‘Si no hay amor, no hay canto’: Rafael Escalona Martínez

‘Si no hay amor, no hay canto’: Rafael Escalona Martínez

A propósito de los 10 años de su partida, José Atuesta Mindiola, educador, comparte esta reflexión.

El maestro Rafael Escalona, 10 años de su muerte

Su grandeza musical/ en el alma se percibe,/ Rafael Escalona vive/ el artista es inmortal, escribe el autor del articulo.

Foto:

Gerardo Chaves/Archivo/EL TIEMPO

Por: José Atuesta Mindiola
02 de junio 2019 , 06:07 p.m.

Rafael Escalona, en calidad de cronista del vallenato, anduvo por diversos lugares de la provincia, bebiendo de los ríos musicales, conquistando amistades; y en amores, todo el año era primavera.

Para justificar su galantería de conquistador empedernido, se escudaba en esta frase: “Si no hay amor, no hay canto”.

Como compositor, su competencia no era por la cantidad, porque sabía esperar a que la inspiración llegara, entonces empezaba a silbar y luego a hilvanar los versos.

Su inspiración juvenil estuvo ligada a la nostalgia, río del alma donde navegan la melancolía y la esperanza. La primera canción, cuando aún era estudiante del Loperana, la compuso para la despedida del profesor Castañeda; los pájaros de la memoria agitan sus alas para la contemplación del viento frío de la Nevada.

''El Hambre del Liceo' es la añoranza del hogar materno y las delicias de los alimentos caseros; es la protesta del llanto silencioso en la mesa del internado escolar.

En 'El Testamento', el amor conquista la mocedad de los sueños, pero las vacaciones terminan y él tiene que viajar para Santa Marta, es cuando escribe esta emblemática canción. La nostalgia es una liturgia a la amistad. 'El pobre Migue' es la invitación al regreso de un amigo que se refugia en la montaña.

Y su admiración por los creadores de arte: Lorenzo Morales, el andariego que dejaba las huellas antes de poner el pie; el profesor y guitarrista, Poncho Cotes, un entrañable pedazo de su alma; la vieja Sara, madre de dos colosos juglares del canto vallenato, en El Plan, edénico lugar de la serranía, allí una voz en la sinfonía de la noche repite su nombre.

Su amigo de infancia, Pedro Castro, muere y pone una cruz de guitarras y acordeón sobre su tumba. Muere el pintor Jaime Molina, su compinche de bohemia, y llora cantado su máxima elegía.

Escalona trajo al canto vallenato las influencias de la poesía modernista y vanguardista, con una nueva estructura estrófica donde la melodía es la matriz de la métrica. El relámpago se ve/ como vela que se apaga, es un símil de hondura poética que alcanza la categoría de metáfora. Solamente me queda el recuerdo de tu voz/ como el ave que canta en la selva y no se ve, es una expresión poética hermosamente bella.

La mujer amada es una sonrisa en el aire, y a pesar de la lejanía corporal, siempre escucha su voz. En sus cantos se evidencia el enamorado que rinde culto a la deidad femenina, y nunca animalizó a la mujer nombrándola hembra, como suelen hacer algunos compositores que le temen a la ternura.

Escalona vive
(décimas)

I
Su grandeza musical
en el alma se percibe,
Rafael Escalona vive
el artista es inmortal.
En el cielo de Patillal
brilla una constelación
tiene forma de acordeón
y sonrisa de mujer
que canta al amanecer
los versos de una canción.

II
La tierra patillalera
fue bendecida por Dios,
allí Escalona nació
en tiempo de primavera.
La Malena y su ribera
perfume de melodía,
la musa de la poesía
flotaba cual mariposa
y el rocío de la rosa
acuarela en sinfonía.

III
El cantor de Patillal
por todos es conocido,
sus versos han florecido
como edén en madrigal.
Su talento universal
tiene fama y trayectoria,
en versos pinta la historia
de este Valle de juglares,
y sus hermosos cantares
nos han llenado de gloria.

José Atuesta Mindiola
Educador e investigador
Especial para EL TIEMPO
VALLEDUPAR

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.