Secciones
Síguenos en:
¿Cómo debería ser la reconstrucción de Providencia?
AUTOPLAY
Providencianos relatan cómo sobrevivieron al huracánProvidencianos relatan cómo sobrevivieron al huracán.
Providencia 1

Ronny Suárez. EL TIEMPO

¿Cómo debería ser la reconstrucción de Providencia?

Expertos analizan cuáles son los mejores escenarios para las nuevas viviendas en el archipiélago.

Tras el anuncio del presidente Iván Duque sobre un plan para la reconstrucción de Providencia tras la destrucción ocasionada por el paso del huracán Iota (según informes se habla de pérdida total del 80 por ciento de la infraestructura y un 98 por ciento de afectaciones), el mandatario aseguró que inicialmente habrá que avanzar en la limpieza y adecuación del aeropuerto y el muelle.

Duque aseguró que la propuesta es un plan de reconstrucción para ejecutarse en 100 días, sin embargo, expertos señalan que el tiempo que tomará esta ejecución, de la forma adecuada, puede tomar hasta un año.

Jorge Alberto Escobar Vargas, director de la maestría en hidrosistemas de la Universidad Javeriana, considera que lo primero que se debe tener en cuenta es el diseño de un sistema de alertas tempranas que permita monitorear en tiempo real la situación del archipiélago, pues con lo ocurrido ya queda claro que esta zona del país es susceptible de sufrir el paso de huracanes.

(Además: Familia sobrevivió al huracán encerrada por más de 24 horas en su baño)

“Esto debe ser un trabajo conjunto entre la Unidad de Gestión del Riesgo y el Ideam, es importante en este tipo de situaciones un sistema de alertas tempranas que tiene un componente de monitoreo que mida en tiempo real el comportamiento de vientos, humedad, presión atmosférica y la marea –señala Escobar–. A partir de eso se puede analizar bajo qué condiciones se debe hacer un llamado a la comunidad y que siempre esté alerta”.

Hospital Providencia

Hospital Providencia

Foto:

Ronny Suárez

El experto asevera que una vez se establezca este sistema y haya red de monitoreo, lo siguiente es desarrollar modelos computacionales que permitan estimar el grado de daño de una tormenta y así poder advertir sobre el alcance en la afectación sobre la isla y saber si está preparada para los embates del clima.

“Es similar a lo que hace la ingeniería estructural con la norma de los edificios sismorresistentes, que lo que hace es blindar a las estructuras de los movimientos telúricos”.

De esta forma, analiza el experto, se puede empezar a pensar en un lineamiento que permita diseñar de buena forma la infraestructura de la isla para resistir tormentas y huracanes.

(Le puede interesar: Turista narra las horas de terror que vivió en Providencia por el Iota)

Esta isla, de 5.600 habitantes, tiene alrededor de 17 kilómetros cuadrados. Sus viviendas eran en gran parte construcciones raizales en madera con una cisterna para el agua y techo en zinc.

“Dependiendo de las geoformas de la isla va a haber zonas donde sean mayores los daños y las velocidades, entonces es necesario tener unos mapas de zonificación para determinar dónde se producen los daños más fuertes y que las medidas sean diferentes para cada zona –resalta Escobar–. Así se determina cómo construir las viviendas, para que cada zona cuente con unos cuidados especiales”.

Para el experto también es importante que en medio de la instalación de ese sistema se tenga en cuenta la presencia de los habitantes de la isla para crear así una cultura del monitoreo, que cada persona también se apropie de los sistemas de alertas para mantenerlos en perfecto estado.

(Lo invitamos a leer: Conozca cómo puede donar ayudas para los damnificados de San Andrés)

San Andrés y Providencia tras huracán Iota

San Andrés y Providencia tras huracán Iota

Foto:

Lais Grams / Cortesía para EL TIEMPO

“Resalto, por ejemplo, el caso de Mocoa, donde en agosto del 2018 se produjo un evento, no muy fuerte, similar al ocurrido en 2017 y el sistema que está instalado funcionó y alertó de manera inmediata -explica–. Todo esto no lo debe hacer el Gobierno solo, lo debe hacer en conjunto con la gente, para que ellos entiendan la importancia de estos elementos, de cuidarlos, de crear una cultura del monitoreo. El ideam tiene un sistema de alertas bueno, lo que pasa es que Colombia es muy grande y el Ideam a veces no puede dar respuestas puntuales a los eventos. Eso debe ser parejo con los gobiernos locales”.

