Basuras de paseos de olla afectan ecosistemas de playas en Santa Marta

Basuras de paseos de olla afectan ecosistemas de playas en Santa Marta

El Rodadero es uno los balnearios más afectados por el turismo desorganizado que sigue creciendo.

El Rodadero

Las playas de El Rodadero son las más golpeadas por el turismo informal.

Foto:

Archivo particular

Por: Roger Urieles
21 de junio 2019 , 10:13 p.m.

Cada año visitan Santa Marta para vacacionar, alrededor de un millón 200 personas, de las cuales  un gran porcentaje practican un turismo informal que no deja utilidades a la ciudad, pero sí un impacto ambiental negativo por los comportamientos irregulares especialmente en las playas populares donde el número de bañistas por momentos supera la capacidad de carga.

La informalidad, ha sido un fenómeno difícil de controlar para las autoridades en la capital del Magdalena. A pesar de las campañas y operativos desplegados especialmente en las temporadas altas, la proliferación de ventas ambulantes, la hotelería paralela, operarios turísticos y agencias piratas predomina en los diferentes balnearios que sufren por este desorden que se agrava con la falta de conciencia ciudadana de propios y visitantes.

Santa Marta es uno de los destinos turísticos preferidos en Colombia por su riqueza natural y majestuosidad de sus playas, pero también porque es considerada como una ciudad que permite disfrutar de una buena temporada de vacaciones a un bajo costo.

Perjuicios para la ciudad

La Asociación Hotelera y Turística de Colombia Cotelco, capitulo Magdalena, reveló que al menos el 60 por ciento de los turistas que llegan a esta capital, acceden a los servicios que ofrece el sector informal en sus distintas presentaciones.

Omar García, director de la agremiación de hoteleros precisa que estos visitantes “se alojan en casas, cabañas y apartamentos que no pagan impuestos, contratan tours con agencias piratas y compran los alimentos en puntos callejeros, entre otras cosas más que perjudican al empresario y los establecimientos públicos legalmente constituidos”.

No pagan impuestos, contratan tours con agencias piratas y compran los alimentos en puntos callejeros, entre otras cosas más que perjudican al empresario

Pero por encima de la afectación económica que ha llevado a muchos negocios a cerrar sus puertas y operarios turísticos a clausurar su actividad, está el daño ambiental que causa este tipo de turismo desorganizado en los diferentes balnearios que se practica.

Rodadero

Las autoridades de Santa Marta tienen definidas las medidas en la temporada de vacaciones para combatir la informalidad que está disparada.

Foto:

Roger Urieles

El Rodadero, el más afectado

La ubicación central de El Rodadero, lo convierte en una de las lugares más concurridos de la ciudad, y por ende uno de las mayor perjudicados y explotados por la informalidad.

Los fines de semana en cualquier época del año, este balneario normalmente es visitado por unos siete mil bañistas, mientras que en la temporada alta alcanza a recibir hasta 18 mil.

La sola demanda de personas que supera significativamente la capacidad del lugar, ya genera una afectación al ecosistema, no obstante, el problema empeora con toda la actividad irregular que se practica día y noche tanto por parte del visitante como por la cantidad descontrolada de vendedores y operarios turísticos ilegales.

Iván Calderón, gerente de la promotora turística Pro- Rodadero, asegura que la situación de El Rodadero es crítica por el mal accionar del visitante, el cual se ha encargado de fortalecer la informalidad y acabar poco a poco con la flora y fauna marina.

Su teoría la argumenta en el hecho de que el 70 por ciento de personas que visitan este sitio, practican el denominado paseo de olla.

“Son familias enteras y grupos de amigos que llegan de la misma ciudad y de otros sitios de la Costa y Colombia a disfrutar de la playa, la brisa y el mar, y aunque se benefician del balneario sin ningún costo, contrario a retribuirlo con su cuidado y un comportamiento ejemplar, asumen una actitud depredadora y nociva con la naturaleza”, manifestó.

Descontrol de día y noche

Según Calderón, el desorden en El Rodadero es incontrolable, aunque existen una serie de prohibiciones por medio del decreto 1376 del 2015 que regula el uso de las playas en Santa Marta.

La bahía en el día permanece completamente llena de bañistas que infringen constantemente las normas al llevar comida en desechables, bolsas e icopor o comprar en la calle los almuerzos y consumirlos en la arena. Otros optan por tomar bebidas embriagantes incluso dentro del agua.

Al final de la jornada recreativa una gran parte se marcha y deja todos los desperdicios tirados, algunos continúan la diversión por la noche en el camellón a donde se suman nuevos visitantes que en muchos casos vuelven a invadir la zona de playa y permanecen allí hasta las horas de la madrugada impidiendo que se desarrolle el proceso de oxigenación que requiere el ecosistema marino.

El Rodadero

La venta de comida en las playas no tiene ningún tipo de control.

Foto:

Archivo particular

Laura Fragozo, estudiante de biología y coordinadora del proyecto ambiental H20 de la Universidad del Magdalena, explica que la afectación que viene dejando el turismo irresponsable en estos balnearios, puede llegar a ser irreversible.

Es una cadena de contaminación que inicia desde el mismo momento en que la persona traslada comidas al mar y las consume allí sin ninguna precaución, pues mientras ingiere los alimentos, deja caer residuos de arroz y del pescado que recargan la arena y se descomponen, lo cual también trae vectores como la rata y la cucaracha que a su vez pueden provocar enfermedades al próximo visitante que al llegar encuentra diversos elementos en estado de descomposición”, indicó.

Adicionalmente, los plásticos e icopores abandonados por todos lados terminan muchas veces en el agua, y allí afectan la vida marina.


Medidas deficientes

Por estas infracciones que van en contra del medio ambiente, las autoridades durante la última la temporada de vacaciones de semana santa, impusieron en El Rodadero más de 200 comparendos por el código de Policía a turistas y vendedores ambulantes.

De todas maneras, las medidas según Freddy Gómez propietario de un restaurante en este sector, fueron insuficientes, y la informalidad al igual que los paseos de olla, se mantuvieron disparadas.

“Hubo proliferación de ventas de sancochos, arroces y pasteles en la calle, donde se vendía todo, mientras que el negocio legalmente establecido permanecía solo”, añadió.

Al respecto, el jefe de turismo de la Policía Metropolitana, mayor Aldemar Hernández explicó que adicionalmente a las unidades encargadas garantizar el orden público, hay también un equipo de efectivos dispuestos para regular la actividad turística.

El Rodadero

Muchos turistas llevan sus bebidas y comidas a las playas de El Rodadero.

Foto:

Archivo particular

“Desde el área encargada, venimos como institución policial haciendo grandes esfuerzos en la ciudad para aportar a la organización del turismo; sin embargo, es necesario un compromiso, sentido de pertenencia y una educación ambiental mayor por parte de propios y visitantes, puesto que resulta imposible vigilar cada acción que realicen los miles de turistas que permanecen en un mismo lugar”, precisó.

Durante el año, en El Rodadero, se realizan seis megajornadas de limpieza en las cuales se saca de la arena y el mar alrededor de 8 toneladas de basura, de las cuales el 40 por ciento son plásticos de un solo uso, bolsas e icopor. En estas actividades que participan todas las instituciones se han encontrado especies marinas muertas y atrapadas entre los elementos que caen al agua.

A pesar de estas labores de recuperación submarina, otra gran parte de los elementos que dejan tirados las personas en la playa, se quedan en la profundidad del océano afectando ese hábitat.

Roger Urieles
Para EL TIEMPO
Twitter: @rogeruv

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.