Parques en Bucaramanga se convierten en 'hogar de paso' de venezolanos

Parques en Bucaramanga se convierten en 'hogar de paso' de venezolanos

Extranjeros llegan a Bucaramanga tras largos recorridos a pie desde su país.

venezolanos

El Parque del Agua es punto de concentración de venezolanos.

Foto:

Jaime Moreno/ EL TIEMPO

Por: Bucaramanga
24 de agosto 2018 , 10:39 a.m.

Un bebé en brazos de su madre venezolana no tiene aún conciencia de lo que pasa, y su refugio en el regazo maternal es lo único que puede protegerlo. Él no sabe que está en otro país y que su familia se aleja cada vez más de la tierra que lo vio nacer, mientras es llevado en un coche cuyas llantas se desgastaron después de recorrer cientos de kilómetros, en un viaje que sus familiares emprendieron a pie para huir de la crisis de su país y buscar oportunidades de vida en otra patria.

Desde hace dos días la criatura de tres meses pasa sus noches a las afueras del Parque del Agua en Bucaramanga. Su joven madre, de 20 años, le da pecho sentada sobre unas sábanas tendidas en el piso de ese sitio que se convirtió en el ‘hogar de paso’ de centenares de venezolanos que han llegado a la capital santandereana luego de enfrentar arduas caminatas que iniciaron en Cúcuta.

“Me vine con unos ‘panas’ y se fueron porque no aguantaron la ‘pela’, llegaron aquí con los pies hinchados, no querían caminar más, no conseguíamos trabajo, y decidieron devolverse para Cúcuta”, cuenta Jarry José Correal Díaz, un diseñador gráfico, quien también se refugia en ese parque.

El venezolano salió sin rumbo fijo de Caracas hace 14 días. En Bucaramanga se ha dedicado a rapear en semáforos para ganarse el dinero de su manutención.

“La necesidad principal es tener dinero, pero caminando hacia un destino sin rumbo no voy a obtenerlo”, dice el extranjero.

Muchos de quienes se alojan en el Parque del Agua, lo hacen por una noche y a las 6 de la mañana parten, algunos en medio del llanto, para seguir su camino hacia otros lugares ya sea en Colombia o en otros países del sur, como Ecuador, Perú e incluso Chile.

“Para llegar a esta ciudad tuvimos que atravesar el páramo de Santurbán, fue durísimo por el frío. Veníamos en un grupo de siete personas que trabajábamos en lo que saliera”, relata Darío, quien dejó en Mérida a su esposa y sus hijos.

Venezolanos

Bumangueses llevan alimentos a los inmigrantes.

Foto:

Jaime Moreno/ EL TIEMPO

El hombre busca llegar a Ecuador, aunque manifiesta estar preocupado por los controles que las autoridades migratorias de ese país impusieron para regular el ingreso de venezolanos.

El personero de Bucaramanga, Omar Alfonso Ochoa, describió que son entre 400 y 600 personas las que se alojan diariamente en el Parque del Agua, aunque no siempre son las mismas, pues en la medida que los inmigrantes se van, llegan otros a ocupar el espacio público.

El representante del Ministerio Público pidió ayuda a la comunidad internacional para manejar la situación, y precisó que es necesario tener una política pública nacional para atenderlos.

Ochoa precisó que cerca del 70 por ciento de los venezolanos que pasan por Bucaramanga van hacia otras ciudades, mientras que el restante se queda en la ciudad definiendo un trabajo estable.

De acuerdo con el registro censo de caracterización de población venezolana adelantado por el Gobierno Nacional con corte a junio, en Bucaramanga hay 8.652 habitantes de ese país. Sin embargo, analistas del fenómeno migratorio estiman que hay más de 15.000 en esa ciudad y los municipios de área metropolitana.

La Policía hace operativos constantes en la búsqueda de personas originarias del vecino país que no posean documentos, ya que se requiere el permiso especial de permanencia o el pasaporte para permanecer en Colombia. Las autoridades también trabajan en la prevención de la explotación laboral debido a que algunas personas estarían contratando venezolanos a quienes les pagan sumas irrisorias.

Debido a la atención de venezolanos en los hospitales públicos, la deuda a estas entidades de la ciudad ha incrementado.

El gobernador de Santander, Didier Tavera, instó al Gobierno Nacional para que se fije un plan de emergencia para manejar la situación, pues, según el mandatario “hemos invertido más de 6 mil millones en la prestación de salud para los venezolanos, los estudiantes han aumentado más de 40 por ciento en menos de 6 meses”.

Tavera se reunió con el canciller Carlos Holmes Trujillo, a quién solicitó mayor asistencia en los departamentos como Santander, a los que llega el mayor número de inmigrantes.

CRISTIAN EDUARDO BELTRÁN
Bucaramanga

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.