Un yate, holandeses y piratas: protagonistas de crimen en Cartagena

Un yate, holandeses y piratas: protagonistas de crimen en Cartagena

Mujer que viajaba por el mundo falleció en aguas colombianas. Autoridades investigan el caso.

Lazy Duck

Forenses colombianos y holandeses analizaron en 2016 el Lazy Duck; sin embargo, las pruebas que la justicia tiene sobre Peter Putker se desconocen.

Foto:

Yomaira Grandett/ El Tiempo y Archivo particular

Por: Cristian Ávila Jiménez
06 de agosto 2019 , 11:11 a.m.

El lujoso velero Lazy Duck de los esposos Peter Putker y Durdana Bruijn había dejado los Países Bajos para recorrer el mundo desde el 2012. A comienzos de agosto del 2015 empezaron el desplazamiento de la isla de Curazao para llegar a Colombia, donde la travesía duraría un par de meses. La aventura por el país, no obstante, finalizaría de manera trágica.

La embarcación fondeó en aguas colombianas y la primera estación en tierra firme fue Santa Marta, desde donde fueron a visitar Ciudad Perdida.

Durdana contó que fue realmente dificultoso llegar hasta este tesoro arqueológico de Colombia, pues las montañas que debían atravesar y las incomodidades para dormir la hacían pensar si en realidad estaban disfrutando.

Después de este lugar, escribió Durdana en su blog, visitaron Popayán y Silvia, en el Cauca; San Agustín y el desierto de La Tatacoa, en Huila; Villa de Leyva, en Boyacá; San Gil y Barichara, en Santander; además de capitales como Medellín y Bogotá.

El último paraje era Salento, en Quindío, municipio donde los sorprendió el valle del Cocora y la movilidad en yipaos, lo cual era para ellos una violación a las normas de tránsito en los Países Bajos.

Peter Putker y Durdana Bruijn

Peter Putker y Durdana Bruijn pasearon por Colombia durante varias semanas. Recorrieron, entre otros lugares, Salento, Quindío.

Foto:

Archivo particular

Luego de este periplo por algunos de los lugares más bellos de Colombia, Peter Putker, veterinario de 63 años, y Durdana Bruijn, de 54 años y terapeuta de personas con dificultades para hablar, retornaron a Santa Marta y movilizaron el Lazy Duck hasta cercanías a Isla Grande, en las Islas del Rosario de Cartagena. Allí fondearon la embarcación.

El Lazy Duck era su hogar, tenían una cómoda sala de color azul y por dentro todo era de madera, perfectamente organizado. Esta embarcación no era la primera que había pasado por la pareja, la cual había comenzado a navegar desde los años 90 en veleros más modestos.

El velero en el cual se movilizaban es el modelo OVNI 435 Lange Maritime, cuya eslora total (largo desde la proa hasta la popa) es de algo más de 13 metros. Su valor alcanza los 220.000 euros, que equivalen a una cifra cercana a los 850 millones de pesos, según medios especializados.

Según las publicaciones de Durdana en el blog, el paseo por Colombia los había maravillado e incluso se encontraron con otros amigos que conocieron en destinos anteriores en sus viajes por el mundo.

Sin embargo, en la noche del sábado 19 de septiembre del 2015, una tragedia acabó con la aventura y llenó de misterio lo que había ocurrido dentro del velero.


Seis hombres, descritos como piratas, quienes cubrían sus rostros para evitar ser identificados, habrían abordado el velero para asaltar las pertenencias de los ocupantes, agredieron a Peter y Durdana.

Lazy Duck

El velero Lazy Duck fue adquirido por la pareja en 2011, desde ese año se dedicaron a viajar por el mundo.

Foto:

Archivo particular

Fue la Unidad de Guardacostas de la Armada Nacional, en compañía de la Policía, la entidad que llegó a inspeccionar ese sábado el barco tras una llamada al número de emergencia 123 de las autoridades nacionales. Al ingresar al velero, el cuerpo de Durdana fue hallado tendido sin signos vitales.

La Armada manifestó que el velero Lazy Duck había llegado a Cartagena cuatro días atrás y en la mañana del 20 de septiembre fue remolcado para hacer el levantamiento del cuerpo.

La muerte de Durdana causó estupor tanto en las personas que residen en Isla Grande, pues la versión de piratas en estas aguas los llenó de pánico, además de ser un tema que no es común. También generó asombro en Rozendaelseweg, en Heino, Países Bajos, donde vivía la pareja de holandeses.

Peter Putker declaró que durante el asalto recibió un golpe que lo dejó inconsciente y cuando despertó encontró muerta a Durdana en la cubierta de la embarcación.

Una semana después de la muerte de la mujer, las autoridades colombianas vincularon a Peter Putker al caso, pues comenzaron las sospechas.  

Uno de esos indicios corresponde al dictamen de Medicina Legal, los forenses establecieron que la víctima falleció por asfixia mecánica y no por los golpes que, según su esposo, le habría propinado el supuesto grupo de asaltantes, dejando en duda la versión del holandés.

