Los Guáimaros: 17 años de la masacre olvidada en Los Montes de María

Los Guáimaros: 17 años de la masacre olvidada en Los Montes de María

Ni las desaparecidas Farc, ni los paramilitares aceptaron el crimen de 15 campesinos.

La masacre ocurrió el 30 y 31 de agosto de 2002 en las fincas El Tapón y Los Guáimaros.

La masacre ocurrió el 30 y 31 de agosto de 2002 en las fincas El Tapón y Los Guáimaros.

Foto:

John Montaño- EL TIEMPO

Por: John Montaño
26 de agosto 2019 , 02:14 p.m.

La masacre de las fincas Los Guáimaros y el Tapón, ocurrida hace 17 años en la vereda Los Guáimaros, corregimiento de  Corralito, en el municipio de San Juan Nepomuceno (Bolívar), sigue en la impunidad. 

Esta es la tercera masacre más grande ocurrida en Los Montes de María, después de las de El Salado y Macayepo, que dejaron miles de familias desplazadas a inicios de este siglo. 

Los próximos 30 y 31 de agosto, familiares de las víctimas se reunirán en el municipio de San Juan Nepomuceno para recordar a sus seres queridos, asesinados por los violentos, y exigir  a la justicia colombiana verdad y justicia.

Las víctimas que esta comunidad nunca olvidará fueron:  Danilso Cantillo Meléndez, Edilberto Federico Meléndez, Manuel Tapia Pájaro, Francisco Contreras Lang, Eugenio Mercado García, Manuel Yepes Muñoz, Sergio Herrera Barrios, Joaquín Ortega, Manuel Luna Barrios, Andrés Romero Quintana, Rafael Barrios Serrano, Roberto Blanco Rodríguez, José Luis Contreras Ardila, Rafael Santana Manjarrés y Rider Ramírez Cantillo.

La conmemoración comienza el viernes 30 de agosto a las 9 de la mañana con un encuentro de las familias con representantes de la Fiscalía, la Procuraduría General de la Nación, la Defensoría del Pueblo, la Unidad para las Víctimas y la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad (CEV).

El objetivo de este encuentro es evaluar los avances de las investigaciones y hacer un balance de los compromisos y cumplimientos que han hecho varias de estas instituciones con las víctimas.

En la Fiscalía el caso está en dos unidades: en Justicia y Paz, escenario de versiones libres de ex paramilitares dentro de la Justicia Transicional. La investigación también está en la dirección de Derechos Humanos.

En la Fiscalía el caso está en dos unidades: en Justicia y Paz y en la dirección de Derechos Humanos.

Foto:

John Montaño- EL TIEMPO

Las familias insistirán ante la Defensoría del Pueblo para que se les asignen defensores públicos en los procesos que se siguen en la Dirección de Derechos Humanos de la Fiscalía General de la Nación y ante Justicia y Paz. Así mismo, llamarán la atención para que se agilicen los procesos, ya que en tres años el caso podría prescribir ante la justicia ordinaria.

Las familias, agrupadas actualmente en la Asociación de Luchadores por la Verdad y la Justicia de Los Guáimaros y El Tapón, solicitarán a la Procuraduría investigar y eventualmente sancionar a las entidades y funcionarios que llevan el proceso judicial, luego de 17 años de impunidad (2002)

Recuerdos de una masacre que aún sigue en la impunidad

La masacre ocurrió el 30 y 31 de agosto de 2002 en las fincas El Tapón y Los Guáimaros.

El primer día hombres armados torturaron y asesinaron a 8 campesinos que trabajaban en ambas fincas.

Al día siguiente, siete familiares y amigos de las víctimas viajaron para rescatar los cuerpos, pero  también fueron asesinados por los mismos criminales.

Los cuerpos de las víctimas fueron sacados del lugar de la masacre el 5 de septiembre en un helicóptero que los dejó en la cancha de fútbol del pueblo. De allí, fueron trasladados hasta el cementerio y sepultados en avanzado estado de descomposición.

Este hecho provocó además el desplazamiento de cientos de familias de los corregimientos vecinos de Corralito y San José del Peñón.

En su momento, la masacre fue atribuida por las autoridades a las desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarios de Colombia, FARC; pero otras versiones apuntaban a grupos paramilitares en alianza con el Ejército Nacional.

Hoy, ninguno de los actores armados con presencia en la región durante la época de los hechos ha reconocido su participación en la masacre, y la Fiscalía no ha determinado los responsables.

Este viernes, durante el primer día de la conmemoración habrá una misa en la iglesia principal de San Juan Nepomuceno, a las 6 p.m.

Este fin de semana será la cuarta vez que las familias se reúnen en torno a actos religiosos y encuentros con representantes de instituciones que conocen este proceso judicial, que ha tenido muy pocos avances, al punto que hoy no se conocen responsables.

También habrá una muestra fotográfica en el Museo Itinerante de la Memoria y la Identidad de los Montes de María, que durante un mes tendrá sus puertas abiertas en la plaza principal del municipio. La muestra la componen 15 trabajos.

El día 31 de agosto se realizarán actos culturales en espacios públicos, entre ellos la siembra de plantas en el monumento a las víctimas que reposa en el Parque Olaya. También habrá obras de teatro en una institución educativa, y el cierre estará a cargo de la directora del Museo Itinerante de la Memoria, Soraya Bayuelo.

Cambio de fiscales ha afectado el curso de la investigación

En la Fiscalía el caso está en dos unidades: en Justicia y Paz, escenario de versiones libres de ex paramilitares dentro de la Justicia Transicional.  "No sabemos si en las versiones los paramilitares han afirmado o negado los hechos, es lo que esperamos establezca la Fiscalía", explica la investigadora Ivón Diaz, de DeJusticia.

La investigación también está en la dirección de Derechos Humanos de La Fiscalía, dentro de la justicia ordinaria, pero el continuo cambio de fiscales ha sido un obstáculo para esclarecer los hechos, explica la investigadora de DeJusticia. 

“Las familias van a exigir a la Procuraduría que investigue por qué ha habido tanta demora y buscan que se nombre una comisión para el esclarecimientos, verdad y justicia”, explica Díaz, del área de regionalización de DeJusticia, que acompaña el proceso.

"En ese tiempo los mayores crímenes en la región los cometieron las Farc y las Autodefensas; pero Martín Caballero, jefe de las Farc en los Montes de María señaló que esta guerrilla nada tuvo que ver. Lo mismo hicieron los paramilitares: negaron la masacre, pero la Fiscalía nos ha prometido buscar las versiones de Mancuso, comandante en jefe de las AUC”, Luz Estela.

Cada familia de las víctimas recibió 11 millones de pesos del Estado Colombiano como reparación.

“La finca Los Guáimaros pertenecía a la familia Guardela; y la finca El Tapón a la familia Barrios. Hoy a esta zona han llegado cultivos de teca y Eucalipto”, señala Yurleidi Karina Tapia Campo, una joven de 23 años que también busca la verdad sobre un familiar asesinado en la vereda Los Guáimaros... no se sabe por quién.
  

      
John Montaño
Redactor de EL TIEMPO
Cartagena
En Twitter: @PilotodeCometas

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.