Secciones
Síguenos en:
Así está Providencia un mes después del paso del huracán Iota
AUTOPLAY
Así está Providencia luego de la peor tragedia de su historia
Providencia

Mauricio Moreno. Enviado especial de EL TIEMPO

Así está Providencia un mes después del paso del huracán Iota

La isla comienza a recuperase; aún hay toneladas de escombros, y quejas de sus habitantes.

Un mes después del paso del huracán Iota por San Andrés y Providencia, en el archipiélago empiezan a levantarse de la que ha sido considerada como la peor tragedia de su historia. El camino apenas comienza.

(Siga leyendo: En imágenes: Así avanza la recuperación de la isla de Providencia tras huracán).

La noche del domingo 15 y la madrugada del lunes 16 de noviembre la isla de Providencia sufrió la furia del huracán, de categoría 5. Fueron vientos de más de 230 kilómetros por hora que dejaron devastada la pequeña isla de 5.600 habitantes. Decenas resultaron heridos, cuatro personas murieron y el 98 por ciento de la infraestructura resultó afectada.

Ya se han despejado las calles principales pero aún hay signos de la destrucción en los barrios. Y es que los vientos fueron de tal magnitud que han sido recolectadas más de 5.000 toneladas de escombros y aún faltan alrededor de 15.000.

(También puede leer: Dos huracanes y la Niña azotaron en menos de un mes a medio país)

Esta semana el Gobierno entregó la evaluación de daños y análisis de las necesidades de las islas. Tras 14 días de estudio se encontró que de 1.976 casas en Providencia, 908 registraron un colapso total, 935 cubiertas están afectadas y 133 no tienen afectación.

Más allá del proceso de reconstrucción, uno de los temas que ha causado polémica es la situación actual de refugio en la que están los habitantes de la isla, pues aunque el Gobierno ha entregado 2.342 carpas, en las últimas dos semanas muchos han denunciado que estas no resisten la lluvia.

(Además: 'Se han entregado 935 toneladas de ayuda a San Andrés y Providencia')

Por eso, pese a que muchos instalaron las carpas en los predios de sus viviendas, han tenido que trasladarse a otros lugares que sí tienen techo para pasar las noches, pues las carpas se deterioran rápidamente con la lluvia. Así lo pudo evidenciar EL TIEMPO en un recorrido que hizo por la isla.

Providencia

La comunidad ha hecho varios llamados de emergencia.

Foto:

Mauricio Moreno. Enviado especial de EL TIEMPO

“No han servido porque cada vez que llueve la gente se moja. Esas carpas de día son un infierno y en la noche son un glaciar”, dijo a El TIEMPO el periodista de Providencia Edilberto Caro.

Y agregó que “la gente está pidiendo que les mejoren las condiciones”.

Por eso uno de los llamados que hacen a las autoridades es que se den soluciones para los techos, sin importar que sean temporales.

Ante las críticas de ciudadanos que se han viralizado en redes y otras elevadas por el Defensor del Pueblo; Susana Correa, directora de Prosperidad Social y quien fue asignada como gerente para la reconstrucción de San Andrés y Providencia, le dijo a EL TIEMPO en una entrevista que se están dando soluciones para mejorar las condiciones de los ciudadanos.

El Gobierno “está haciendo todo lo que está a su alcance para superar la adversidad y los efectos del huracán categoría 5. Quisiéramos que las soluciones llegaran más pronto, pero la logística acá es un poco complicada”, afirmó

Y agregó que para mitigar el impacto de las lluvias “hemos repartido más de 23 mil metros cuadrados más de plástico entre calibre 5 y 6, y más de dos mil carpas”.

Además, se está trabajando para que el suministro de energía solar y eléctrica esté listo antes de finalizar el año.

Hay personas con estrés agudo ante toda la situación, el inicio de todo un proceso de duelo, ya sea por algún familiar que fallece, la pérdida de sus negocios, de sus bienes materiales

Algunos habitantes se han quejado, además, de que las ayudas no están llegando a todos los barrios y que necesitan que se les garantice el suministro de agua. Así lo advirtió Gina Figueredo, una voluntaria que estuvo el pasado fin de semana llevando ayudas a Providencia.

Hay gente sin ropa, sin botas y sin carpas. Y las carpas que hay no aguantan ni lluvia ni sol. Siguen sin energía. La señal de celular está por sectores. Quienes mejor están son los del centro, pero barrios más alejados como Casa Baja, La Montaña y Maracaibo, están mal”, agregó.

(En otras noticias: 'La gente está durmiendo en carpas que se mojan': dicen en Providencia)

Como respuesta, Lyle Newell, quien hace parte de la comunidad raizal y trabaja en la gerencia para la reconstrucción, dijo que han ido mejorando los procesos de repartición para evitar situaciones como esas.

Sin embargo, estas no son las únicas necesidades. Alejandrina Camargo, líder de equipo de Médicos Sin Fronteras en Providencia, explicó que también es necesario ponerle la lupa a las enfermedades físicas y psicológicas que dejó el huracán.

La medica cuenta que en la isla hay personas con estrés, otros tienen heridas a causa de los escombros, hay quienes presentan afectaciones por la exposición a las lluvias y tener ropas mojadas por varios días y, también, están quienes no han podido tomar los medicamentos para las enfermedades que padecen.

Providencia

Muchas personas se han lastimado al recoger los escombros.

Foto:

Mauricio Moreno. Enviado especial de EL TIEMPO

Hay personas con estrés agudo ante toda la situación, el inicio de todo un proceso de duelo, ya sea por algún familiar que fallece, la pérdida de sus negocios, de sus bienes materiales”, dijo Camargo.

