Hospital San Jerónimo de Montería seguirá intervenido en el 2020

Hospital San Jerónimo de Montería seguirá intervenido en el 2020

Deudas suman $27.165 millones. Intervención se extenderá un año más, hasta el 2 de agosto próximo.

Los graves problemas económicos, sobre todo por pagos pendientes de EPS públicas y privadas son las principales causas del descalabro financiero.

Los graves problemas económicos, sobre todo por pagos pendientes de EPS públicas y privadas son las principales causas del descalabro financiero.

Foto:

archivo particular

Por: Gudilfredo Avendaño Méndez
27 de diciembre 2019 , 11:26 a.m.

Un informe de auditoría, realizado por la Contraloría General de la República, detalla hallazgos fiscales por $ 27.165 millones de pesos, que  tienen en riesgo de liquidación al hospital San Jerónimo de Montería, el principal centro de salud pública del departamento de Córdoba.

De acuerdo con el informe, se detectaron pérdidas de recursos públicos en la cartera de la ESE por $ 22.455 millones, debido a la prescripción de acciones jurídicas en contra de las diferentes entidades responsables de pago.

Así mismo, se encontraron sobreprecios por $472 millones en la adquisición de insumos médicos, reactivos e insumos para banco de sangre y laboratorio clínico, durante los años 2016 a 2018.

También se evidenció falta de control en la compra de medicamentos con precios que superan el valor promedio de referencia reportado por el Ministerio de Salud, en las vigencias 2016, 2017, 2018 y primer trimestre de 2019, por alrededor de $1.233 millones.

Los graves problemas económicos, sobre todo por pagos pendientes de EPS públicas y privadas son las principales causas del descalabro financiero. Esos malos manejos han generado situaciones que han llegado a precipitar su intervención en tres oportunidades y lo mantienen al borde de la liquidación.

Hoy la Superintendencia Nacional de Salud mantiene el control del hospital y en septiembre pasado anunció que dicha intervención se extenderá por un año más hasta el 2 de agosto del año 2020.

Hoy la Superintendencia Nacional de Salud mantiene el control del hospital y en septiembre pasado anunció que dicha intervención se extenderá por un año más hasta el 2 de agosto del año 2020.

Foto:

archivo particular

Hoy,  la Superintendencia Nacional de Salud mantiene el control del hospital y en septiembre pasado anunció que dicha intervención se extenderá por un año más hasta el 2 de agosto del año 2020.

La crisis del principal centro asistencial de Córdoba tocó fondo en el año 2015, cuando se inició la intervención de la Supersalud a raíz de las quejas de los usuarios y personal de planta.

Los primeros rechazaban y criticaban la mala y en algunos casos nula prestación del servicio. Enfermos que se morían, pacientes acostados en el piso de los pasillos porque no había camas para atenderlos y los malos procedimientos de algunos médicos ponían en riesgo la salud de quienes acudían al lugar.

Del mismo modo, los trabajadores como médicos, enfermeras y cuerpo administrativo elevaron su voz de protesta ante los reiterados atrasos en el pago de sus mensualidades y derechos de prestaciones de ley, instaurando denuncias y tutelas que desembocaron en un déficit económico para el hospital.

La situación se volvió insostenible y el gobierno nacional decidió meterle mano con el fin de sanear las finanzas a través del manejo presupuestal.

Una de las principales decisiones de la Supersalud a principios de este año fue la suspensión de al menos 500 contratos de prestación de servicios, que, de manera 'exprés', fueron autorizados y legalizados por la exdirectora del Hospital San Jerónimo de Montería, Isaura Margarita Hernández.

La Superintendencia Nacional de Salud, dijo en ese entonces que existían serias irregularidades en la firma y ejecución de contratos, lo que estaría causando un detrimento al centro asistencial.

Esa cascada de contratos irregulares había sido denunciada por la Contraloría General porque fueron firmados durante un solo día. 

Este centro médico tiene un acumulado de deudas de años atrás, como lo evidencian pasivos que, a corte de junio de 2018 crecieron en un 19 por ciento en comparación con el año 2017, repuntando la cifra de deudas en $55.978 millones fue otra de las razones de la intervención.

De igual forma, no existía un plan de acción y austero del gasto para la compra de medicamentos y equipos médicos, lo que contribuye al debilitamiento de las finanzas, dicen las autoridades.

Así mismo, la carencia de un manejo adecuado de las instalaciones, especialmente en las áreas médicas y en materia sanitaria, poniendo en riesgo el deterioro de la salud de los enfermos.

Las cuentas del desequilibrio financiero son el producto del desfile de gerentes, quienes han tenido líos jurídicos por los malos manejos de los recursos.

     
Gudilfredo Avendaño Méndez
Especial para EL TIEMPO
Montería

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.