La terapia que convertiría a niños autistas en adultos integrados

La terapia que convertiría a niños autistas en adultos integrados

En Suiza financian plan piloto de terapia intensiva temprana para estos menores.

Autismo

Gioele Merloni y un educador durante una sesión de terapia organizada por el Grupo Arcobaleno, una institución que ofrece terapia intensiva temprana para niños con autismo.

Foto:

Ti-Press/Pablo Gianinazzi

Por: Simonetta Caratti, La Regione (Suiza)
27 de junio 2019 , 10:30 a.m.

Los niños autistas pueden ser abrumadores. Sufren porque quieren comunicarse, pero nadie los entiende.

Los gritos y las crisis eran comunes cuando Gioele Merloni quería comer sólo chocolate y McNuggets de la caja.

"Vomitaba todo lo demás", cuenta su madre, Maria Giulia Merloni. "Las crisis duraron un año. Cenar fuera era imposible porque empezaba a gritar. No socializaba ni hablaba, sólo señalaba objetos y gritaba".

Aquí, ayudamos a los niños a adquirir habilidades que luego practicarán y aplicarán en diferentes circunstancias

El punto de inflexión llegó cuando Gioele fue incluido en un proyecto piloto de terapia intensiva temprana para niños con autismo del grupo Arcobaleno, parte de la Fundación OTAF de Sorengo, en Suiza.

Los juegos y ejercicios del programa están diseñados para romper los patrones de comportamiento "incorrectos" que aún no se han completamente instalado, y para construir otros nuevos que ayuden a estos niños a comunicarse con el mundo.

"Cuanto más pequeña es la casa, menos ladrillos hay; más fácil es derribarla y reconstruir una más segura", apunta Verónica Mantagazza, líder del equipo de Arcobaleno, mientras que, en el fondo de la habitación, un niño autista de cuatro años se divierte con un juego de cartas acompañado por un educador especial. Está aprendiendo que cada objeto en las cartas tiene un nombre, y recibe elogios cuando junta dos iguales.

Gioele, de cinco años de edad, también pasó pacientemente por esta fase. Mes tras mes, aprendió a hablar, a construir relaciones con el mundo exterior y a jugar con otros niños. "Esto era impensable hace tres años", dice su madre. Dos años de terapia intensiva cambiaron su vida.

Autismo - 2

Gioele Merloni y un educador durante una sesión de terapia organizada por el Grupo Arcobaleno, una institución que ofrece terapia intensiva temprana para niños con autismo.

Foto:

Ti-Press/Pablo Gianinazzi

"Ahora soy mucho más optimista, sostiene. Creo que va a poder trabajar y tener una vida independiente cuando crezca. Sin la terapia temprana, esto habría sido imposible. Pasé incontables noches sin dormir; no podía soportar esa idea".

Hace diez años atrás, estos niños habrían sido tratados por condiciones diferentes, y enviados a escuelas especiales.

La situación cambió a medida de que los beneficios del tratamiento intensivo antes de los tres años comenzaron a ganar reconocimiento. El tratamiento precoz permite que los niños autistas asistan a escuelas "normales” y se integren mejor en la sociedad como adultos.

Dos años de terapia pueden costar hasta 150.000 francos suizos (148.000 dólares). Por ahora, los cinco proyectos piloto que se están llevando a cabo en el país están siendo financiados por la Oficina Federal de Seguridad Social (UFAS) suiza.

La idea es invertir ahora para ahorrar más tarde, ya que tratar a un adulto autista durante un período de 50 años puede costar hasta 15 millones de francos.

La UFAS está intentando evaluar si el tratamiento temprano puede favorecer la independencia a largo plazo, mejorando tanto los resultados escolares como las oportunidades laborales.

Por ahora, los resultados son alentadores.

"Es una experiencia muy positiva; dos tercios de los niños con el espectro que recibieron tratamiento temprano intensivo ahora pueden tener una escolaridad normal con ayuda de maestros para necesidades especiales", dice el profesor Gian Paolo Ramelli, jefe del departamento de Neurología Pediátrica del Hospital del Cantón de Bellinzona. "Hace 10 años, sólo el 20% era capaz de hacer eso".

Entre los dos y los cuatro años de edad, los niños con espectro autista no logran construir vínculos neuronales normales para la interacción social, señalan los expertos. Surge una especie de "ceguera" social, por lo que el diagnóstico y la terapia tempranos son cruciales.

Desde 2009, los pediatras han estado implementando un nuevo sistema de detección en Ticino.

"Tenemos un cuestionario que implementamos cuando se observa un comportamiento sospechoso, explica Ramelli. Si se confirman las sospechas, se realizan exámenes adicionales para determinar rápidamente un diagnóstico. Tenemos que intervenir antes de los tres años".

La estimulación conductual puede reorganizar la estructura cerebral, explica, pero se deben tomar medidas antes de que los patrones de conducta se vuelvan automáticos.

Dibujo

Un dibujo de Gioele Merloni, un niño de cinco años de edad en el espectro autista. 

Foto:

Ti-Press/Pablo Gianinazzi

Mantegazza afirma que el reto es "intervenir antes de que el niño adopte un comportamiento inadecuado, enseñándole a comunicarse y a entretenerse". Se trata de reducir el comportamiento problemático a través de programas pedagógicos y terapéuticos que incluyen terapia del habla y ocupacional, métodos de enseñanza en evolución, análisis de comportamiento aplicado y capacitación de padres, entre otros".

De 9:00 a 15:30 horas, cinco educadores se turnan para atender a nueve niños de 2 a 4 años de edad, por un mínimo de dos días a la semana.

Trabajamos con el método de Análisis de Conducta Aplicada (ABA), que es un conjunto de técnicas basadas en los principios científicos del aprendizaje 

"Trabajamos con el método de Análisis de Conducta Aplicada (ABA), que es un conjunto de técnicas basadas en los principios científicos del aprendizaje y la acción como base para nuestro enfoque sobre el autismo", explica Mantegazza. "Cada niño tiene un programa personalizado".

Un niño en la habitación intenta resolver un rompecabezas para aprender a divertirse evitando movimientos repetitivos.

"Aquí, ayudamos a los niños a adquirir habilidades que luego practicarán y aplicarán en diferentes circunstancias", dice el especialista que lo seguirá una vez que termine el programa y comience la escuela. Algunos de los niños más grandes ya asisten al jardín de infantes algunas mañanas a la semana, junto con especialistas en integración que colaboran regularmente con los educadores del grupo Arcobaleno.

SIMONETTA CARATTI
La Regione (Suiza)
* Este artículo se publica como parte de 7,7 Mil Millones, una iniciativa internacional y colaborativa que reúne a 15 medios de comunicación de todo el mundo para centrarse en soluciones en favor de la inclusión social, económica y ciudadana.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.