Polémica por nuevos cambios en la Ruta del Cacao, en Santander

Polémica por nuevos cambios en la Ruta del Cacao, en Santander

Los nuevos trazados de esta la vía Bucaramanga-Barrancabermeja podrían afectar el medioambiente.

Ruta del Cacao

La concesionaria solicitó una modificación al trayecto entre los sectores Lisboa-Portugal y Portugal-Lebrija, que requiere una variación en la licencia ambiental.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

Por: Bucaramanga
29 de octubre 2018 , 02:46 p.m.

La prioridad entre la garantía del agua para unas 33 veredas de Lebrija y la construcción de dos tramos viales de la Concesión Ruta del Cacao, que conectará a Bucaramanga con Barrancabermeja, tiene envueltas a las comunidades y al concesionario en un pleito ambiental y de desarrollo económico para la región.

Y dicho pleito surgió porque la Concesión Ruta del Cacao, pese a que la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) ya le había dado licencia ambiental para el desarrollo del proyecto según los trazados que presentó, solicitó una modificación al trayecto entre los sectores Lisboa-Portugal y Portugal-Lebrija, para lo cual requiere una variación en la licencia ambiental que ya fue solicitada a la autoridad con respuesta negativa para el concesionario.

Por su parte, las comunidades alegan que dicha modificación al trazado afectaría unos 25 cuerpos de agua que surten del líquido a más de 3.000 personas, algo que traería consecuencias graves para el medioambiente, la economía de la región, la seguridad alimentaria y la vida.

Por ello no están de acuerdo en que dicho cambio se apruebe y piden que el concesionario mantenga el trazado que presentó inicialmente y que ya tiene licencia ambiental.

Sin embargo, el concesionario apeló la decisión de la Anla e interpuso un recurso de reposición. En el marco de ese recurso, ayer se cumplió una reunión informativa, convocada por la Anla, previa a lo que será la audiencia pública ambiental que se cumplirá el próximo 2 de diciembre en Lebrija.

En la audiencia, el concesionario y las comunidades expresarán sus argumentos a favor y en contra del cambio, razones que servirán de insumo para que la Anla decida si aprueba o no la modificación en la licencia.

Durante la reunión que se cumplió ayer, el concesionario le respondió a la Anla los puntos sobre los que había solicitado más información. En ellos se confirmó que sí existen los 25 cuerpos de agua, que las comunidades sí se surten del líquido, que un 38 % de los daños que causaría el cambio del trazado son severos, unos 50 negocios se verían afectados económicamente, 8.354 personas recibirían impacto directo y algunas especies de animales también se afectarían.

Comunidad de Lebrija

Las comunidades alegan que dicha modificación al trazado afectaría unos 25 cuerpos de agua que surten del líquido a más de 3.000 personas.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

Ante este conflicto, el secretario de Planeación de Lebrija, Miguel Vásquez, señaló que las decisiones del cambio deben obedecer a un componente técnico y justificado para tomar la decisión correcta, pero fue enfático en que “las comunidades no se pueden desplazar ni aislar independientemente de cuál sea el escenario a seleccionar. Y con el problema de agua que tenemos, el proyecto plantea alternativas que intervienen cuerpos de agua y nosotros no podemos permitir que afecten a las comunidades”, dijo Vásquez.

Por su parte el presidente del Concejo de Lebrija, Fredy Bohórquez Figueroa, señaló que el cambio se debe analizar teniendo en cuenta el riesgo que tiene la vía en el sector de Lisboa, donde se registran deslizamientos.

El corporado añadió que si con el nuevo trazado la vía es estable y no perjudica a los nacimientos de agua se puede avanzar, pero “tenemos que tratar de preservar la comunidad que se verá afectada, que haya compensación y que entre el concesionario y la ANI se mire cómo restablecer los negocios”.

Bertha Isabel Beltrán Duque, propietaria de una finca en Lebrija, rechazó el cambio de trazado, dijo que unas 33 veredas se van a aislar y se afectará una montaña que produce agua. “La Anla ya negó la licencia, entonces nosotros no deberíamos estar en estas reuniones. Aquí tiene que primar la razón y felicito a la Anla porque negó la licencia”, acotó.

Según la comunidad, el cambio en el trazado obedece a que la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) no planeó en la estructuración de la concesión la reubicación de torres de energía y gasoductos, obras que cuestan $130.000 millones, y para mitigar ese error es que se busca cambiar el trayecto.

BUCARAMANGA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.