El juicio que podría resolver misterio de desaparición de Paula Nicole

El juicio que podría resolver misterio de desaparición de Paula Nicole

Podría ser la última esperanza para hallar la verdad sobre la niña. Madre habla de su drama.

Paula Nicole Palacios

Paula Nicole Palacios desapareció en diciembre del 2014.

Foto:

Archivo particular

Por: Cristian Ávila Jiménez
10 de febrero 2020 , 09:24 p. m.

El cartel policial empezó a rodar rápidamente por todo el departamento de Nariño, al sur de Colombia. Una niña de 5 años, de piel trigueña y cabello castaño claro estaba desaparecida y de su paradero no había ni una sola pista.

Era la víspera del fin de año del 2014 en Buesaco, Nariño, un pequeño pueblo a una hora de Pasto. La niña Paula Nicole Palacios Narváez salió de su casa en la vereda San Antonio y caminó por una vía destapada con rumbo a la casa de su tía, a unas pocas cuadras de donde estaba.

Tras caminar unos 100 metros, la niña volteó a mirar a su mamá y avanzó lentamente. Ese momento, un 28 de diciembre del 2014 hacia las 3 de la tarde, es el que nunca olvida Elizabeth Narváez, pues fue la última vez que vio a su pequeña Paula Nicole.

Usted viera cómo es de fea la incertidumbre, querer saber dónde está, si ha comido, si está durmiendo bien, si está en la calle. Todo esto agobia

“Usted viera cómo es de fea la incertidumbre, querer saber dónde está, si ha comido, si está durmiendo bien, si está en la calle. Todo esto agobia. Todo esto es duro. Más de uno me dice que me resigne a dos cosas; una de ellas es que la van a entregar en un ataúd”, cuenta Elizabeth.

(Le puede interesar: La venganza que gestó la dolorosa masacre de 4 niños en Colombia)

Han pasado cinco años desde la desaparición de la niña. Elizabeth ya no vive en Buesaco y hace dos años que se separó de Eduardo Palacios, el papá de Paula y de su otro niño.

Cada uno de los 1.870 días sin Paula han sido de suplicio para Elizabeth, quien ahora trabaja como empleada en el hogar de una familia en Ipiales, en la frontera con Ecuador, hasta donde se trasladó con su hijo.

El estrés y la ansiedad por buscar respuestas sobre dónde está su hija derivaron en un problema de tiroides que avanza
y la tiene constantemente internada en un hospital.

“Cuando uno pierde un hijo, la mente siempre piensa en ello, no se descansa. En las noches la ansiedad consume; no hay cómo tener sueño. Yo trato de salir adelante por mi nené, él es pequeño y me necesita”, dice la madre.

El desconsuelo de esta mamá es apenas lógico. En todo este tiempo se han tejido varias hipótesis sobre lo que le pudo haber pasado a su hija, pero de ninguna se tiene la certeza de que sea la real y Elizabeth se pregunta por qué nadie habla o confiesa la verdad.

Secuestro e hipótesis

Los investigadores de la Fiscalía General de la Nación advierten que sobre la desaparición de Paula Nicole no se puede descartar ninguna hipótesis; no obstante, serían dos las que más se aproximan a lo que pudo haberle ocurrido a la niña: una retaliación contra los familiares de la niña o una supuesta entrega a una red de trata de personas.

En el informe de la investigación obtenido por EL TIEMPO, la Fiscalía reseña que dos vehículos tipo camioneta estuvieron merodeando la vereda San Antonio en la tarde del 28 de diciembre del 2014.

(Le puede interesar: Lo que no sabía de la familia que sobrevivió al 'infierno' amazónico)

Elizabeth, tras notar que la niña no llegó a su destino, corrió a la estación de Policía de Buesaco y también buscó ayuda en el municipio vecino de Chachagüí. Sin embargo, dice que lamenta que el cuerpo policial no hizo mayor cosa durante la tarde del rapto tras alertar acerca de la desaparición.

De uno de esos vehículos vistos en el pueblo, uno de ellos de color rojizo, se bajó un hombre que abordó a la niña. De esta situación se percataron algunos vecinos de la comunidad quienes dieron aviso a las autoridades cuando a los días los medios de comunicación narraban la desaparición de la menor.

Ahí se empezó la búsqueda del sujeto señalado por parte de la Policía.

Las revelaciones de los testigos concluyeron, solo unos meses después, que esa persona era José Germán Paguatian Isandara y, además, que dentro del vehículo observaron cuando la niña forcejeaba con el hombre, sin saber que se trataba de un secuestro.

