Secciones
Síguenos en:
Ni la pandemia pudo frenar los asesinatos a personas LGBT en el Caribe
LGBT población LGBT

Una de las principales conclusiones de la organización es que "la pandemia ha sido un pretexto para la denegación de derechos".

Foto:

Vanexa Romero.Archivo EL TIEMPO

Ni la pandemia pudo frenar los asesinatos a personas LGBT en el Caribe

Según la organización Caribe Afirmativo, homicidios contra esa población aumentaron un 58 % en 2020.

En 2020, según cifras de la Defensoría del Pueblo, se registraron 76 casos de homicidios y feminicidios de personas LGBT en Colombia. De ese total 30, es decir cerca del 40 por ciento, ocurrieron en la región Caribe.

(Le recomendamos: Cada mes del 2020 fueron asesinadas 6 personas LGBT)

Por eso, la organización Caribe Afirmativo, con el apoyo de la Embajada de Noruega en Colombia, presentó hace unos días el informe Vidas Confinadas, en el cual documenta esos casos y da cuenta, además, de las múltiples violaciones en contra de los derechos de personas con orientación sexual, identidad y expresión de género diversas en esa región del país.

Una de las principales conclusiones del informe es que "la pandemia ha sido un pretexto para la denegación de derechos y la evidencia de desigualdades históricas y exclusiones sistemáticas que sufren las personas LGBT".

Según esta organización, las medidas para mitigar la propagación del covid-19 que tomaron tanto el Gobierno Nacional como los gobiernos locales, aunque necesarias, dieron pie a restricciones en el uso de espacios públicos, lo que para muchas personas LGBT significó "un dispositivo de control social sobre sus cuerpos y prácticas", el cual "acentuó violencias motivadas por prejuicios concretamente hacia aquellas personas que viven de la informalidad y las economías del rebusque".

(Vea también: Mujeres trans que han hecho historia y roto estereotipos en Colombia)

Entre los factores que posibilitaron estas vulneraciones se pudo determinar, por ejemplo, que las personas LGBT, al tener que permanecer en casa, enfrentaron hacinamiento, rechazo y en ocasiones violencia intrafamiliar.

También están el caso de los ciudadanos migrantes, quienes en su mayoría viven en condiciones vulnerables, y la violencia hacia liderazgos LGBT, que se exacerba cuando tienen reconocimientos en los territorios y su orientación sexual, identidad y expresión de género se hace visible.

(Además: Se amplía el Centro de Diversidad Sexual y de Géneros de Teusaquillo)

Un aumento alarmante de homicidios y feminicidios

El Observatorio de Derechos Humanos de Caribe Afirmativo evidenció un retroceso en la garantía de los derechos de personas LGBT en esa región. De acuerdo con sus cifras, en 2020 hubo un aumento del 58 por ciento en casos de homicidios y feminicidios, en relación a 2019, cuando se reportaron 19 casos. 

En 2017 se reportaron 12 casos de muertes violentas y 17 en 2018.

De acuerdo con los datos de 2020, los hombres gais son el grupo población más afectado, con 14 casos documentados, seguido de las mujeres trans, las mujeres lesbianas y los hombres bisexuales, con 8, 7 y 1 casos documentados, respectivamente.

"Las muertes violentas de hombres gais confirman que la orientación sexual es motivo para acabar con la vida de otra persona y que muchas veces estos crímenes hechos con sevicia y odios profundos envían un mensaje de desprecio y rechazo a la orientación sexual, identidad y expresión de género", explica Caribe Afirmativo.

(Lea también: La violencia que sufrieron menores de edad LGBT en el conflicto armado)

Sobre los feminicidios de mujeres LBT (Lesbianas, bisexuales y trans) se hallaron dos situaciones. Por un lado, los casos de mujeres lesbianas asesinadas estaban precedidos de amenazas y hostigamientos. Las muertes de lideresas sociales y activistas, según esta organización, se produjeron por disparos y ataques con armas cortopunzantes.

Y por otro lado, la violencia que enfrentan puntualmente las mujeres trans, una población que, según voces expertas, es víctima de una 'doble discriminación’, pues enfrenta la vulneración de sus derechos por ser mujeres y por ser trans.

El informe señala que durante la emergencia que ha provocado la pandemia, la desigualdad y la exclusión se han acentuado en los contextos de mujeres trans, precisamente por las medidas de confinamiento. Así, 6 de las 8 víctimas, por ejemplo, se dedicaban al trabajo sexual, un entorno precario y altamente criminalizado.

"Con la pandemia, muchas de ellas han visto reducidas sus oportunidades de vida y han sido empujadas al trabajo informal y sexual", agrega el documento.

(De interés: Los colectivos LGBT que resistieron al conflicto armado)

Otras violencias

Las personas LGBT en la región Caribe han enfrentado otras formas de violencia. Caribe Afirmativo también documentó 23 casos de amenazas, tanto individuales (17 casos) como colectivas (6 casos).

De esos casos la mayoría se registraron en los departamentos de Atlántico (6 individuales y 1 colectiva) y Bolívar (6 individuales).

La particularidad es que el Observatorio de Derechos Humanos de esta organización encontró que las amenazas suelen estar motivadas por prejuicios de vecinos y personas particulares y que "los medios a través de los cuales reciben estas intimidaciones en su mayoría son amenazas directas y en algunas situaciones redes sociales con perfiles falsos y panfletos".

Otro tipo de violencia que se evidenció fue la que ejerce la fuerza pública. En total, Caribe Afirmativo documentó 15 casos, de los cuales 12 corresponden a mujeres trans, sobre todo en Cartagena y Barranquilla.

(Vea también: ¿Qué significa ser Afro-LGBTI? Hablemos de interseccionalidad)

Un panorama preocupante

Varias organizaciones han advertido que en estos casos hay un subregistro muy alto, ya sea por miedo a denunciar, a la inoperancia de las instituciones o a recibir represalias por parte de los agresores. Así las cosas, las cifras de la violencia hacia personas LGBT son, seguramente, más altas.

No obstante, con el panorama que plantean las cifras obtenidas en esta región, Caribe Afirmativo considera que se evidencia "el rompimiento de compromisos por parte del actual Gobierno frente al Acuerdo de Paz, la ausencia del Estado en los procesos sociales y un fortalecimiento de los discursos de odio por parte de los actores armados ilegales, la fuerza pública y algunos sectores de la población civil, con contextos sociales basados en los estereotipos, prejuicios y estigmas".

Por esa razón, el propósito de esta organización es elevar un llamado de atención al Estado colombiano para que "asuma la responsabilidad de plantear políticas de prevención, investigación, sanción y garantía de no repetición para romper con la cadena de impunidad y la tendencia social e institucional a normalizar la violencia".

(Lea también: Aumenta a 32 la cifra de personas trans asesinadas en Colombia en 2020)

WILLIAM MORENO HERNÁNDEZ
Redactor ELTIEMPO.COM
En Twitter: @williammoher

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.