¿Qué es 'La Resistencia' y su batalla contra la Guardia en frontera?

¿Qué es 'La Resistencia' y su batalla contra la Guardia en frontera?

Son jóvenes encapuchados de Venezuela que se enfrentan en pasos fronterizos desde el 23 de febrero.

La Resistencia

Con piedra y palos intentan reabrir los bloqueos del gobierno de Nicolás Maduro.

Foto:

Gustavo Castillo / EL TIEMPO

Por: Cúcuta
27 de febrero 2019 , 05:38 p.m.

Los puentes fronterizos de Norte de Santander se han convertido en el campo de batalla entre estos migrantes y la guardia venezolana.

La estela de violencia suscitada el pasado sábado 23 de febrero, a raíz del envío de las ayudas humanitarias a Venezuela, se sigue extendiendo por cuenta de un grupo de jóvenes venezolanos, entre 20 y 30 años, que intentan reducir el cerco policial del vecino país con palos, piedras y bombas molotov.

Estos migrantes, que aguantan el inclemente sol de la zona de frontera, se pasean apresurados, sin camisa y con capuchas en sus rostros, mientras planean la siguiente arremetida a los antimotines del otro lado del eje divisorio, que custodian los puentes internacionales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, erigidos en Norte de Santander.

Su ofensiva, protagonizada por 60 integrantes, se produce sobre el asfalto de estos pasos elevados, como también entre los pilares de la infraestructura, que suelen ser usadas para protegerse de la esporádica lluvia y como dormitorios improvisados, cuando cae la noche.

“En nuestro grupo hay personas de todas partes de Venezuela, que nos juntamos para acompañar las iniciativas de la oposición y ayudar a acabar el régimen de Nicolás Maduro (...) Eso es lo que buscamos, abrir las puertas del país y que retorne la democracia”, afirma uno de estos hombres, que prefieren mantener su identidad bajo reserva.

Nos juntamos para acompañar las iniciativas de la oposición y ayudar a acabar el régimen de Nicolás Maduro

El pasado sábado, estos venezolanos conformaron la primera línea de fuego y, entre 10 y 20 de sus integrantes, sufrieron heridas con perdigones o mareos por los gases lacrimógenos, que eran usados por los efectivos extranjeros para reprimir sus acciones. De hecho, ellos denuncian que algunos miembros se encuentran desaparecidos.

La mayoría de estos extranjeros son esquivos para ofrecer entrevistas y cuestionan a quienes invaden sus ‘terrenos de batalla’, que se extienden por la orilla del río Táchira, se confunden entre los matorrales de las trochas y no se alejan de las zonas patrulladas por la Policía y del Ejército Nacional.

La Resistencia

Los jóvenes recorren la frontera con capuchas, huyendo de los ataques de la Guardia venezolana.

Foto:

Gustavo Castillo / EL TIEMPO

Casi un día después de las primeras refriegas, ellos seguían al pie del cañón y planeando de manera artesanal el asalto, que permita, por lo menos, el regreso a sus hogares, pues hacen parte de los miles de extranjeros ‘varados’ tras el cierre de frontera, que decretaron los gobiernos de Colombia y Venezuela.

Sus filas no están conformadas únicamente por hombres. Las mujeres, que también ocultan el rostro para evitar represalias una vez regresen a su país, ayudan a organizar sus armas artesanales y abastecerlos de agua y vinagre, que alivian el cansancio y el efecto del gas lacrimógeno.

Debemos abrir esa frontera como sea, allá tengo a mi familia, a mis hijos y quiero regresar

“Debemos abrir esa frontera como sea, allá tengo a mi familia, a mis hijos y quiero regresar. Acá estamos desde el sábado y seguimos enfrentados a la guardia, hasta poder debilitarla y pasar”, explica esta venezolana, de 27 años y oriunda de Mérida.

Sin embargo, las escaramuzas protagonizadas de estos jóvenes ya se están saliendo de control y generando molestias entre la comunidad, principalmente del barrio de El Escobal, de la capital nortesantandereana.

De hecho, las clases de una sede del colegio Club de Leones, ubicado en este sector residencial, tuvieron que ser suspendidas, porque hasta sus aulas llegaban el sonido de los disparos y el gas lacrimógenos de las autoridades venezolanas. La medida, que se extenderá hasta este próximo viernes, dejó a casi 400 niños de primaria sin clases.

Estos ataques esporádicos a la Guardia Nacional Bolivariana no nos conducen a nada. Ellos están actuando como delincuentes y ya empiezan a entorpecer la armonía de la ciudad y la pacificación de la frontera. Son vándalos que se quedaron a agredir a la guardia, pero no pasa absolutamente nada, y sí están afectando el entorno de la ciudad”, criticó César Rojas, alcalde de Cúcuta.

CÚCUTA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.