La reconstrucción

Al evaluar los daños y la magnitud del evento, se acordó que en enero arranca un plan de 100 días para la reconstrucción, por lo que el 10 de abril del 2021 estarían construidas y reparadas alrededor de 1.266 viviendas.

Las nuevas viviendas, que tendrán un alto nivel de resistencia contra desastres naturales como tormentas y huracanes, deberán cumplir con las tradiciones raizales. Ante esto, el Gobierno ha sido enfático en que no se tomará ninguna decisión sin el apoyo de la comunidad. De hecho, la gerencia para la reconstrucción trabaja en esto y se han celebrado varios encuentros con autoridades raizales.

(Le sugerimos leer: 'La idea es respetar la arquitectura isleña': representante raizal)

Y aunque ya se está trabajando en unos modelos de casas, el Gobierno asegura que estas solo serán reproducidas cuando la comunidad las apruebe.

En estos encuentros las comunidades han dicho que no quieren casas prefabricadas, como se ha planteado, pues piensan que sería un atentado contra su cultura.

Providencia

Fueron pocas casas las que quedaron en pie.

Foto:

Mauricio Moreno. Enviado especial de EL TIEMPO

“Al presidente le dije, además, que en la reconstrucción debe involucrarse a constructores locales. Y él, ante la cúpula que lo acompañaba y los raizales que nos encontrábamos en ese momento en Fresh Water Bay, se comprometió a devolverle sus casas a la población”, dijo al periódico El Isleño Josefina Huffington, líder de la Veeduría Cívica de Old Providence.

Plantas de potabilización producen 90.000 litros de agua al día

El Gobierno, además de las carpas, ha repartido 3.516 kits de alimentación, 716 kits de cocina, 3.198 kits de aseo, 1.214 colchonetas, 755 paneles solares, 80 baldes, 2.047 toldillos, 1.703 frazadas y 30 mil de agua embotellada.

Acerca del agua y saneamiento básico, dice Gestión del Riesgo, se han entregado 1’247.660 litros de agua a través de las tres plantas de potabilización, las cuales operan ocho horas diarias, produciendo 90.000 litros de agua.

(Además: Familia sobrevivió al huracán encerrada por más de 24 horas en su baño)

Por otro lado, el presidente Iván Duque, quien estuvo el fin de semana en Providencia, aseguró que se estima que a mediados de enero estén reconstruidos 28 establecimientos de comercio y 20 sitios turísticos, con el fin de reactivar la economía, y que en abril se entregarían las casas.

De igual forma, algunas fundaciones han estado recolectando ayudas para enviar al archipiélago.

‘En enero y febrero la idea es empezar a construir las viviendas’: Lyle Newball
Lyle Newball

Lyle Newball, representante raizal para la reconstrucción.

Foto:

UNGRD

El representante raizal y gerente local para la reconstrucción de Providencia, Lyle Newball, habla sobre el avance en los trabajos de atención y recuperación de la isla. Aunque reconoce que se han cometido algunos errores, advierte que ya se han corregido.

Como miembro de la comunidad raizal, ¿cómo analiza el trabajo hecho por el Gobierno?

Percibo un apoyo total por parte del Gobierno. Providencia es un sitio muy complejo para el tema logístico, porque llevar cosas hasta allá es bastante complicado, pero a pesar de esto hay un balance positivo.

Hay cosas que todavía hay que mejorar, hay que solucionar, pero el tema es que esto es una catástrofe, un huracán de categoría 5 que pasó prácticamente encima de Providencia. Es un proceso de recuperación muy complejo y, sobre todo, por lo distante que se está del resto del país.

(Le sugerimos leer: El impresionante antes y después de Providencia tras el paso de Iota)

¿En qué va el debate por la reconstrucción, en cuanto a cómo deben ser  las casas?

Hay interés del Gobierno en que todo este tema de la reconstrucción se haga con la participación de la comunidad. Hicimos unas reuniones iniciales con los líderes comunitarios, con el consejo raizal, con las juntas de acción comunal y los líderes religiosos, y de esa reunión salieron unas propuestas para el tema de diseño y construcción, como escoger a constructores providencianos.

Ya fue la quinta mesa de trabajo, donde están participando activamente la comunidad y el Ministerio de Vivienda con ingenieros y arquitectos. Para el 30 de diciembre se deben tener los modelos. En enero y febrero la idea es empezar a construir las viviendas.

Es un proceso de recuperación muy complejo y, sobre todo, por lo distante que se está del resto del país

¿Ha habido problemas con entrega de ayudas a los damnificados?

Cuando nosotros llegamos a Providencia, la isla se dividió en nueve sectores y en esos nueve se conformaron grupos para el tema de apoyo, logística y de ayudas. Esos grupos están conformados por un miembro de la alcaldía, un líder comunitario, alguien de la Unidad de Riesgos y alguien de las Fuerzas Militares.

Hubo quejas de que a algunos no les llegaban, tal vez a las casas de más adentro. Por eso, desde la semana antepasada, reforzamos con líderes de los barrios, localizamos a las personas y hacemos visita casa a casa para ir corrigiendo eso en el camino.

MATEO GARCÍA 
REDACTOR DE NACIÓN
En Twitter: @teomagar
matgar@eltiempo.com

Otras noticias de Colombia

- El misterio sin resolver de la muerte en México de modelo caleña

Así pasó Frisby de ser un pequeño restaurante a un gigante del país

El Difícil, el pueblo con las temperaturas más altas del país

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.