(En otras noticias: Pasó el huracán en un baño y caminó por horas para ser rescatado)

Respeto por la cultura

Otra de las prioridades que los expertos consideran para atender de manera inmediata la emergencia es la recuperación de vías importantes, restablecer el funcionamiento del aeropuerto y poner en operación el funcionamiento del hospital.

Ricardo Tolosa Correa, profesor de la Universidad Nacional sede Manizales y experto en temas de atención a emergencias, considera que luego de realizar esa primera atención se debe proceder con el tema de infraestructura.

“Una ventaja en medio de todo es que son zonas pequeñas, entonces el impacto no es tan grande en comparación con otras tragedias del país –asegura Tolosa–. Luego de una evaluación primaria donde se evalúen los daños en viviendas, redes de servicios públicos, vías y equipamientos públicos urbanos, se hace una sectorización y se procede a la creación de albergues y reubicación momentánea de infraestructura pública averiada”.

La clave es no olvidar que tenemos que, desde ya, plantear acciones que logren contrarrestar daños futuros, no soluciones inmediatistas

El experto señala que al ser Providencia una isla, es urgente tener el aeropuerto en funcionamiento, pues de esta forma, además de vía marítima, puede llegar el material necesario para la reconstrucción de la isla.

Tolosa Correa divide en dos partes la reconstrucción de la Providencia. En el corto plazo, sostiene, se debe establecer un comité que debe ser atendido entre el Gobierno Nacional y el local donde se incluyan expertos y académicos, como también de la sociedad civil, que tengan experiencia en esos procesos de reconstrucción.

(Lea también: 'No hay nada en Providencia': el dramático testimonio de una afectada)

“Hay grupos raizales que son patrimonio, hay que buscar conservarles su identidad cultural –sostiene–. Toca formular proyectos inmediatos para la reconstrucción, porque hay que levantar viviendas e infraestructura que pueda resistir huracanes, pero no se debe olvidar que las viviendas raizales tienen una característica y eso se debe respetar”.

Para el profesor de la Universidad Nacional, es importante tener en cuenta el tema de las viviendas raizales, pues en otros casos de reconstrucción en el país se han dado situaciones en los que las comunidades no se sienten a gusto con las reubicaciones o el tipo de vivienda.

Doloroso: Providencia dejó de existir como se la conocíaDoloroso: Providencia dejó de existir como se la conocía.
Providencia

Sostiene, además, que a futuro se debe pensar en un Plan de Ordenamiento Territorial, pues se debe contemplar que no solo las viviendas deben estar equipadas a futuro para enfrentar estas situaciones de la naturaleza, sino también mitigar riesgos.

Zonas como Punta Rocosa, La Florida y Pueblo Viejo vienen desde hace unos cinco años esperando un proceso de reubicación, ya que por estar tan cerca de la playa son las primeras afectadas con el crecimiento de la marea.

“La clave no es llegar y que se destechó una casa y ponerle tejas y ya –puntualiza–. Ni levantar las paredes que se cayeron. Debe ser muy bien estudiado. La clave es no olvidar que tenemos que, desde ya, plantear acciones que logren contrarrestar daños futuros, no soluciones inmediatistas porque en el próximo evento se van a generar los mismos daños”.

(Además: Necesitamos una reconstrucción total: Gobernador (e) de San Andrés)

En lo anterior coincide la arquitecta Andrea Gómez, quien asegura que las casas deben ser contempladas con un recubrimiento más sólido sin perder de vista el diseño raizal, como espacios abiertos, madera y amplios.

