Cerrar
Cerrar
Profesor Moncayo: así pasó sus últimos días de vida el 'Caminante por la Paz'
AUTOPLAY
Gustavo Moncayo el 'caminante por la paz' murió debido a un cáncerEl profesor Gustavo Moncayo, quien recorrió más de 2.000 kilómetros para pedir la libertad de su hijo, el sargento Pablo Emilio Moncayo, secuestrado en la toma de las Farc, murió debido a un cáncer, desde Pasto se confirma el fallecimiento del caminante por la paz.
Profesor Moncayo, secuestro

Archivo EL TIEMPO

la última entrevista de moncayo

Profesor Moncayo: así pasó sus últimos días de vida el 'Caminante por la Paz'

'He perdido 20 kilos, estoy como Ghandi', dijo Moncayo en entrevista exclusiva con EL TIEMPO.

En el rostro del profesor Gustavo Moncayo se dibujó una enorme sonrisa cuando pensó en la celebración de sus 70 años el próximo 29 de noviembre.

Antes de que el cáncer de hígado que lo aquejaba acabara con su vida, el 'Caminante por la Paz' habló sobre su salud y sus esperanzas a futuro tras una larga vida de lucha por el fin de la guerra en Colombia.

(Lea también: Murió profesor Gustavo Moncayo, el caminante que luchó por libertad de su hijo)

A muchos colombianos no se les olvida la imagen del caminante que se colgó una cadena en su pecho y usando una camiseta con la fotografía de su hijo Pablo Emilio, un cabo del Ejército secuestrado por las Farc el 21 de diciembre de 1997 en la base del Ejército de Patascoy, en el sur de Colombia; les pidió al Estado y a la guerrilla un acuerdo por su liberación.

El profesor Moncayo se hizo conocido como el 'Caminante por la paz' desde el 17 de junio de 2007, cuando empezó los recorridos desde su natal Sandoná, en Nariño, hasta Pasto. Desde allí caminó hasta la Plaza de Bolívar, en Bogotá, trayecto de 46 días, para exigir en distintos tonos y formas la liberación de su primogénito y otros secuestrados.

Desde Canadá, el profesor Gustavo Moncayo continúa participando en diferentes movilizaciones por la paz.

Foto:

Cortesía

El pasado 3 de noviembre se realizó una misa por la salud de Gustavo Moncayo. Participaron familiares y vecinos y contó con la visita del obispo de Sandoná.

Cada mañana, el ‘Caminante por la paz’ tomaba el sol en el balcón de su vivienda. Trataba de caminar un poco pero se señaló que se agotaba con facilidad. Casi todo el tiempo de sus últimos días lo pasó recostado en su cama.

Sus últimos días de vida los compartió junto a su familia y amigos en su natal Sandoná (Nariño), a 50 kilómetros de Pasto, donde el querido profesor exhaló su último aliento mientras su familia realizaba recolectas de dinero con el propósito de ayudarlo, pues una de sus hermanas denunció que esperaban una reparación por parte de la exguerrilla de las Farc.

Gustavo Moncayo aseguró que fue feliz por su regreso pese a sus quebrantos de salud. En sus últimos días también estuvo acompañado por Doris, su enfermera, quien lo cuidó y veló por su bienestar junto a la familia del profesor.

(Además: Profesor Gustavo Moncayo tiene cáncer terminal y está esperando un trasplante)

¿Cómo se sintió al regresar a Colombia luego de estar tanto tiempo por fuera?

Qué bonito regresar a Colombia. Me siento feliz de estar en Sandoná, me siento contento porque mi hija pudo venir a conocer a su familia. Espero una gran fiesta para la celebración de mis 70 años.

¿Cómo fue su salida del país?

Yo vivía en Bogotá, como en 2011, pero a varios de nuestros compañeros los amenazaron y cuando empezaron a asesinarlos me di cuenta que no era un juego. Yo llegué a mi vivienda y solo pude tomar mi guitarra, algunos apuntes y dos mudas de ropa.

En la actualidad, el profesor Gustavo Moncayo vive en Canadá junto a sus hijos y nietos.

Foto:

Cortesía

¿No regresará a Canadá?

Tenemos que regresar a Canadá en enero. Vivimos en la ciudad de Mississauga y ahí hicimos nuestra vida. Pero me siento feliz de poder venir a visitar mi tierra, mi querida Sandoná, aunque no esté bien de salud. Me hace feliz que Laura Valentina pudiera venir conmigo a conocer a su familia aquí en Nariño.

(Le recomendamos leer: 'Ojalá haga la paz': Moncayo a negociador que fue carcelero de su hijo)

¿Cómo empezó su enfermedad?

Empezó con unas inflamaciones de mi vientre. Luego me hinchaba y me tuvieron que operar, se me dificultaba mucho orinar. Dos veces al día me drenaban y poco a poco se ha deteriorado mi salud. He perdido 20 kilos, estoy como Ghandi. Siento todo el tiempo que se me va la vida.

¿Pero espera estar mejor para celebrar su cumpleaños?

Sí, el pasado 3 de noviembre hubo una misa por mi salud, vino el obispo de Sandoná y estuvo toda mi familia, fue muy bonito. Así espero que sea mi cumpleaños el próximo 29 de noviembre, que estemos todos juntos. Me alegró mucho, fue muy bonito. Es que yo solo puedo pararme un momento para ir al baño pero de nuevo me tengo que acostar, me siento muy cansado todo el tiempo.

MIGUEL ÁNGEL ESPINOSA BORRERO
Redactor de NACIÓN - EL TIEMPO
En Twitter: @Leugim40

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.