Secciones
Síguenos en:
¿Qué se sabe de la muerte de mujer trans linchada en Tunja, Boyacá?
AUTOPLAY
Muerte y exclusión: El triste panorama de las personas trans en ColombiaMuerte y exclusión: El triste panorama de las personas trans en Colombia
Mujer trans linchada en Tunja

Captura de video - Archivo Particular

¿Qué se sabe de la muerte de mujer trans linchada en Tunja, Boyacá?

Adriana Díaz murió por la gravedad de las heridas. Autoridades buscan identificar a responsables.

Un caso de transfobia se registró en Tunja, Boyacá, este lunes 28 de junio, en pleno Día Internacional del Orgullo LGBTIQ+. Adriana Díaz, una mujer trans, fue agredida en la madrugada por una turba.

(Visite nuestro especial: Cada 13 días matan a una persona trans en Colombia)

El caso lo dio a conocer la Fundación Gaat (Grupo de Acción y Apoyo Trans) a través de sus redes sociales. En un video publicado por esa organización se ve cómo una veintena de personas golpea a Adriana con palos y otros objetos contundentes mientras ella yace herida en el suelo.

(Además: Cárcel para el presunto agresor de dos mujeres trans en el sur)

Los hechos, registrados en el sector de Ricaurte, en el suroccidente de Tunja, aún no están del todo claros y son materia de investigación por parte de las autoridades.

La Policía asegura que la víctima fue acusada de supuestamente intentar atracar a un taxista, lo que provocó la reacción desproporcionada y violenta de otros conductores.

De acuerdo con el Observatorio Prediva, de la Fundación Gaat, en 2021, con el caso de Adriana Díaz, al menos 22 mujeres trans han sido asesinadas en Colombia.

(Le recomendamos: ‘Ser una persona trans en Colombia es una sentencia de muerte’)

Los hechos

La Alianza Lambda de Venezuela, el Gaat y el Instituto Internacional sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos denuncian que la Policía permitió la golpiza y no actuó como corresponde.

Sin embargo, el coronel Henry Bello, comandante de la Policía Metropolitana de la capital de Boyacá, asegura que sí atendieron el caso.

La versión de la Policía señala que, hacia las 5 a. m. de este lunes, recibieron un reporte a través de la red de participación cívica sobre una persona que "había tomado un servicio de taxi a la altura del antiguo Terminal de Transportes de Tunja" que "pretendía cometerle un hurto a un conductor de un vehículo de servicio público".

El conductor, dice la Policía, "solicitó apoyo al gremio de conductores y allí acudió un taxista para auxiliarlo". A ese hombre "le causan una herida con arma cortopunzante" y, presuntamente, "la hoy víctima mortal fue quien lo habría atacado".

(Lea también: La violencia oculta contra los hombres trans en Colombia)

A Adriana Díaz sus amigos la llamaban de cariño 'la Biopo'.

Foto:

Archivo Particular

Testigos aseguran que al lugar llegaron alrededor de 30 conductores, quienes agredieron brutalmente a la mujer. Activistas y autoridades coinciden en que nada justifica las agresiones que sufrió.

Según la Policía, cuando los oficiales llegaron al punto de los hechos, encontraron a Adriana Díaz en condiciones delicadas tras recibir puños, golpes con objetos y puntapiés.

(En otras noticias: Denuncian caso de transfobia al interior de la cárcel La Vega)

"Presentaba varias heridas: traumas en el rostro, en diferentes partes del cuerpo, y todas estaban causadas con objetos contundentes", relata el comandante Bello, quien agrega que, de inmediato, solicitaron la asistencia de una ambulancia, pero, ante la gravedad de las heridas, decidieron trasladar a la mujer en un vehículo policial hasta el Hospital Metropolitano de Tunja.

Debido al delicado estado de salud que presentaba Adriana, fue remitida al Hospital San Rafael de Tunja. "Cuando estaba recibiendo asistencia médica, falleció a consecuencia de las heridas", afirma el coronel Bello.

Sin embargo, en su denuncia, el Gaat señala que Adriana Díaz no fue atendida en los centros hospitalarios por ser una persona trans y porque no tenía resuelta su situación migratoria. "El acceso a salud de personas trans en Colombia es dificultoso, es un tema de constantes revictimizaciones. De igual forma, con la población migrante irregular",  cuenta Andra Hernández, del equipo jurídico del Gaat y quien personalmente le ha hecho seguimiento a este caso.

