La vida de un soldado que cuelga su uniforme tras 20 años de servicio

La vida de un soldado que cuelga su uniforme tras 20 años de servicio

Tras muchas navidades en la selva, Leonardo Ardila pasa sus últimos días en servicio con su familia.

Militar de Risaralda

Tras muchas navidades en la selva, Leonardo Ardila pasará sus últimos días en servicio con su familia.

Foto:

Alexis Múnera

Por: Natalia Chaverría
30 de diciembre 2019 , 05:00 a.m.

El sueño del soldado Leonardo Ardila por pertenecer a las filas del Ejército Nacional se hizo realidad hace 20 años. Ahora, con 39 años, espera ansioso poder recibir el año nuevo en compañía de su esposa Yuliana Osorio y sus dos hijos, con quienes no compartía hace años.

Ardila ingresó cuando tenía 19 años con el deseo de salvaguardar la vida de los colombianos. En el 2019, su anhelo se transformó en contar en el reloj que faltan cinco para las doce en casa, con la tranquilidad de haber dedicado más tiempo a la ciudadanía que a su familia.

“Desde pequeño yo sabía que si le prestaba servicio al Ejército Nacional, debía separarme de mi familia. Al tiempo fui papá y ahí entendí el valor del tiempo para aprovecharlo con ellos y mi esposa. Ahora sé el valor de pasar Navidad y esperar el año nuevo con la familia, lo importante que es y la felicidad que da, antes no era consciente de eso”, cuenta.

A Ardila, a los seis meses de integrar el Ejército, le tocó enfrentarse con uno de los momentos que más recuerda de su vida como soldado profesional. Evoca con nostalgia el ataque a la base ubicada en el cerro de Montezuma, entre la cordillera de los Andes y el Chocó, hace 19 años, con pipetas de gas, granadas y morteros con más de 200 guerrilleros de los frentes 47 y 9 de las antiguas Farc, que dejó al menos 77 muertos, entre soldados e insurgentes.

“A eso de la 1:30 de la tarde empezaron a sonar las primeras explosiones y todos nos alistamos en las trincheras para responder. Yo estaba joven y nunca pensé que me tocaría un enfrentamiento”, recuerda Ardila.

El soldado, a un mes de colgar su uniforme, cuenta que ese fue un momento de calvario. “Fallecieron seis soldados, unos jóvenes como yo, otros de mayor experiencia, pero al fin y al cabo seres humanos cuyas pérdidas iban a doler a sus familias”, dice.

Entre uno de los hombres que murieron en dicho suceso, cayó el teniente coronel Jorge Eduardo Sánchez Rodríguez, el cual se desempeñaba como comandante del Batallón en su momento.

“Ahora agradezco a Dios haber salido vivo al haber prestado servicio militar, porque eran noches inquietantes, la zozobra era todo el tiempo. Uno sabía que anochecía pero no que amanecía vivo. Me tocó ver morir a mis compañeros”, dice.

Este pereirano destaca que después de la firma del Acuerdo de Paz entre las Farc y el Gobierno Nacional, se generó un poco más de tranquilidad en las selvas colombianas.

Smith Ardila y Kevin Ardila, de seis y nueve años respectivamente, fueron el motor y la fuerza para seguir luchando por su supervivencia. A su hijo menor lo vio nacer pero inmediatamente debía seguir concentrado en las selvas colombianas.

Militar de Risaralda

Leonardo Ardila ahora disfruta del tiempo en familia con su esposa y sus dos hijos, Smith y Kevin.

Foto:

Alexis Múnera

Por eso, estos dos últimos meses es donde más ha interactuado con ambos, ha reconocido sus gustos, ha jugado más con ellos y disfrutado del sentir navideño que ahora será despedir, no solo un año, sino dos décadas de trabajo.

“Para ser un hombre de la patria le toca a uno mentalizarse que lo que uno hace es por amor, no por un pago. La fuerza está en el cerebro y el corazón”, asegura el soldado.

Ardila resalta que gracias al Ejército colombiano le pudo brindar una mejor calidad de vida a sus hijos. “Sé que mi zozobra valió la pena cuando mis hijos le dicen a sus amigos: mi papá fue soldado por casi 20 años y está vivo. Me siento como si fuera el superhéroe de Smith y Kevin”, manifiesta el soldado.

Sus hijos le piden a su padre que no se vaya más tiempo de casa porque desean compartir más tiempo con él. Ardila le agradece a su esposa Yuliana por aceptarlo, por su paciencia y saber entender que su labor no era como cualquier trabajo de ocho horas.

La carrera como soldado profesional de Ardila finalizará en su natal Risaralda y cerrará el 2019 colgando su uniforme tras una vida dedicada a la lucha, vigilancia, tranquilidad y dedicación al país.

NATALIA CHAVERRÍA
Para EL TIEMPO
PEREIRA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.