Las muertes más absurdas de colombianos por accidentes
Galería
Las muertes más absurdas
Juan Bautista Díaz / EL TIEMPO

En junio del año pasado una estudiante de Enfermería cayó del sexto piso del Hospital Universitario del Valle (HUV), en Cali. La joven le cayó encima a una médica residente que estaba en el primer piso y se dirigía a la cafetería del centro hospitalario. La mujer que cayó sobrevivió, pero causó la muerte de la residente. Durante el año 2017, el Sistema de Información Médico Forense del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (INMLCF) registró 7.062 casos de lesiones accidentales en Colombia, de los cuales 3.507 fueron fatales.

Las muertes más absurdas
123rf

En octubre del año pasado una mujer del municipio de Polonuevo, en Atlántico, se electrocutó al abrir su nevera y perdió la vida. Su esposo le dijo a El Heraldo que se encontraba preparando un pollo y fue a buscar un limón de la nevera pero cuando la abrió recibió una fuerte descarga que la lanzó al piso y falleció. El 29,89% de las muertes por accidente en 2017 fueron mientras las víctimas se encontraban haciendo labores correspondientes a trabajo remunerado y el 14,85% actividades vitales o relacionadas con el cuidado personal.

Las muertes más absurdas
Archivo EL TIEMPO

En diciembre de 2017 un hombre caminaba por Cartagena cuando un fuerte aguacero empezó a caer y se refugió en un kiosko. Pese a la lluvia, el señor empezó a hablar por celular, de repente un rayo cayó y lo alcanzó. El hombre voló y luego cayó al piso; falleció de inmediato. El 39,32% de las muertes accidentales en 2017 se asociaron con autolesión involuntaria; el 18,88% con desastres naturales y el 17,37% con accidentes de trabajo.

Las muertes más absurdas
Juan Diego Buitrago / Archivo EL TIEMPO

Este mes un dramático suceso ocurrió en Soacha, Cundinamarca. Un peatón que transitaba por una calle del municipio fue golpeado en la cabeza por una matera que cayó desde la terraza de una vivienda de tres pisos. Al parecer, el objeto no fue arrojado por nadie, sino que se precipitó accidentalmente. El hombre murió en el andén. Medicina Legal indica que el 78,18% de las víctimas fatales en lesiones accidentales en 2017 fueron hombres (2.741) y el 21,81% (765) mujeres.

Las muertes más absurdas
Juan Carlos Quintero

En septiembre de 2016 una pequeña niña de cuatro años murió en Cartagena luego de quedarse dormida en una de las sillas de atrás de la ruta escolar. El conductor se dio cuenta cuando fue a buscar el bus al parqueadero para ir nuevamente al colegio y transportar a los niños de regreso a sus hogares. Al parecer, la menor murió por asfixia. El porcentaje de muertes accidentales causadas mientras se está en actividades relacionadas con el estudio y el aprendizaje fue del 0,10% en 2017.

Las muertes más absurdas
Archivo EL TIEMPO

Un ladrillo le causó la muerte a un hombre de 25 años en Barranquilla. El hecho se registró en 2014 cuando el fallecido caminaba hacia su trabajo. Al momento de ingresar le cayó un ladrillo desde el piso 11 que le quitó la vida de forma instantánea. En cuanto a la zonas en las que suelen ocurrir estas muertes accidentales, se registró que el 62,38% fueron en cabeceras municipales.

Las muertes más absurdas
Rodolfo González Prieto

Una selfi le costó la vida a un joven de 23 años. El hombre intentaba tomarse la fotografía cuando resbaló por una piedra mojada en el sector conocido como Puente Natural y cayó de unos 120 metros de altura hasta el profundo río Sumapaz. Al parecer, el joven sobrepasó la baranda de seguridad del sitio, perdió el equilibrio y cayó al vacío. El 32,98% de las muertes accidentales en 2017 ocurrieron en zonas rurales (vereda o campo).

Las muertes más absurdas
123rf

Por perseguir a un gato, una mujer de 63 años murió en marzo de 2017 en el barrio Galán, en Bogotá. La fallecida se subió a las tejas de un tercer piso para perseguir un gato que estaba allí, pero perdió el equilibrio y se cayó. Perdió la vida tras el fuerte impacto contra el suelo. Según el informe, las lesiones accidentales fatales en 2017 afectaron principalmente los ciclos extremos de la vida: los niños (0-17) y los adultos mayores (60 años y más).

Las muertes más absurdas
Archivo EL TIEMPO

Un tranquilo rato con amigos se torno fatal para un hombre que murió luego de atorarse. El hecho ocurrió en el sur de Bogotá en agosto de este año. El hombre estaba compartiendo con sus allegados, pidieron cervezas y fritanga. De repente, el señor se atoró con lo que comía y empezó a ahogarse. Mientras era trasladado a un hospital, falleció. El informe de Medicina Legal advierte que entre viernes y domingo son los días que más ocurrieron muertes accidentales en 2017 (73% de todos los fallecimientos).

Las muertes más absurdas
EFE / Leopoldo Smith Murillo

En noviembre de 2016 un campesino en Huila se hirió accidentalmente con machete en el pecho cuando fue al baño y se agachó. Las autoridades determinaron que no se habían presentado riñas y que el fallecido se encontraba en un alto grado de alicoramiento. En cuanto al rango de hora, entre las 3:00 p. m., y 5:59 p. m., se registró el mayor número de muertes accidentales en 2017.

Otras Ciudades 26 de septiembre de 2018 , 04:29 p.m.

Las muertes más absurdas de colombianos por accidentes

El viernes es el día donde más fallece gente en el país por causas inesperadas, dice Medicina Legal.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.