Sequía tiene peleando por una olla de agua a 7 pueblos del Atlántico

Sequía tiene peleando por una olla de agua a 7 pueblos del Atlántico

Ganadería y agricultura, los más afectados por falta de agua. Gobernación alista plan de asistencia.

Varios municipios están sufriendo por la sequía en el Atlántico.

Varios municipios están sufriendo por la sequía en el Atlántico.

Foto:

EL TIEMPO

Por: Leonardo Herrera Delgans
13 de marzo 2019 , 08:13 a.m.

El verano que golpea al departamento del Atlántico ya comenzó a mostrar sus efectos en las zonas rurales de unos diez municipios, en donde el agua se evaporó.

Es el caso de Juan de Acosta que a consecuencia de la sequía se secaron unos 30 reservorios y pozos de agua, los cultivos se perdieron y tiene en jaque a la ganadería, principales fuentes de ingresos de esta localidad.

Desde hace cinco meses en esta zona del norte del departamento no llueve, las últimas vez que cayó agua del cielo fue a finales de octubre y no fueron lo suficiente para almacenar y menos para dejar listas las tierras para ser cultivada.

La falta del líquido también está provocando peleas y enfrentamientos entre algunos vecinos, quienes no pueden ocultar el desespero que les genera la situación, y hay casos en que hasta por una olla de agua se han ido a las trompadas.

“Estamos tratando de atender todos estos problemas, les llevamos agua cada ocho días en carrotanque”, dijo Oscar Arteta, el coordinador de la oficina de Gestión del Riesgo de Juan de Acosta, quien lleva el agua acompañado de la policía para evitar desordenes y peleas entre los habitantes.

Arteta confirmó que el municipio solo cuenta con 30 millones de pesos para atender la situación, por eso decretó la calamidad pública para buscar recursos ante el departamento y la nación.

No hay lluvias a la vista

Lo más duro de la sequía está por pasar en esta zona del norte del Atlántico, ya que según los pronósticos se prevé que el agua caería a finales de abril o principios de mayo. Pero si se extiende el verano ya se estarían enfrentando a un Fenómeno del Niño, a lo que los campesinos le tienen miedo y por eso ya comenzaron a ponerles velas a los santos de su devoción.

Solo en Juan de Acosta se perdieron no menos de 300 hectáreas de cultivos de maíz, millo y frutos de pancoger por falta de agua. Los campesinos están de brazos cruzados porque el invierno no fue tan largo y fuerte como esperaban y el verano arrasó con todo.

“Aquí no quedó nada, con la sequía estamos en crisis, todo se acabó”, dijo Alcides Villanueva, concejal de Juan de Acosta, pintoresco municipio del norte del departamento, en la zona costera.

Aquí no quedó nada, con la sequía estamos en crisis, todo se acabó

El sector ganadero es otro de los golpeados. De las 14.800 reses censadas por la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria (Umata) hace cuatro años, hoy no alcanzan a llegar a las 7.000.

Los ganaderos que tienen los medios comenzaron a llevarse las reses para otros municipios en busca de pasto fresco y agua para salvarlas y no afectar la producción de lácteos. Por falta de agua ya hay muchos animales débiles, como se pueden apreciar en fincas donde las vacas flacas, con el cuero pegado a las costillas, buscan algo que comer entre el pasto seco por el sol. Algunos campesinos aseguran que varias han muerto. Una vaca necesita tomar no menos de 30 litros de agua al día.

Pero los que no cuentan con el dinero para sacar los animales les toca mal venderlos. Una vaca que puede costar dos millones de pesos, las están rematando hasta en 700 mil pesos, con tal de no perder nada.

“Estamos pasando la verdadera época de vacas flacas, por aquí no consigues una planta verde, todo está seco, muerto”, sostiene el coordinador de la Umata Marcos Echeverría. “Necesitamos tanques de 5.000 litros para almacenar agua en las veredas, silos de maíz para alimentar a los animales, además de la ganadería aquí también hay crías de cerdos, aves de corral que son el sustento de muchas familias pobres”, precisó.

Varios municipios están sufriendo por la sequía en el Atlántico.

Varios municipios están sufriendo por la sequía en el Atlántico.

