Los pecados del fray Aduén, capturado por explotación sexual

Los pecados del fray Aduén, capturado por explotación sexual

Fue capturado en una casa donde 20 venezolanos eran obligados a exponerse por internet.

Fray Aduen

Aduén sí perteneció a la comunidad anglicana, pero desde hace tres años fue expulsado. No obstante, fingía seguir siéndolo con el uso de hábitos.

Foto:

Archivo particular

Por: Nación
19 de octubre 2018 , 01:23 p.m.

En una casa del barrio Los Andes, en Barranquilla, al menos 20 venezolanos permanecían encerrados, amenazados y explotados sexualmente. La Fiscalía halló siete cubículos donde, al parecer, eran obligados a exponerse a través de cámaras web para satisfacer sexualmente a clientes vía internet.

Detrás de esta red estaría un exsacerdote anglicano llamado José Luis Aduén Uribe, a quien señalan de engañar a estas personas, prometiéndoles oportunidades dignas de trabajo, pero que finalmente eran encerradas bajo la amenaza de que no podían abandonar la casa hasta que no pagaran lo consumido (hospedaje y comida) o de lo contrario serían denunciados ante Migración Colombia por su permanencia ilegal en el país.

La captura de Aduén se dio luego de que una de las víctimas logró fugarse y dar aviso a las autoridades, que en un operativo capturaron al señalado, encargado de custodiar el lugar.

Se conoció que el señalado se presentaba como religioso de la Comunidad Anglicana de San Francisco de Asís. Incluso, en las redes sociales se hacía llamar Fray José Luis Aduén Uribe.

Fray Aduen

Aduen sí perteneció a la comunidad anglicana, pero desde hace tres años fue expulsado. No obstante, fingía seguir siéndolo con el uso de hábitos.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

El hombre es oriundo de Sincelejo y en varias fotografías se le ve haciendo gala de obras sociales con personas vulnerables, como entrega de alimentos a habitantes de la calle e indígenas. En la mayoría de imágenes se le ve con su hábito.

Para la Comunidad Anglicana de San Francisco de Asís, el hombre sí estuvo vinculado a esta iglesia y se le otorgó el hábito desde agosto del 2014. No obstante, fue retirado apenas cuatro meses después debido a incumplimientos de los estatutos que rigen a estos religiosos.

También se conoció que Aduén pedía dineros y objetos para su beneficio a la comunidad, situación que no era reportada y pese a que se le advirtió y le dieron un ultimátum sobre este comportamiento, él lo pasó por alto.

Le sabía hablar a la gente, pero después empezó a ganarle el ego y surgieron situaciones incómodas por las cuales se retiró de la iglesia

El obispo Mauricio Vesga, , de la Iglesia Anglicana y quien pasó a ser Prior General de la Orden Dominica en el Atlántico y defensor de Derechos Humanos en Baranoa, le manifestó a EL TIEMPO que Aduén se venía haciendo pasar como sacerdote y hacía movimiento a título personal. “Al sacarlo de la orden se le pidió que entregara los hábitos, pero tras varias intentos nunca los devolvió, al punto de que se comportaba de manera grosera, por lo que se decidió, finalmente, cambiarlos”.

“Estaba en las calles pidiendo mercados, plata y haciéndose pasar como sacerdote. Estaba timando a la gente en la fe. Nosotros no denunciamos porque no teníamos pruebas de lo que pasaba”, añadió Vesga.

Según el sacerdote Vesga, Aduén llegó a la comunidad a través de una persona que se conocía como pastor, quien lo acercó y por medio de una documentación certificó que era líder religioso en una iglesia. “Todo era normal, al comienzo fue muy activo, entrador, trabajador y que le sabía hablar a la gente, pero después empezó a ganarle el ego y surgieron situaciones incómodas por las cuales se retiró de la iglesia”, añadió.

La Fiscalía, por su parte, aseguró que por las prácticas sexuales las víctimas no recibían un solo peso. En el allanamiento las autoridades encontraron siete cubículos con cámaras, camas y colchones para que los extranjeros practicaran toda clase de vejámenes sexuales para satisfacer a los que pagaban por ver las escenas.

Este viernes se conocerá si el llamado fray José Luis Aduén Uribe es enviado a una prisión.

Vesga añadió que en los últimos años no tenía contacto con Aduén, pero señaló que es muy triste este caso de trato de personas, además que se involucre a la comunidad religiosa.

NACIÓN

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.