‘La reconciliación es con el agua y el territorio’: mamos de la Sierra

‘La reconciliación es con el agua y el territorio’: mamos de la Sierra

Gobernadores indígenas piden elevar a ley la Línea Negra de la Sierra y declarar corredor hídrico.

‘La reconciliación es con el agua y el territorio’: mamos de la Sierra

Sheimis Yuray Monsalve, estudiante de pedagogía, y Zarkuney Torres Izquierdo, de grado décimo, llevaron de la mano a Efraín Cepeda por el resguardo.

Foto:

John Montaño / EL TIEMPO

25 de mayo 2018 , 09:25 p.m.

La Línea Negra, consagrada en una sentencia de la Corte Constitucional como el territorio sagrado y ceremonial de unos 300.000 indígenas que habitan la Sierra Nevada de Santa Marta, está amenazada por la minería ilegal y el desvió del cauce de los ríos Aracataca y Fundación.

Así lo denunciaron los gobernadores y autoridades indígenas de las cuatro etnias que habitan la Sierra: arhuacos, koguis, malayos, arhuacos, kankuamos y wiwas o bunsinchamas, que recibieron en su territorio al presidente del Senado, Efraín Cepeda.

Luego de ser autorizado por los mamos (hombres sabios) del resguardo en un ritual sagrado, Cepeda escuchó las peticiones de los líderes indígenas y niños de la Sierra, en el décimo tercer encuentro regional por la reconciliación: una alianza entre el Senado de la República y EL TIEMPO, que ha recorrido las regiones para tomarles el pulso al posconflicto y al cumplimiento de los puntos firmados entre Gobierno y Farc en el acuerdo para poner fin a mas de medio siglo de guerra en el país.

‘La reconciliación es con el agua y el territorio’: mamos de la Sierra

Los visitantes del Senado almorzaron un sancocho de gallina hecho por hombres, mujeres y niños de la Sierra.

Foto:

John Montaño / EL TIEMPO

La gobernanza del agua

En la cosmovisión de los indígenas, la Sierra Nevada es el corazón del mundo y por ello fue declarada reserva de biósfera y patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1979; es resguardo y parque nacional, y declarada por el Gobierno colombiano en 1973 territorio ancestral en la llamada Línea Negra; aun así, el agua está en peligro.

Los cerca de 35 ríos que nacen en la Sierra están amenazados, entre otros factores, por los asentamientos de familias que habitan en la alta montaña y que generan impactos en los nacimientos de agua. Por ello los indígenas piden territorio para que esas familias se puedan trasladar a la parte media.

“La parte alta de la montaña vive un deterioro ecosistémico por cuenta del descongelamiento de los páramos, la disminución del caudal de las aguas y la sedimentación de los ríos. Sin agua se ve amenazada la seguridad alimentaria de más de 3 millones de habitantes del Caribe. Hoy ya no hablamos de cómo usar el líquido de manera responsable sino de cómo salvarla. Nosotros proponemos un corredor de protección hasta el páramo, por eso hablamos de comprar tierras, sistemas productivos sostenibles y siembras que no dañen este recurso. Los municipios deben invertir en acueducto”, plantea Rogelio Mejía Izquierdo, gobernador arhuaco y autor de la tutela que logró la sentencia de la Corte Constitucional que protege el territorio.

En Colombia gozamos de leyes tan bonitas, pero que no se cumplen; el problema no es de leyes, es de conciencia. Todavía se piensa que el indígena es un salvaje, un ignorante

Proyectos productivos

Pese a ser una región fértil, la contaminación por fumigaciones con glifosato, por más de una década, hoy afecta la productividad. No obstante, las comunidades desarrollan tres líneas de proyectos productivos: cultivo de café y caña de azúcar y las mujeres trabajan con los tejidos.

“La región produce 800.000 kilos de café entre Aracataca y Fundación, pero requerimos secadoras y despulpadoras así como ampliar el territorio del resguardo kankawarwa. Con esas herramientas fortaleceremos la economía de 400 familias que quieren sembrar 40 hectáreas, pero necesitamos una tierra que está pegada al trapiche”, pidió el gobernador Mejía.

“Tenemos diferentes pisos térmicos: hay un territorio donde se puede cultivar cacao y plátano; pero ya en clima templado hay que sembrar café, otra línea de cacao, lulo, mora, cítricos y otros frutales; los proyectos productivos son importantes y mejoran la calidad de vida siempre y cuando sean socializados y concertados con la comunidades, que produzcan primero para la seguridad alimentaria y sin engaños”, dijo José Luis Chimoquero Gil, gobernador del pueblo wiwa.

‘La reconciliación es con el agua y el territorio’: mamos de la Sierra

Cepeda fue purificado por los mamos.

