Secciones
Síguenos en:
El experimento con coca que abrió oportunidad en el Cauca
Proyectos cultivos coca

El país, según el último informe de la ONU, tiene alrededor de 150.000 hectáreas sembradas de coca.

Foto:

Cortesía

El experimento con coca que abrió oportunidad en el Cauca

El país, según el último informe de la ONU, tiene alrededor de 150.000 hectáreas sembradas de coca.

FOTO:

Cortesía

Alrededor de 250 familias cuentan hoy con pequeñas huertas.

Todo empezó durante un paro nacional. Corría el año 1999 cuando Dora Troyano, entonces egresada de ecología de la Fundación Universitaria de Popayán, se dio a la tarea de enseñarles a sus amigos que con la hoja de coca se podían preparar desde galletas y panes hasta limonada y arroz.

“Soy pésima cocinera –recuerda, entre risas, Dora–. Esos panes que hacíamos solo servían para tirárselos a la policía, pero a partir de esas movilizaciones conocí a líderes con los que empezó un bonito proceso”.

El entusiasmo por lo aprendido tras un viaje a Argentina en el que se cruzó con la socióloga boliviana Silvia Rivera, autora de Las fronteras de la coca, la llevó a empezar un proceso que hoy, casi 20 años después, ha consolidado un trabajo con cientos de familias en el Cauca.

Después de los acuerdos logrados durante aquel paro nacional, en 2003 el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) abrió un espacio para llevar proyectos a las familias del Cauca. Fue en este punto donde Dora aprovechó para tener un lugar al cual llevar estos conocimientos a más familias.

(Le puede interesar: Ciclista colombiana murió en accidente en París).

El primer paso se dio en Lerma, un corregimiento de Bolívar, en el sur del Cauca, que no supera los 4.000 habitantes y famoso porque en el año 1988 la comunidad decidió cerrar todas las cantinas del pueblo para evitar las peleas entre borrachos.

Otro elemento clave de esta zona es su respeto por las tradiciones ancestrales de los pueblos indígenas sobre la hoja de coca, como el mambeo, técnica mediante la cual se extrae de la hoja un polvo que tiene diversos usos, hasta medicinales.

Por esta razón, el proyecto del Sena encontró cabida en esta apartada zona de clima caliente y fuertes vientos.

“Ha sido maravilloso –señala esta investigadora payanesa–. Empezamos a enseñarles todo lo que sabíamos, y las familias fueron muy receptivas, hasta el cura de Lerma nos ayudaba con la divulgación. Una cosa llevó a la otra, y ya la gente hacía pan y hasta mezclas para abono”.

Coca por la paz

En 2017, el Sena regional Cauca obtuvo el primer permiso otorgado por el Fondo Nacional de Estupefacientes para la investigación con la hoja de coca que vincula a los campesinos que forman parte del proceso.

El abono es apenas uno de los más de 150 derivados que han producido con hoja de coca, una apuesta que permite pensar más allá del mercado ilegal. “El mensaje es revalorizar la hoja de coca incluyéndola en el mercado legal –explica Dora–. No fomentamos la siembra de coca en monocultivo, sino que estamos diciendo qué cosas puede hacer como ingreso extra. Yo pienso que no estamos combatiendo la ilegalidad, pero sí le estamos quitando una pequeña parte, y eso me pone contenta”.

(En otras noticias: Los priorizados pueden vacunarse con solo una certificación médica).

Pero si voy a quitar del mercado un kilo de hoja de coca, estoy quitando un gramo de la calle, eso es importante

Gracias a la Alianza Coca para la Paz, las comunidades ubicadas en esta zona del Macizo colombiano han encontrado una nueva oportunidad, la cual hoy se comparte hasta en las escuelas.

Luz Marina Erazo, docente en El Tambo, señala que las familias han mejorado sus líneas de acción, pues antes muchos trabajaban como raspachines, pero ahora pueden tener huertas en sus casas como otra opción de ingreso.

“He podido ser testigo de esto y es un avance prometedor –expone la profesora–. Antes de la pandemia mis estudiantes estaban muy entusiasmados con esto, y las familias han hablado de los avances en su producción y alimentación, es una contribución a su sostenibilidad”.

(Lea también: Así se movió el covid por regiones en el peor mes de la pandemia).

Luz Marina narra con orgullo lo felices que sus estudiantes han visto este proyecto en sus hogares, pues cada día llevan un registro de lo que se siembra y cómo va creciendo.

Dora asegura que en el país existen unas 2.000 hectáreas de hoja de coca cultivadas por comunidades que utilizan la planta de manera ancestral. Mientras tanto, en el Cauca se fabrican hasta tortas y galletas.

“Yo no creo que vayamos a cambiar el mundo a punta de galletas –sostiene Dora–. Pero si voy a quitar del mercado un kilo de hoja de coca, estoy quitando un gramo de la calle, eso es importante. Sin embargo, me interesa es que la familia se beneficie. Por qué no darnos la oportunidad de generar espacios nuevos, de ser creativos”.

