En el Magdalena, niños pobres y con discapacidad tienen su oportunidad

En el Magdalena, niños pobres y con discapacidad tienen su oportunidad

Programa acoge los de escasos recursos con dificultades físicas y mentales para su calidad de vida.

Programa

En el Teatro Cajamag, recientemente se hizo la entrega de 146 equipos terapéuticos y materiales didácticos a los beneficiados con el programa.

Foto:

Roger Urieles

Por: ROGER URIELES
28 de septiembre 2018 , 04:33 p.m.

Tener acceso a charlas sicológicas y terapias especializadas de manera gratuita les ha cambiado la vida a más de 120 niños y niñas vulnerables de Santa Marta y municipios que sufren de necesidades especiales y discapacidades.

Los tratamientos para las patologías que padecen, aunque son vitales, los altos costos que equivalen, les impide a muchas familias vincular a sus hijos y garantizar un desarrollo adecuado.

Toda esa población de escasos recursos del departamento ha encontrado una oportunidad en el programa de Atención Integral a la Niñez y Niño Especial, el cual es operado por la Caja de Compensación Familiar del Magdalena, Cajamag con el objetivo de generar bienestar a los menores de edad.

En el Teatro Cajamag, recientemente se hizo la entrega de 146 equipos terapéuticos y materiales didácticos a los beneficiados con el programa. Los niños llegaron en los brazos de sus padres y regresaron a casa subidos en sillas de rueda que les abrirán nuevas posibilidades en su cotidianidad.

Fue un evento emotivo, donde los padres dejaron ver su satisfacción con la asistencia profesional y el apoyo emocional que han recibido sus hijos con necesidades especiales, lo cual ha repercutido de manera positiva en las familias.

Ana Paola Ortiz, dijo que el programa de Cajamag cambió la vida de su hija de ocho años, quien sufre del síndrome de Angelman desde su nacimiento, una patología que le impide una correcta movilidad.

Emocionada, describió como la niña, de quien los médicos dijeron no podría caminar, logró dar sus primeros pasos en menos de doce meses de haber comenzado las terapias que le son ofrecidas de manera constante y gratuita.

Siempre que constatamos los resultados del programa con los propios beneficiados nos llena de felicidad y motivación para continuar apoyando este noble propósito

La madre en su testimonio agregó que “siempre soñé con el momento de ver a mi niña caminando, y ahora que con la ayuda de Cajamag ha comenzado a dar sus primeros pasos, no tengo palabras de agradecimiento por el extraordinario trabajo profesional que se viene haciendo con los afiliados y la población vulnerable, en cuyos núcleos hay menores con necesidades especiales que lo requieren”.

Su hija de ocho años de edad, hizo parte del grupo de 45 niños y niñas beneficiados con la entrega de sillas de ruedas que poseen especificaciones neurológicas pediátricas, basculantes y reclinables y otros equipos ortopédicos que contribuyen a la mejor interacción con el entorno social para que puedan acceder a la recreación, salud, nutrición y otros aspectos de su vida cotidiana.

“Siempre que constatamos los resultados del programa con los propios beneficiados nos llena de felicidad y motivación para continuar apoyando este noble propósito que transforma la vida del niño y de sus padres”, expresó la directora administrativa Martha García Valencia, quien junto a los miembros del consejo directivo estuvo presente durante el evento.

“Esta actividad se replicará en los municipios de Ciénaga, Fundación, Pivijay, Cerro de San Antonio, Algarrobo, Plato, Santa Ana, San Sebastián, Guamal y El Banco, allí serán entregados 38 equipos terapéuticos que impactarán a una población de 17 menores, hijos de trabajadores afiliados de las categorías A y B”, manifestó Ernesto Pinto, coordinador del programa.

Con aval profesional

Cabe indicar que estas sillas de ruedas y materiales ortopédicos fueron avaladas por médicos especialistas contratados por Cajamag para diseñarlas de acuerdo con las necesidades propias de cada niño y sus diferentes patologías.

“Gracias a este proyecto social nuestras cargas se hacen más livianas, esta era una necesidad muy grande que a nosotros como padres se nos había quedado imposible de atender por las condiciones económicas, afortunadamente hoy regresamos a casa mucho más tranquilos y con la satisfacción de que nuestros hijos estarán mejor”, dijo José Lobera, otros de los papás beneficiados.

ROGER URIELES 
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
SANTA MARTA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.