“En el caso de las viviendas raizales, se pueden conservar los estilos coloridos y en diseño con un reforzamiento adecuado con mampostería y estructuras metálicas –explica la arquitecta–. En otras partes del mundo lo que hacen son construcciones más macizas, una mayor inversión económica porque casi todas son lo que la gente ha podido hacer, la parte económica influye mucho”.

Lo importante, coinciden los expertos, es que en el momento en que ocurra algo similar en la isla, la zona debe estar preparada con elementos que van más allá de una reconstrucción rápida.

Hay que levantar viviendas e infraestructura que pueda resistir huracanes, pero no se debe olvidar que las viviendas raizales tienen una característica y eso se debe respetar

La idea, sostienen, es que se respete el aspecto cultural para que no existan afectaciones a futuro con esa fuente de ingreso e identidad.

“Hay que tener mucho cuidado en el contexto ambiental –advierte Tolosa–. Es importante no perder de vista que en las islas hay un problema con el tratamiento de desechos, pienso que hay que comenzar a mirar de forma profunda y la relación de la zona urbana con la costa, porque eso hay que regularlo de forma pronta. Debe el Estado plantearse estos fenómenos a futuro. Porque nos volvemos el país de todos los años. Todos los años pasa lo mismo”.

(Le sugerimos leer: Las nuevas imágenes que muestran magnitud del desastre en Providencia)

La otra atención

Providencia nunca ha tenido alcantarillado. A mediados de los 2000 se puso en marcha una obra que fueron entregadas en 2012, pero hoy son parte de un ‘elefante blanco’, incluso, algunos ciudadanos denuncian que cada vez que llueve hay inundaciones en ese sector.

Tras las afectaciones causadas por el huracán Beta (2005), se ha planteado construir viviendas que resistan el paso de huracanes en la isla.

El puesto naval avanzado número 21 de la Armada y un centro juvenil son los únicos que contaron con estos reforzamientos.

Por esto, Holmes Páez, profesor del departamento de ingeniería civil de la Universidad Javeriana, quien además hace parte de grupos de investigación sobre gestión del riesgo de desastres, advierte que el proceso que se haga en adelante debe ser transparente.

(En otras noticias: Iota y los peores desastres naturales en la historia de Colombia)

“El tema es complejo porque es un territorio bastante aislado y es bastante limitada en estos momentos, eso puede complicar las cosas –asegura Páez–. Primero, es importante la ayuda humanitaria, de forma muy coordinada, porque ahí se presentan muchos desperdicios por malas prácticas, Colombia ha avanzado mucho en atención de emergencia, pero hay mucho por recorrer”.

Familia afectada por huracán Iota en Providencia

Así quedó la vivienda de la familia que logró refugiarse en el baño.

Foto:

Cortesía

El experto advierte que después de brindar la atención necesaria a los damnificados, es importante tener en cuenta que al ser Providencia una isla alejada, no se puede definir un proyecto de reconstrucción como, por ejemplo, edificios de apartamentos, sino que “hay que reconocer que tienen una forma de vida, construcciones en madera, temas del Caribe, qué se hará, viviendas, cuántas, de qué forma”.

El profesional sostiene que es importante garantizar un manejo transparente de los recursos, pues lo que ocurrió en Providencia es prueba de que no hay mucho tiempo si se tiene en cuenta que cada año hay una alerta de huracán que acecha.

“Yo tuve una experiencia en zonas costeras en Cuba, por ejemplo, donde con pocos recursos construyeron un cuarto dentro de las casas, en concreto, donde pueden almacenar las cosas más valiosas de la vivienda –señala Páez–. No es muy sofisticado, pero sí es práctico y permite dar una respuesta rápida”.

(Lea también: ‘Precipitaciones de fin de año registran valores históricos’: Ideam)

Otro punto en el que coinciden los expertos, es en la importancia de que esta labor sea juiciosa y se cumpla en el plazo de un año para que Providencia no tenga que sufrir nuevamente una catástrofe de esta magnitud.

MIGUEL ÁNGEL ESPINOSA BORRERO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @Leugim40

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.