Foto:

EL TIEMPO

Déficit de agua lluvia

El año pasado, durante el fenómeno de La Niña, cuando se esperaban aguas en abundancia, de 850 mm previsto cayeron menos 500 mm, es decir hay un déficit de agua lluvia, grave para una zona que vive de la agricultura y la ganadería.

La asesora en temas de recursos hídricos de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA), Ayaris Rojano, explicó que en esta época de verano algunas ciénagas, jagüeyes o reservorios por ser de poca profundidad se secan. “El balance hídrico es cero, lo que llueve no alcanza a almacenarse”, señala la funcionaria.

Así como Juan de Acosta el rigor de la sequía comienza a sofocar las zonas rurales de los municipios de Repelón, Luruaco, Sabanalarga, Baranoa, Tubará y Piojó, donde ya se reporta crisis por desabastecimiento de agua.

El coordinador de la Umata en Piojó, Alexander Molina, dice que el único cultivo que ha soportado este verano es la yuca, y aquí se han secado unos 300 jagüeyes y pozos artesanales, y el municipio solo cuenta con cuatro millones de pesos para financiar un plan de choque contra esta situación.

Varios municipios están sufriendo por la sequía en el Atlántico.

Varios municipios están sufriendo por la sequía en el Atlántico.

Foto:

EL TIEMPO

El plan del departamento

El jefe de la Oficina de Gestión del Riesgo de Desastres Departamental, Edison Palma, asegura que se han entregado unos dos millones de litros de agua, a través de carrotanques, en esas zonas veredales, que no cuentan con infraestructura necesaria para garantizar la prestación de servicio de agua.

La gobernación del Atlántico dispone de cuatro plantas purificadora de agua, dos carrotanques del ejército y la policía y cuatro cisternas de los bomberos.

A su turno el Secretario de Desarrollo Económico del Atlántico, Anatolio Santos, aclara que se está viviendo un fenómeno de verano como históricamente se han registrado, recordando que las primeras lluvias del año se dan entre finales de abril y mayo y el segundo periodo es desde agosto hasta noviembre. “Esta nunca ha sido época de siembra”, enfatiza.

El funcionario aseguró que ya se tiene dispuesto un plan de contingencia para acompañar a los campesinos y ganaderos que están siendo afectados por el verano. Aseguró que con el apoyo del Ministerio de Agricultura, la Gobernación del Atlántico comenzará a entregar en 15 días unas 600 toneladas de silo de maíz para alimentar animales.

“Tenemos garantizadas 60 mulas, unas 600 toneladas de silo de maíz, para distribuir en el departamento. A cada ganadero que tenga menos de 50 vacas se le entregará una tonelada de alimento para animales, con solo presentar la cédula de ciudadanía y el certificado de vacunación del ICA”, señaló Santos quien aseguró que se está gestionando la consecución de otras mil toneladas del alimento.

Santos contó que la Gobernación viene trabajando en planes de prevención y atención al sector agropecuario del departamento
, preparándolos para las temporadas de sequía con la entrega de semillas certificadas, preparación de terrenos para producir silo o heno, además de la construcción de 550 reservorios, 18 pozos en zonas donde no hay energía eléctrica y que son movidos con paneles solares y han venido organizado en cooperativas a los ganaderos y agricultores, para apoyarlos con programas de asistencia técnica y mejoramiento. Hoy hay 650 productores organizados.

Aseguró que en el 2016, cuando se presentó un fuerte verano se entregaron 4.000 toneladas, “pero este año estamos mejor preparados”, puntualiza.

En estos municipios creen que la Gobernación del Atlántico implementará su plan de contingencia en Abril, es decir en no menos de tres semanas, con la entrega de todas estas ayudas que anuncian los funcionarios, por eso mientras esto llega algunos buscan soluciones rápidas y seguras, como el coordinador de la Umata de Piojó que decidió sacar sus 10 vacas del municipio, que son el patrimonio familiar, a la zona de la ciénaga del Totumo, a una hora y media, donde le arrendaron un terreno por un millón de pesos para que los animales pastearan y tomen agua fresca, porque en Piojó las cosas están muy calientes.



Leonardo Herrera Delgans
Corresponsal de EL TIEMPO
Barranquilla @leoher69

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.