Ni el Hospital Metropolitano de Tunja ni el Hospital San Rafael de Tunja se han pronunciado al respecto.

(De interés: El orgullo de ‘resistir’ en el Paro Nacional)

¿En qué va la investigación?

El comandante de la Policía de Tunja dice que, tras conocerse el caso, se activó un plan candado para intentar ubicar a los responsables del asesinato. "En este momento, de manera conjunta con la URI de la Fiscalía de Tunja, adelantamos la investigación de este homicidio que se causó en la madrugada con objeto contundente".

Precisamente, una de las denuncias de las organizaciones que han acompañado el caso es que la Policía no detuvo a ninguno de los agresores en el momento, a pesar de que en el video difundido se ve cómo golpean a la víctima, incluso en presencia de los oficiales.

"Hemos recibido información de que la Policía llegó al sitio y, como se ve en un video, lo único que hace es observar cómo la agreden. No hay detenidos", señala Andra Hernández, quien agrega que las organizaciones que luchan por los derechos de la población trans esperan que se esclarezca lo ocurrido cuanto antes.

En efecto, a la fecha, no hay personas capturadas por estos hechos.

(Lea también: Ley trans: menores de 14 años se podrán cambiar de género en España)

La Fiscalía ya tiene en sus manos un informe proporcionado por la Policía Metropolitana de Tunja, el cual guiará la investigación para esclarecer lo ocurrido, además de los resultados de la autopsia y otras diligencias de Medicina Legal.

Se espera que en los próximos días se identifique al conductor del taxi donde viajaba Adriana Díaz, así como a los involucrados en el linchamiento. También, si se les imputarán cargos.

Paralelamente, las autoridades investigan si la víctima tenía antecedentes judiciales por hurto u otros crímenes.

Eso sí, desde la Policía se hizo un llamado a la ciudadanía a no tomar justicia por mano propia bajo ninguna circunstancia y se recordó que hay varias vías para denunciar.

(Además: 'Es invento de Dios': mensaje de Alberto Linero a la comunidad LGBTI)

Denuncian amenazas

La Plataforma Feminista Boyacense, que recoge diferentes organizaciones de derechos humanos con perspectiva de género, denunció que este martes 29 de junio, hacia las 8:25 p.m., en inmediaciones al antiguo Terminal de Tunja, un taxista "pasó en su vehículo y amenazó de manera verbal de muerte a las trabajadoras sexuales, entre ellas las mujeres trans que se encontraban en el lugar".

Aseguran que durante la noche tres taxistas más pasaron por el lugar para amenazarlas de muerte, por lo que temen que esas afrentas estén relacionadas con el asesinato de Adriana Díaz, quien también era trabajadora sexual.

El grupo de mujeres se acercó a un CAI cercano, pero advierten que "no ha habido acción alguna que propenda por la protección de sus vidas".

Población migrante venezolana LGBTIQ+

La organización Alianza Lambda de Venezuela cuenta que los allegados de Adriana Díaz la llamaban de cariño 'la Biopo'. Era oriunda del estado de Barinas, en Venezuela. "Emigró, como muchos de los venezolanos, en busca de mejores condiciones de vida".

De hecho, esa organización advierte que "no es lo mismo ser ilegal venezolana que ser ilegal trans (sic)" y que "no es lo mismo serlo en Bogotá, o en una gran ciudad, a serlo en una población más pequeña como Tunja".

Al respecto, organizaciones de derechos humanos señalan que las personas migrantes LGBTIQ+, en especial la población trans, se encuentran en un alto grado de vulnerabilidad y desprotección.

(Siga leyendo: La violencia que sufren los migrantes venezolanos LGBTI en Colombia)

Un informe publicado en 2020 por la corporación Caribe Afirmativo explica que en términos generales, la violencia hacia personas venezolanas LGBTIQ+ en Colombia tiene un doble componente. Por un lado, un componente de prejuicio por su origen nacional. Y por otro, uno de prejuicio sexual, “que va directamente dirigido a invisibilizar y violentar su orientación sexual, identidad y expresión de género”.

Según esa investigación, estas violencias, ejercidas tanto por instituciones públicas y privadas como por la sociedad en general, terminan por excluir a estas personas de las dinámicas sociales y les vulnera sus derechos de forma repetitiva.

WILLIAM MORENO HERNÁNDEZ
*Periodista de ELTIEMPO.COM
En Twitter: @williammoher

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.