relata el médico cartagenero Fabio Ramírez Buelvas, uno de los impulsores del movimiento #YoSoyElLaguito, que comenzó con 10 palas, que un puñado de gente aportó, y con el objetivo de abrir un boquete lo suficientemente amplio para que el mar Caribe pueda llegar hasta las aguas estancadas y oxigenar y traer vida al olvidado cuerpo de agua.

“Primero arrancamos con 10 palas y luego la gente fue llegando cada una con su pala pasamos, así pasamos a 15, ahora ya tenemos 20 palas. Como estamos en cuarentena y bajo un aislamiento preventivo por el coronavirus estamos trabajando solo entre las 6 am y las 8 am”, relata Fabio, a quien el Laguito, y su estado deplorable, convirtieron en un activista ambiental.

Le puede interesar: Así es el estudio pionero para saber si fármaco sirve contra el covid

Con la ayuda de una retroexcavadora, que uno de los vecinos de otro barrio les prestó, en los últimos 12 días este grupo de activistas alcanzaron un boquete de cuatro metros de ancho por uno y medio de profundidad.

El resultado los tiene tan motivados que muchos regresan en horas de la tarde,  entre las 4 pm y las 6 pm, para cavar.

El canal hecho por la gente del sector ya unió al mar con el laguito, y las mareas altas que se arriman a Cartagena en las noches ya están entrando en la que fuera una ensenada.

Hasta ahora, esta ardua tarea de los vecinos de El Laguito ha sido la más eficaz en los últimos años para salvar el cuerpo de agua.

No obstante, la tarea parece inocua porque con el paso de los días la sedimentación rápidamente tapa el canal. Aun así, hombre y mujeres, que aprovechan sus días de salida durante la cuarentena, regresan con sus palas para horadar la arena.

La decadencia del lago más amado por la gente de Bocagrande

Después de la primera mitad del siglo pasado, cuando el sector de El Laguito aún no estaba invadido de rascacielos para vivienda y hoteles, el rey de la zona era un gran lago.

“Acá pescábamos y practicábamos los primeros deportes náuticos y el lago prácticamente pertenecía al mar”, dice con nostalgia Fabio, quien presenta fotos antiguas de la zona, cuando el cuerpo de agua presentaba un boquete gigante e imponente se abría al mar Caribe.

Lea también: Viaje al pasado: así lucían los alcaldes del país cuando eran niños

Pero la debacle ambiental inició con la construcción de dos espolones en inmediaciones del Hotel Hilton que favorecieron la sedimentación de la boca de la ensenada, que con el paso de los años se cerró aislando el cuerpo de agua del mar.

“La barrera de sedimentos que se forma en la boca del laguito, ha sido dragada en varias ocasiones; concluyéndose en diferentes estudios, que por su condición de entrada costera, la boca es inestable y para conservarla abierta se requieren trabajos de dragado periódicos. También hay alternativas como alargar los dos espolones construidos en las playas del Hotel Hilton o construir una trampa de sedimentos para aumentar así el tiempo de ejecución entre los dragados los de mantenimiento”, dice el Concejal, Cesar Pión, quien lideró esta semana un debate en el cabildo Distrital sobre el tema.

Pero el cabildante y los mismo vecinos del sector van más allá y aseguran que poderosos empresarios lo que esperan es que el cuerpo de agua se seque definitivamente para urbanizar.

Luego de la última mortandad de peces, en agosto pasado, que evidenció el pésimo estado del cuerpo de agua, el Ministerio de Ambiente su ministró una motobomba que, según los vecinos, es insuficiente

Luego de la última mortandad de peces, en agosto pasado, que evidenció el pésimo estado del cuerpo de agua, el Ministerio de Ambiente su ministró una motobomba que, según los vecinos, es insuficiente

Foto:

archivo particular

Luego de la última mortandad de peces, en agosto pasado, que evidenció el pésimo estado del cuerpo de agua, el Ministerio de Ambiente su ministró una motobomba que, según los vecinos, es insuficiente.

Además: El impactante río de basuras que dejó aguacero en Barranquilla

Pero los vecinos, que a pala abren un boquete todos los días, como si le dieran respiración boca a boca a un moribundo, van más allá y proponen la creación de un parque ambiental y de la memoria de este emblemático cuerpo de agua.

"Todos los días llenamos bolsas con basuras de todo tipo que sacamos del lago, y es claro que la desidia de las autoridades y el olvido de El Laguito tienen un objetivo: que se seque, rellenar y urbanizar, pero nosotros así se a pala y pulmón: ¡vamos a salvar El Laguito!”, concluye Fabio.

JOHN MONTAÑO
Redactor de EL TIEMPO
CARTAGENA
En Twitter: @PilotodeCometas 

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.