Miles de venezolanos rompen barreras de seguridad y llegan a Colombia

Miles de venezolanos rompen barreras de seguridad y llegan a Colombia

En busca de ayudas, pasaron por encima de la Guardia venezolana por el puente Simón Bolívar.

AUTOPLAY
Miles de venezolanos rompen barreras de seguridad y llegan a ColombiaEste martes, miles de venezolanos cruzaron por el puente internacional Simón Bolívar, que comunica al estado venezolano de Táchira con el área metropolitana de Cúcuta, tras romper las barreras de seguridad de la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela, para llegar hasta territorio colombiano.
Puente Simón Bolívar

Policía de Cúcuta

Por: Cúcuta
02 de abril 2019 , 06:51 p.m.

Un panorama de caos y desesperación se apoderó este martes de la frontera con Venezuela por Norte de Santander luego de que miles de ciudadanos del vecino país rompieran el bloqueo impuesto desde hace más de un mes por Nicolás Maduro.

Este forcejeo se presentó sobre las 11 de la mañana entre la Guardia Nacional Bolivariana y miles de migrantes, que no lograron cruzar por los pasos irregulares, más conocidas como trochas, inundados por las aguas engrandecidas del río Táchira.

El mayor represamiento de la población migrante se produjo en el puente internacional Simón Bolívar, ubicado entre el municipio de Villa del Rosario (Norte de Santander) y la población venezolana de San Antonio, donde los transeúntes formaron un avalancha humana que tumbó las vallas y burló los contenedores instalados por el gobierno chavista.

De acuerdo con la Defensa Civil, unas 25 personas fueron atendidas por desmayos y situaciones de asfixia, que se desplomaban en medio de la aglomeración.

“A raíz de una creciente súbita del río Táchira, los que pasaban por las trochas autorizadas humanitariamente dejaron de hacerlo y se vinieron al puente a seguir pasando hacia Venezuela. En un principio, la problemática fue de Venezuela hacía acá. Tumbaron las vallas y se montaron a los contenedores para pasar a la fuerza. De nuestro lado no ha habido ningún inconveniente. Lo que hemos hecho es paciencia y orden”, aseveró el general Ramiro Castrillón, comandante de la Regional N. 5 de la Policía.

Sobre los 315 metros de longitud de esta estructura de hormigón, la Policía desplegó cerca de 500 uniformados, distribuidos en cinco cordones de seguridad que controlaban el paso de las miles de personas, quienes asediadas por el peso de sus maletas y el calor del mediodía, duraban más de tres para ingresar al vecino país.

Los uniformados daban paso lentamente por un corredor demarcado por vallas, mientras la multitud vociferaba duros reclamos contra el presidente venezolano como: “¡Maduro, dictador!” “¡Maduro, asesinó de su pueblo!”.

Una de las personas que logró salvarse y encontrar refugio de la escena de hacinamiento fue Inés Gutiérrez, una colombiana radicada en la población vecina de San Antonio, cuyo hijo de 6 años, estudia en un colegio de Villa del Rosario (Norte de Santander).

Ella se acomodó en unas gradas de cemento, frente al edificio del Centro Nacional de Atención en Frontera (Cenaf), a tranquilizar a su pequeño, que estaba temblando por el miedo que lo invadió en medio de la tensión del momento.

“Llevo este pollo que compramos para el almuerzo con el niño, porque no sabemos a qué horas nos van a dejar pasar. Acá no sabemos dónde quedarnos, mientras a mi niño se le pasa el escalofrío del miedo”, relató esta migrantes, de 52 años.

Desde el pasado 23 de febrero, Nicolás Maduro rompió relaciones diplomáticas con Colombia y cerró frontera, lo que impidió el paso peatonal por los puentes binacionales de Norte de Santander, obstaculizados con contenedores y barricadas.

Casi un mes después, el 11 de marzo, Caracas habilitó un canal humanitario para garantizar el paso de estudiantes de colegio colombianos, que residen en ese país, y pacientes con necesidad de ser atendidos en el sistema de salud de Cúcuta.

Pese a estas restricciones, el flujo migratorio se incrementó la semana pasada, con el paso de 9.000 personas, una cifra equivalente al 30 por ciento de las 35.000 personas que pasaban a pie antes del bloqueo limítrofe.

Respecto a lo que sucede en el puente Simón Bolívar, Christian Krüger, director de Migración Colombia, responsabilizó a Nicolás Maduro y a los miembros de la Guardia Nacional Bolivariana de lo que pueda llegar a suceder con las personas que diariamente transitan entre Colombia y Venezuela.

“Como lo habíamos dicho hace ya casi un mes, la decisión del usurpador Maduro de bloquear los puentes con contenedores y restringir el paso de personas por los mismos, lo único que hace es incentivar la irregularidad.
No hay forma de detener a un pueblo que tiene hambre, que está muriendo por falta de medicinas, a un pueblo que agoniza porque el Estado no le proporciona los servicios públicos básicos”, manifestó Krüger.

CÚCUTA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.