Secciones
Síguenos en:
Gloria del boxeo nacional lucha para volver a caminar
Rafael Zúñiga, gloria del boxeo nacional

Rafael Zúñiga, gloria del boxeo colombiano.

Foto:

John Montaño/ EL TIEMPO

Gloria del boxeo nacional lucha para volver a caminar

El cartagenero Rafael Zúñiga sufrió aplastamiento de médula N1, N2 y quiere ser operado.

El pugilista cartagenero Rafael Zúñiga es una gloria oculta del deporte nacional.

De sus 38 peleas profesionales solo perdió 5. Una en las Vegas (EE.UU), en México, Argentina, una más en Panamá, y la última en Cartagena... la que motivó que colgara los guantes, porque como dice él “Me retiré por puro orgullo a los 30 años, porque en Colombia nunca había perdido”.

Representó al país en 11 eventos internacionales, incluidos los juegos Olímpicos de Los Ángeles (EE.UU), en 1984, donde le robaron la medalla de bronce y la posibilidad de pelear por oro.

(Además, lo invitamos a leer: Las claves de la estrategia de defensa del conductor de Martín Elías)

“En los olímpicos la primera pelea la gano por nocaut al combatiente de Puerto Rico. Después peleo con un nigeriano. En la primera decisión de los jueces gano la pelea 4 - 1. Pero en una vergüenza para unas olimpiadas, reversaron la decisión y luego de una discusión que duró 30 minutos, perdí 3 - 2. Así me robaron la medalla de bronce. Yo estaba muy bien preparado, en mi mejor momento, seguro me traigo el oro o por lo menos la plata”, recuerda Zúñiga desde su casa de la calle Acapulco, en el popular barrio El Líbano, a donde lo visitó EL TIEMPO.

(Además: Se salvó de un incendio, lo perdió todo y se convirtió en bombero)

Pero la pelea más dura de su vida aún la sigue dando, a sus 57 años de edad.

El daño que no le ocasionaron a su cuerpo y lucidez la lluvia de trompadas que recibió en su vida deportiva se lo ocasionó un absurdo accidente casero.

(Le puede interesar: El daño ambiental que tiene en agonía al 'Laguito' en Cartagena)

Rafael Zúñiga, gloria del boxeo nacional

La lesión fue en la parte baja de la columna vertebral y con el paso de los años hubo mayor deterioro. Hoy solo quedan los recuerdos de un pasado glorioso.

Foto:

John Montaño/ EL TIEMPO

Un accidente casero le cambió la vida

“El accidente fue en enero del 2001. En enero nunca llueve en Cartagena, pero ese año llovió y había una gotera en el techo de la cocina. Me subía reparar el daño pero se partió la lámina y caí sentado como desde una altura de casi 3 metros. Lo que en un principio parecía una lesión pasajera, mira por dónde va 20 años después”, cuenta.

El diagnóstico lo relata como si fuera su propio nombre: "Aplastamiento de médula N1- N2".

Lo que vino después del accidente fue una pelea contra el pobre e irresponsable sistema de salud colombiano.

(Lo invitamos a leer: Colombiana ganó el premio internacional 'Mujeres de coraje 2021')

El alcalde de la época, Nicolás Curi, gestionó el traslado del paciente a Cuba para que fuera operado con los mejores neurocirujanos y ortopedistas. Pero cuando todo estaba listo, incluso los tiquetes comprados, un médico prestante de Cartagena sufrió un accidente y la misma lesión, y Curí le dio el viaje a Cuba y se lo quitó a Zúñiga.

“Para mala fortuna mía, en esa época, cerraron el hospital universitario.
Y tuve que esperar 18 meses para que me intervinieran, además no hicieron lo que me tenían que hacer porque la operación la tenían que hacer entre un neurocirujano y un ortopedista, que era el que tenía poner el hueso en su lugar y liberar la médula, pero no hubo ortopedista”, cuenta.


El daño fue en la parte baja de la columna vertebral y con el paso de los años hubo mayor deterioro

No aguanto más, los dolores me están matando, no duermo, paso toda la noche viendo televisión distrayendo el cerebro porque los dolores no me dejan descansar

Una nueva oportunidad

Pero Rafael Zúñiga o ‘El papa’ como le dicen en su comunidad recibió el 2021 con una noticia esperanzadora:

“MI EPS me aseguró que todo está listo para mi operación, Ya están listos los tornillos y todo. No aguanto más, los dolores me están matando, no duermo, paso toda la noche viendo televisión distrayendo el cerebro porque los dolores no me dejan descansar”.

En sus cálculos está que la operación con la ‘Nueva EPS’ debería estar programada para finales de marzo o inicios de abril.

“Me hicieron tres resonancias magnéticas y al menos una docena de placas, así como una larga lista de exámenes… voy a correr el riesgo, todas las operaciones de este tipo son complicadas: ¡O camino, o definitivamente quedo en una cama!”, concluye.

John Montaño
Corresponsal de EL TIEMPO
Cartagena

En Twitter: @PilotodeCometas 

Lo invitamos a leer más noticias en Colombia 

La rebelión de la comunidad sorda en la Universidad de Antioquia

Noche de pasión con Nutella terminó en hospital por ataque de hormigas

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.