Luchar contra el estigma

Hemos sido criminalizados siempre, en los años 60 a nuestros ancestros los perseguían por transportar la hoja cortada

El país, según el último informe de la ONU, tiene alrededor de 150.000 hectáreas sembradas de coca.

Herney Ruiz es historiador y líder social. Su ascendencia es yanacona. Nació en la vereda Tambores y hoy vive en la cabecera municipal de Lerma, donde continúa difundiendo sus conocimientos tradicionales.

Sobre los estigmas que han recaído en este departamento por las hectáreas cultivadas de esta planta, Herney señala que no es ni la primera ni la última vez que se les señala, por lo que su llamado es a no avergonzarse.

“Toda la vida nuestras familias han sembrado hoja de coca –explica Herney–. Hemos sido criminalizados siempre, en los años 60 a nuestros ancestros los perseguían por transportar la hoja cortada. Cuentan que se quemaban hasta cinco bultos diarios. Y no solo por la hoja, sino también por el tabaco y la chicha, pero por más que busquen hacernos sentir mal, nosotros debemos estar siempre orgullosos de nuestras tradiciones”.

Con base en esas tradiciones, que también incluyen masticar coca como parte de usos rituales y medicinales, Herney señala que pese a la criminalización se han mantenido estas costumbres, sin embargo, se trata de una complicada lucha.

En la memoria de Herney, de 54 años, las fumigaciones con glifosato empezaron en 2004. Lo recuerda como algo desastroso. Las aspersiones no distinguían nada y todo el suelo se vio afectado.

(Lea también: Dolor por muerte de dos niñas en zona turística de Ibagué).

Mi huerta es de menos de un cuarto de hectárea de tierra, unas 700 matas de coca (pajarito caucana). Hay café, guineo, plantas medicinales, en fin, una amplia variedad

Eso nos dañó el ingreso muchas veces, porque la fumigación en esa época no distinguía nada, ellos le echaban a todo –asevera Herney–. Muchas familias se desplazaron y no había cómo poner a producir de nuevo, la tierra estaba muerta”.

Gracias a los estudios desarrollados en la granja del centro agropecuario del Sena, se pudo materializar un abono que, según Herney, le permitió al suelo revivir.

Desde el 2003, las familias en Lerma han desarrollado pequeños cultivos. Guineo, cebolla y hoja de coca se pueden ver en los patios de las viviendas.

No se han elaborado grandes cultivos, pues la idea es fomentar la producción en el hogar, que los mismos habitantes de este corregimiento intercambien entre sí, aunque, explica Herney, también se dan negocios directamente con los compradores, no a través de intermediarios.

“Mi huerta es de menos de un cuarto de hectárea de tierra, unas 700 matas de coca (pajarito caucana) –asegura Herney–. Hay café, guineo, plantas medicinales, en fin, una amplia variedad”.

Pero el trabajo no solo se quedó en Lerma, donde directamente 35 familias se encuentran en este proyecto. A través de los años y con la importancia que ha cobrado, este proceso se extendió a El Tambo, Piendamó y Corinto, donde unas 250 familias se han sumado.

La pandemia del covid-19 golpeó a estos campesinos, por lo que muchos agradecen haber tenido la oportunidad de empezar con este proceso de las minihuertas, lo cual les ha ayudado a mantener una autonomía alimentaria y pequeños intercambios económicos con sus producciones.

(Puede leer: Cerrarían las UCI por falta de oxígeno en clínica de Santander).

Uno de ellos es Elmer Idrobo, un campesino que durante 33 años hizo parte de la extinta guerrilla de las Farc, pero que hoy tiene buenas impresiones de este proceso.

Yo no hago parte del proyecto precisamente, pero vivo aquí en El Tambo y me parece importante –expresa Elmer–. Yo me retiré de la lucha armada por el mal uso que se daba a la hoja de coca, por su uso ilegal, por eso me parece que este proyecto es necesario, para revindicar el papel de estos cultivos”.

En medio del ramillete de oportunidades que ofrece la hoja de coca, en 2019 se creó el Reto Coca, que consiste en elaborar una carta en base a los productos que se pueden fabricar con esta materia prima.

Las recetas con harina de coca que fueron compiladas en un recetario. En la primera versión participaron 19 cocineros, mientras que el año pasado fueron 40 los interesados.

Estos genios de la cocina salen con unas cosas interesantes y eso nos motiva más –señala Dora–. Por eso esperamos que este año se pueda hacer algo en alianza con Bolivia y Perú. Es muy interesante todo lo que se puede hacer con este producto”.

Con un abanico de posibilidades para la producción y distribución de la hoja de coca, Dora se mantiene con aquel entusiasmo de 20 años atrás, cuando en medio de un paro nacional difundió una idea que hoy les ha permitido a las familias del Cauca renacer tras la violencia y en medio de una pandemia.

MIGUEL ÁNGEL ESPINOSA BORRERO
REDACTOR NACIÓN
EL TIEMPO
En Twitter: @Leugim40

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.