Masacre en El Salado: 'Amaury' y el inicio de su ruta sanguinaria
Otras Ciudades

Masacre en El Salado: 'Amaury' y el inicio de su ruta sanguinaria

El 16 de febrero del 2000, un grupo de paramilitares estableció un retén en el Carmen de Bolívar. 

Masacre en El Salado: Día 1
17 de febrero de 2020 , 10:58 a.m. Julián Vivas

16 de febrero del 2000.

La llegada de 'Amaury'

En la vía que conduce de El Salado al casco urbano de El Carmen de Bolívar, el grupo de paramilitar de más de cien hombres, comandado por alias Amaury, estableció un retén en el sitio conocido como la Loma de las Vacas, donde detuvo un carro que venía de El Salado, bajó a sus pasajeros y los interrogó; posteriormente sus hombres les revisaron las manos y los hombros en busca de marcas en el cuerpo como indicios de haber cargado equipos de campaña o utilizado armas.

En el desarrollo de la revisión, 'Nicolás', segundo de 'Amaury', acusó a Edith Cárdenas Ponce de ser guerrillera, la apartó hacia el borde de la vía y allí la apuñaló. Luego asesinaron a Carlos Eduardo Díaz Ortega, otro de los pasajeros. María Cabrera, promotora de salud de El Salado, y su esposo, fueron liberados por los paramilitares, y partieron para El Carmen de Bolívar donde informaron a sus familiares de lo sucedido. Esto desencadenó la huida de los habitantes de El Salado hacia los montes circundantes.

Horas después, el grupo de 'Amaury' se encontró con un carro que venía saliendo de una trocha, en el cual iban dos personas a las que preguntaron si eran guerrilleros; éstos respondieron afirmativamente, porque los confundieron con la guerrilla, y cuando los habían rodeado, intentaron huir y fueron asesinados.

Minutos más tarde, en el mismo lugar, los paramilitares vieron que otro carro se acercaba, pero esta vez los guerrilleros que venían percibieron su presencia, se detuvieron y lograron huir. El carro transportaba 20 cilindros de gas, los cuales junto con el vehículo fueron incinerados por los paramilitares.

Simultáneamente, en el área rural del corregimiento Canutal del municipio de Ovejas, el grupo paramilitar comandado por 'El Tigre' se dividió en dos subgrupos; uno se dirigió hacia el corregimiento Canutalito y la vereda Pativaca, y el otro hacia el corregimiento Flor del Monte, veredas El Cielito y Bajo Grande.

Los retenes continuaron. Los paramilitares asesinaron a seis personas y luego siguieron su camino hacia Canutalito, instalaron un nuevo 'puesto de control' donde detuvieron a Domingo Ezequiel Salcedo, que se transportaba en un burro. Luego de ser interrogado y antes de continuar, un guía lo reconoció como colaborador de las Farc y lo obligaron a cooperar con ellos a cambio de su vida.

Cuando arribaron al casco urbano reunieron a la población en la plaza principal y llevaron hasta allí a cinco hombres, quienes habían sido detenidos minutos antes, y les anunciaron que habían venido a hacer una limpieza de la guerrilla que opera en la región.

Tras escuchar las súplicas de la población, los paramilitares dejaron ir a dos de los rehenes y se llevaron consigo a los otros cuatro, todos aparecieron degollados en la zona rural.

Al mismo tiempo, los paramilitares recogieron el ganado que había en la vereda Pativaca, aduciendo que había sido robado por la guerrilla. Desde entonces comenzó a circular la versión de que este era de Enilse López, alias 'La Gata', hoy condenada a prisión por homicidio.

La incursión hacia Córdoba desde Ovejas con una parte del grupo de 'El Tigre' que se concentró en la finca El 18 y bloqueó la vía a La Sierra, así como la incursión del grupo de 'Cinco Siete' por la vía a Zambrano, ocasionó nuevas víctimas en la ruta del terror paramilitar: Gilfredo Brochero Bermúdez, Isaac Contreras y Luis Romero.

Durante el primer día de la ruta de la muerte paramilitar hubo 24 víctimas, 23 hombres y una mujer: 18 en el municipio de Ovejas, tres en El Carmen de Bolívar y tres en Córdoba, la mayoría asesinados con arma cortopunzante, degollados o apuñalados.

Aunque en un primer momento las Fuerzas Militares informaron que los grupos de 'El Tigre' y 'Cinco Siete' se enfrentaron con la guerrilla, tiempo después se pudo corroborar que estos combates nunca orcurrieron.

En cuanto a la Infantería de Marina, cuyo Batallón Nº 5 (“Bafim Nº 5”) tenía la competencia territorial y militar del área general de El Salado, no interfirió el avance paramilitar porque el dispositivo de presencia de aquel cuerpo en el territorio había cambiado meses antes.

La única operación realizada por la Fuerza Pública antes de que se iniciara la masacre fue una acción de la Fuerza Aérea en la que se obligó a aterrizar a un helicóptero en jurisdicción del municipio de Córdoba el 16 de febrero. Los tripulantes quemaron la aeronave en tierra y huyeron. Al parecer uno de ellos era el jefe paramilitar 'Jorge 40'.

>>Vea aquí lo que pasó en el segundo día la inscursión paramilitar en El Salado

*Nación

*Relato tomado del Centro Nacional de Memoria Histórica.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.