Pese a que Putker quedó vinculado al asesinato de Durdana, las autoridades de Colombia le permitieron salir del país luego de varias semanas, con el objetivo de retornar los restos de su pareja a los Países Bajos, pero antes fue sometido a valoraciones por parte de Medicina Legal, donde también se examinó la sutura en su cabeza por el golpe sufrido en la noche del asesinato. 

De acuerdo con Hernando Osorio, abogado de Peter Putker, la noche cuando ocurrió el crimen de Durdana la pareja estaba en una cena romántica, para la cual compraron langosta, hecho que, para él, demostraría que estaban en un momento cálido y sin conflictos.

“Hay una razón que está dentro de la lógica de las personas cuando no se mira hacia los lados. La mujer resultó muerta, quienes no miran a los lados enseguida piensan que la persona que estaba con ella fue quien la mató”, señaló Osorio, añadiendo que a Putker lo amarraron e hirieron.

Para la defensa de Putker, la muerte de Durdana por asfixia mecánica se debió a que quizá los delincuentes querían silenciarla y puede ser que “se les haya ido la mano, una conjetura que explicaría porque la mataron a ella y no a él”, manifestó Osorio.

Durdana

Durdana durante su travesía a Ciudad Perdida, en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Foto:

Archivo particular

No obstante, las autoridades colombianas tendrían pruebas que vinculan a Putker en la muerte de su esposa. En su momento, medios locales de Cartagena, como el Universal, indicaron que habría muestras de piel halladas en las uñas de Durdana, lo que evidenciaría que la mujer habría luchado antes que la asesinaran. Sin embargo, las autoridades mantienen con reserva a quién pertenecen los rastros encontrados. 

En tanto, el Servicio de Fiscalía de los Países Bajos, cuyos investigadores viajaron en dos ocasiones a Cartagena para conocer los detalles del crimen, indicaron que están procesando a Putker por ser el presunto responsable del asesinato.

Otro indicio que estaría causando la sospecha sobre Putker es la versión de que los presuntos delincuentes ingresaron el velero en busca de elementos de valor. El holandés respondió ante las autoridades que se robaron cámaras y lentes, pero en la inspección policial se encontraron celulares, cámaras de fotografía y video, un computador y equipos de navegación, objetos que habrían sido apetecidos por los supuestos piratas.

Respecto a la sospecha a la que se suman las autoridades de los Países Bajos, el abogado Osorio manifestó que esta investigación en Europa se está realizando con base a las evidencias que la Fiscalía de Colombia les envió.

A Putker, quien está en Heino, en los Países Bajos, ninguna de las naciones que lo investigan le ha hecho una imputación de cargos en términos formales, reseñó su defensa.Según Osorio, la Fiscalía no ha señalado con precisión las razones por las cuales tiene como indiciado al veterinario holandés, pues no le han formulado dichas presunciones en alguna audiencia.

Nosotros concluimos que la Fiscalía asume que él fue quien la asesinó, exclusivamente, porque era la persona que se encontraba con ella en el velero

“Nosotros concluimos que la Fiscalía asume que él fue quien la asesinó, exclusivamente, porque era la persona que se encontraba con ella en el velero (…). No se ha hallado ninguna evidencia clara que demuestre que el señor Putker es responsable y el indicio que se tiene es solo el de presencia; es decir, que él era el único que estaba allí. Por esta circunstancia no se puede condenar a una persona”, añadió el abogado Osorio.

El Servicio de Fiscalías de los Países Bajos agregó que tras la investigación de rastreo en el barco, cuando se desplazaron a territorio colombiano, también se generaron las sospechas sobre Putker, esto debido a que todavía no hay evidencia que corrobore la versión de que unos supuestos piratas atacaron el velero.

Fuentes de la Armada Nacional, en cuanto a los casos de supuestas embarcaciones que se dedican al hurto, señalaron que este tipo de situaciones no son comunes en aguas colombianas.

Respecto a hechos similares, la Armada da cuenta de un grupo de cinco personas capturadas en flagrancia en mayo del 2018 cuando huían tras asaltar un buque por la bahía de Cartagena en una embarcación de madera.

En esta ciudad también fueron capturadas otras cuatro personas por hechos similares en enero de este año, cuando fueron sorprendidas robando en barcazas artesanales tubos de cobre, correspondientes a la tubería de los aires acondicionados, y aproximadamente 50 metros de cable encauchetado trifásico de una embarcación amarrada al muelle..

Aunque en noviembre del 2018 esta autoridad extranjera manifestó que llamaría a juicio a Putker para comienzos de este año, la Fiscalía de ese país en comunicación con EL TIEMPO señaló que el sospechoso en este caso tendrá que responder ante el Tribunal de Utrecht; sin embargo, la fecha no se ha definido.

En Colombia, la Fiscalía ha trabajado el caso con suma reserva, pero se constató que sigue en etapa de indagación por parte de la Unidad Seccional de Vida de Cartagena.

CRISTIAN ÁVILA JIMÉNEZ
Redactor de NACIÓN
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.