Los consejos de un exsecuestrado para afrontar la cuarentena

Los consejos de un exsecuestrado para afrontar la cuarentena

El sargento mayor Luis Beltrán permaneció secuestrado 14 años y 29 días. Así vive el aislamiento.

Luis Alfonso Beltrán Franco

Luis Alfonso Beltrán en compañía de su esposa y su hija de 4 años.

Foto:

Cortesía

Por: Nación
31 de marzo 2020 , 08:58 a.m.

El pasado miércoles, el sargento mayor (R) Luis Alfonso Beltrán Franco ayudó a su hija de 4 años y medio con las tareas. Más tarde hicieron tortillas de harina, vieron una película y después conversó por teléfono con algunos seres queridos.

Disfruta cada momento del tiempo que comparte con su familia, la cual conformó hace cuatro años cuando se casó. Hoy vive en Sibaté, una pequeña población ubicada a 27 kilómetros de Bogotá, en la que procura pasar estos días de cuarentena nacional –la segunda vez que debe permanecer recluido, esta vez más tranquilo y cerca de los suyos– aferrado a su círculo más cercano y querido.

Luis Alfonso es uno de los miembros de la Fuerza Pública que más tiempo ha permanecido secuestrado por la extinta guerrilla de las Farc (14 años y 29 días) tras el ataque perpetrado por ese grupo en El Billar, una vereda de Cartagena del Chairá, en Caquetá, contra la Brigada Móvil N° 3 del Ejército, en marzo de 1998.

El ataque dejó 87 soldados muertos y 47 secuestrados. Su liberación fue la última que este grupo subversivo hizo en abril del 2012, cuando el Gobierno y las Farc acordaron sentarse para iniciar un diálogo de paz. Para ese momento, solo quedaban internados en la selva cuatro militares y seis policías.

Lea también: Siga minuto a minuto el avance del coronavirus en Colombia

Tras su tiempo en cautiverio, el sargento mayor asegura que existen diversas formas de mantener la mente tranquila en el encierro, por eso ofrece algunos mecanismos para poder pasar estos días que, asegura, son importantes para el país.

“Primero, es una situación que se está presentando –señala–; y es un poco compleja, pero les digo a los colombianos que aprovechemos para compartir con la familias, uno cuando está lejos de ellos es que se da cuenta que una simple llamada o alguna comida que ellos le ofrezcan a uno es importante y uno debe sentirse afortunado”.

Recomienda, también, para quienes se encuentran solos que se tomen el tiempo para realizar ejercicios, pues hay que mantener el cuerpo sano ahora que no se puede salir a caminar o a montar en bicicleta, como él suele hacerlo todas las mañanas.

“Es bueno hacer abdominales, tratar de estirar las piernas, así el espacio sea reducido. Durante mi secuestro me aferré mucho a Dios –resalta–; pero también es bueno que la gente haga ejercicio y entrene la mente contando historias, nosotros siempre veíamos algo y procurábamos hacer un cuento o echar un chiste con lo que pasaba alrededor, eso ayuda mucho”.

El contar historias, asevera, es un buen método para distraer y ejercitar la mente.

Luis Alfonso Beltrán Franco

El sargento mayor (r) asegura que aprovecha el tiempo en casa para estar al lado de su familia.

Foto:

Cortesía

Ver un ave o la simple caída de una hoja les permitía, a él y a sus compañeros de cautiverio, narrar historias de mensajes del cielo o solo les punzaba la creatividad para inventarse un chiste.

De su ejercicio de lectura recuerda una frase que lo marcó profundamente: Si amamos la vida, aprovechemos el tiempo, porque es el tiempo de lo que se compone la vida, de esta oración, sostiene, “se puede entender el momento por el que pasa Colombia tras el brote de coronavirus y que los habitantes del país deben comprender, pues de eso se trata, de disfrutar el tiempo al lado de los suyos”.

Le puede interesar: El impresionante cambio de la bahía de Cartagena durante la cuarentena

“Uno se queja a veces de muchas cosas –reflexiona–; pero lo cierto es que este es un momento para compartir, aprovechar y llamar a un amigo o amiga, y de estar en contacto con la gente que uno de verdad ama. Estamos encerrados y ya, esto se va a acabar, pero que no se estresen para que aprovechen en la casa”.

Sin embargo, Luis Alfonso señala que hay algo muy importante y que no puede pasar desapercibido para el Gobierno Nacional y es la situación que, por cuenta del covid-19, hoy golpea también a los informales.

Desde su vivienda, mientras su hija lo llama para no perder el tiempo de compartir juntos una tarde más, el sargento mayor señala que hace falta más apoyo.

“El momento es complejo –expresa–; pero yo pienso que toca darle más apoyo a las personas de la tercera edad y a las personas que trabajan como informales, porque realmente es una crisis tremenda y, entonces, se tienen que mirar formas para ayudar a la gente”.

Luis Alfonso reflexiona que el tiempo que dure la pandemia impactará de forma negativa en esta población que vive de lo que pueda obtener en el día, por lo tanto, hace el llamado para que no se deje vulnerable a un sector amplio de la ciudadanía.

Momentos difíciles

Durante su cautiverio, Luis Alfonso señala que de los momentos que más lo marcaron fue cuando un rayo impactó una ceiba en la que se encontraban descansando. Un guerrillero resultó muerto y él permaneció durante un mes sin poder caminar.

Luis Alfonso Beltrán Franco

Luis Alfonso en compañía de su familia antes de que se decretara la cuarentena.

Foto:

Cortesía

Se habían reunido alrededor del frondoso árbol para el momento de descanso, pero en cuestión de segundos, recuerda, solo percibió la luz que impactó contra ellos.

“En otra ocasión estuvimos 21 días sin comer –recuerda–. Eso fue después de un bombardeo que hizo el Ejército durante el plan ‘Patriotas’. Tocó caminar hasta que aparecieron los víveres”.

Además de las cosas que tuvo que vivir en la selva, sostiene que estar enjaulado, encadenado y ser sometido a diferentes formas de maltrato lo marcó mucho, pero que siempre encontraba la forma de distraerse junto a sus compañeros, como cuando llegaban las cajas con ayudas o cartas, las cuales utilizaban para elaborar juegos de mesa.

“Hacíamos balones con las camisetas viejas –evoca–; hacíamos balones y jugábamos ahí, cuando teníamos la oportunidad y uno miraba las provisiones y varias veces hicimos juego de parqués con cajas de cartón, con palitos o fríjoles. También hacíamos tableros de bingo con las cartas que nos enviaban”.

Además: Un paciente en Cali murió sin saber que tenía coronavirus

Antes de que el Gobierno Nacional decretara la medida de la cuarentena en Colombia, Luis Alfonso, hoy con 51 años, se levantaba todas las mañanas para ayudar a su hija a prepararse para ir al jardín. Luego iba a montar bicicleta o a trotar y se dedicaba a diferentes actividades el resto del día.

Hoy la situación es diferente, dice que se encuentra dedicado a su hija, también hace abdominales, mira noticias y habla con su esposa. Nunca olvida llamar a algún amigo para saludarlo.

En este momento hay que aprovechar para reflexionar –dice–; a veces nos preocupamos por cosas insignificantes y la vida es muy bonita, hay que vivirla tranquilos”.

MIGUEL ESPINOSA
​REDACTOR DE NACIÓN

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.