¿Quién es quién en el rapto?

La captura de José Germán Paguatian Isandara ocurrió el 20 de noviembre del 2015, casi un año después de que él raptara la niña. Las autoridades lo atraparon en el corregimiento de El Remolino de Taminango, un municipio nariñense a dos horas de Buesaco, donde se desempeñaba como jornalero en una finca.

El arresto de este hombre era clave, se trataba del autor material del hecho y su testimonio podría resolver el enigma de lo que le pudo haber ocurrido a la menor.

Paguatian Isandara tenía antecedentes penales por tentativa de homicidio e incluso, señalan los expedientes policiales, al momento del rapto contaba con el beneficio de libertad condicional por este delito, del cual pagaba una condena de seis años.

Antes de la audiencia de formulación de cargos, Paguatian Isandara rindió interrogatorio y reconoció su participación en el rapto de la niña.

José Germán Paguatian Isandara

José Germán Paguatian Isandara, raptor de la niña.

Foto:

EL TIEMPO

Sobre aquella tarde reveló, señala la Fiscalía, que estuvo en la camioneta roja y contó quiénes eran sus cómplices en el rapto. Uno a uno, los seis implicados caerían en las siguientes semanas.

El 27 de noviembre fue capturada Blanca Digna López López, en el barrio Comuneros de Cali. A la mujer, de 52 años en ese momento, la señalaron como la determinadora de la desaparición de Paula Nicole y quien pagó a sus cómplices una suma cercana a los cinco millones para cometer el delito.

(Además: La misteriosa desaparición de madre e hija colombianas en Miami)

Ese mismo día, en Chachagüí, se adelantó la captura de Doris Yolanda Pinta. Esta mujer es la pareja sentimental de Paguatian Isandara y habría participado en la planeación del rapto e incluso acompañado durante el delito.

Solo dos días después cayó Erwin David Quintero Martínez, un mototaxista a quien Patiaguan Isandara señaló como el campanero de la maniobra y el encargado de alertar sobre movimientos extraños que impidieran el secuestro.

Ahí es cuando la incertidumbre me mata. Todo el tiempo me pregunto por qué llegaron ellos precisamente a la niña

Con el relato de Patiaguan, la Fiscalía y la Policía iban develando que ese 28 de diciembre este hombre se encontró con Quintero en la vereda El Remolino, en Taminango, para desplazarse en moto hasta Buesaco.En este pueblo estaban citados por Blanca Digna López y los demás cómplices para proceder al rapto.

Elizabeth cuenta que cuando empezaron las capturas no reconocía a ninguna de las personas que aparecían en televisión, hasta que se mostró el rostro de Luis Antonio López, un hombre que había trabajado en la finca de su padre hacía muchos años y que reapareció en sus vidas solo cuando lo arrestaron como cómplice de la desaparición forzada de Paula Nicole.

“Ahí es cuando la incertidumbre me mata. Todo el tiempo me pregunto por qué llegaron ellos precisamente a la niña”,
cuenta la madre, pues le parece extraño que haya sido él quien señaló a la menor, pues ni la conocía. En todo caso, López era el único conocido por la familia detrás del crimen.

A la lista de capturados se sumó el 22 de enero 2016 Jesús Fernando López Bolaños, el conductor de la camioneta roja donde montaron a la niña y quien al momento de la aprehensión se hallaba en Bucaramanga trabajando como obrero de construcción.

¿Un familiar involucrado?

Para enero del 2016 ya eran seis las personas capturadas por la desaparición de Paula Nicole. Sin embargo, un nuevo nombre entregado por Yolanda Pinta alertaría a la propia familia.

Se trataba de Fabio Iván Insandará, primo de Elizabeth, a quien Yolanda habría señalado de guiarlos hasta la menor y entregarla a sus captores. Su captura golpeó los ánimos de la familia, quienes no podían creer el señalamiento.

Elizabeth narra que esta aprehensión también puso a las autoridades a dudar sobre las versiones que siempre había dado la familia.

“Durante un tiempo capturaron a un primo de nosotros. A él lo culparon por, supuestamente, sacar a la niña de la casa. Las declaraciones eran contrarias.
Cuando a mí me tomaron la declaración, yo ni sabía que había alguien de la familia involucrado en eso. Siempre vi que la niña salió sola, en ningún momento salió acompañada”, relata Elizabeth.

Era tanta la presión contra Elizabeth que cuenta que algunos investigadores llegaron a insinuarle que contara dónde estaba la niña y que ella, Paula Nicole, estaba mejor en otro lado antes de estar con ellos.