Foto:

John Montaño / EL TIEMPO

Cinco computadores para 200 niños

La visita de Cepeda es histórica para esta región, pues por primera vez un presidente del Congreso de la República llega para hablar con las cuatro etnias ancestrales de la sierra.

Una vez fue autorizado por los mamos para ingresar al resguardo, las jóvenes Sheimis Yuray Monsalve, estudiante de pedagogía, y Zarkuney Torres Izquierdo, de grado décimo, tomaron de la mano al congresista y recorrieron el resguardo y la institución educativa que recibe a niños de toda la región muchos de los cuales deben caminar hasta cuatro horas para llegar a estudiar.

“Me indignaron las condiciones de acceso a la tecnología de los niños: solo hay 5 computadoras para 200 estudiantes”, dijo Cepeda, quien aseguró que “ha iniciado las acciones pertinentes frente al Ministerio de Educación para apadrinar la escuela indígena y pluricultural Kankawarwa”, para velar por el derecho fundamental a la educación de las comunidades.

Planes de desarrollo

El territorio en manos de los indígenas parece ser el primer paso para la protección de los recursos en la sierra. Por ello, le solicitaron al presidente del Congreso la ampliación del resguardo y planes de desarrollo (PD) con enfoque territorial y diferencial. “Vemos en los planes de desarrollo una solicitud muy grande de titulación de tierras, pero no nos sentimos incluidos. Solicitamos la revisión de cómo se están llevando a cabo en la Sierra Nevada de Santa Marta”, solicitó el gobernador Atanasio Moscote, de la etnia kogui, para quien la reconciliación tiene que contar con programas de enfoque territorial, y para el caso de la Sierra debe tener un enfoque diferente al de los municipios.

“Las alcaldías avanzan en sus planes de desarrollo. Ellos cuentan con equipos y recursos del Estado para moverse, los indígenas también necesitamos recursos para avanzar; hoy vemos improvisaciones como el trazado de carreteras, pero no sabemos si las van a construir la alcaldía de Aracataca o de Fundación. No cuentan con nosotros para planificar obras que pueden afectar los recursos”, concluyó Moscote.

El problema
de las consultas previas es que no son vinculantes, y las empresas las hacen solo por cumplir, pero en realidad no escuchan ni atienden

Piden que la Línea Negra sea elevada a ley

La Línea Negra (sei-shizha) constituye el territorio tradicional y sagrado para las comunidades indígenas que habitan en la Sierra Nevada.

Esta línea demarca los lugares de vital importancia para los rituales y ceremonias sagradas en la cosmogonía de los indígenas.

El territorio denominado Línea Negra tiene importancia fundamental en el equilibrio ecológico y ambiental de la naturaleza, para de esta manera evitar sequías, terremotos, inundaciones y enfermedades, reza un aparte de la sentencia T 849 - 14 emitida por la Corte Constitucional, la cual define la Línea Negra como “una zona de especial protección, debido al valor espiritual y cultural que tiene para cuatro pueblos indígenas. Por esa razón esas comunidades deben ser consultadas cuando un proyecto pueda afectar el ejercicio de sus derechos. No hacerlo constituiría un incumplimiento del Estado de sus obligaciones y una vulneración de los derechos”. Pero esto no se está cumpliendo.

“La comercialización del agua, ya se adelantan innumerables consultas previas para hacer represas, la expansión de los monocultivos de banano y palma de aceite en la región, las canteras y la minería, pero también la descoordinación de los entes institucionales sobre la vigilancia y el control de la Sierra ; todo eso amenaza el territorio, la biodiversidad y, por lo tanto, el territorio sagrado y ancestral llamado la línea negra”, explica el abogado Moisés Villafán, de la comunidad arhuaca.

Sobre esta petición ya se han redactado dos resoluciones: una que data de 1973 y una segunda de 1995.

Hoy, de la mano del Ministerio del Interior y su área de etnias y asuntos indígenas se adelanta el proyecto de ley para elevar la sentencia de la corte, que aclara todo lo relacionado al territorio denominado la línea negra, a decreto para que así las comunidades de la Sierra Nevada tengan una mayor herramienta para defender el territorio y el recurso agua.

“Si el Gobierno Nacional firma el decreto le estará apostando a la reconciliación con el territorio indígena, por medio de la protección de los bosques, del agua y de los recursos naturales y se contribuirá así a la permanencia de los pueblos indígenas”, señaló el líder wiwa José Mario Bolívar.

No tienen presupuesto

Otra de las luchas eternas en esta región es el presupuesto. Para la Sierra Nevada y los indígenas no hay recursos aprobados por el Congreso ni asignación presupuestal anual.

“El presidente Santos en su primer gobierno se comprometió con 20 mil millones de pesos por recursos de regalías, pero no pudimos ejecutar esos recursos porque no eran para adquisición de tierras”, señala Bolívar.

JOHN MONTAÑO
@PilotodeCometas

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.