“Yo en ese momento dije: nosotros sí somos de familia humilde, pero no para hacer esas cosas que dicen. No creo que un hijo pueda estar mejor en otras manos que con la mamá”, dice Elizabeth.

Pese a la acusación contra Fabio, las autoridades descartaron su participación y lo absolvieron de todos los cargos.

Las revelaciones de Patiaguan Isandara agregarían que tras subir a Paula Nicole en la camioneta, el vehículo se dirigió por pasos veredales hacia la vía Panamericana, donde cruzó los departamentos de Cauca y Valle del Cauca.

Sin embargo, el raptor señaló que su trabajó terminó cuando lo dejaron en Taminango y la camioneta siguió su curso.

Condenas y dos prófugos

La primera condena por la desaparición de Paula Nicole fue dictada en diciembre del 2017 contra Patiaguan Isandara, quien estará recluido por 42 años y 6 meses en la cárcel como responsable del delito de desaparición forzada agravada.

En julio del 2018, la justicia también decidió condenar a Jesús Fernando López Bolaños y Luis Antonio López Ojeda a los mismos 42 años y 6 meses de prisión.

Esta misma decisión contemplaba los mismos años de cárcel contra Blanca Digna López López, cabeza de la operación; y Erwin David Quintero Martínez, uno de los campaneros.

Pese a esto, tanto López como Quintero estaban libres al momento del fallo luego de que se vencieran los términos, una figura que aplica cuando una persona ha estado privada de la libertad cierta cantidad de tiempo mientras avanza el proceso judicial en su contra y aún no tienen solución a su situación jurídica.

Aunque ya se les condenó, ambas personas están prófugos de la justicia y se desconoce su paradero, señalaron fuentes allegadas al caso.

Elizabeth Narváez

Elizabeth Narváez durante una marcha en 2015 pidiendo por el hallazgo de su hija.

Foto:

Foto Leonardo Castro

Esas condenas fueron lo último que Elizabeth supo sobre el caso de su hija y no le cabe en la cabeza cómo tres de los responsables quedaron en libertad por vencimiento de términos y continúan prófugos.

Lo que más le extraña a Elizabeth es que todos los condenados han guardado silencio sobre lo que pasó después con su hija.

“No entiendo por qué si están pagando una condena, ellos no hablan ni dicen qué pasó con la nena. Hay cosas que uno no entiende y todo termina en la nada. Ahora, todo está como en el principio”, dice la madre.

Entre las hipótesis sobre el silencio de los condenados, Elizabeth manifiesta que quizá la banda es demasiado grande y estarían presionando para que sigan callando lo ocurrido.

La misma banda debe encargarse de estar pagando tanto abogado y a ellos para que no hablen. Era para que ya hubiesen hablado

También se plantea que saben con exactitud dónde está la niña, pues esta madre cree con firmeza que Paula Nicole está viva, y las personas quienes la tienen les están dando plata por su silencio.

“Quienes se llevaron a la niña deben tener plata para organizar una banda que desapareció un menor. La misma banda debe encargarse de estar pagando tanto abogado y a ellos para que no hablen. Era para que ya hubiesen hablado”, agrega.

Un juicio decisivo…

En esta segunda semana de febrero, el juicio oral contra Yolanda Pinto podría ser clave para acabar con el misterio sobre la desaparición de Paula Nicole.

La mujer es la única persona que falta por condena y la posibilidad de una confesión aviva la esperanza de Elizabeth. Su juicio será hacia el mediodía de este lunes 10 de febrero.

El abogado Armando Delgado, defensor de Pinta, manifiesta que pese a las condenas previas y señalamientos en contra de la mujer no hay pruebas que la comprometan y esperará al juicio donde dará la pelea.

Pinta tiene un hijo con Paguatian y lo visita cada tanto en prisión.

Sobre el proceso adelantado por la desaparición, Delgado revela que ninguno de los detenidos hizo preacuerdo con la Fiscalía y durante las audiencias no hubo señalamientos de uno contra otros.

“Ella, Yolanda Pinta, se declarará inocente. En el juicio se buscará controvertir las pruebas que la Fiscalía tiene contra ella”, añade el abogado.

Mientras tanto, Elizabeth anhela una confesión, hallar a Paula Nicole a salvo, pues aunque le han dicho que se resigne, nunca podrá aprender a vivir sin ella.

CRISTIAN ÁVILA JIMÉNEZ
Redactor de NACIÓN
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.